Te honro a tí, la Silenciosa.

La del manto blanco,

Con tu toca de cristal y luz.

 

Te honro a tí, la del barco de plata.

Señora en la Senda Oculta.

La dama mutable, La de eterna quietud.

 

Luz eterna, sol de antepasados.

Con voz y silencio de honro.

Abuela inmortal.

 

Déjame alzar los brazos

como pequeña implorante.

Déjame reclamar tus manos

Un lugar a tus pies.

 

Déjame alzarme en tu carro,

Y por solo un instante

Hollar tus sendas,

Volver y ser.