En gran parte mis lecturas dependen un poco del hecho de que los astros se alineen y me den el empujón necesario para enfrentarme a una de esas obras que llevan la etiqueta de “grandes obras”. Es el caso de mi lectura de A sangre fría, que se la debo a la organización de una lectura conjunta de varios blogueros entre los que destacan Readings in the North y El mundo a través de un vaso de agua. Gracias.

A sangre fría es uno de los grandes libros de Truman Capote. La historia de un crimen real. Como tal, es un libro histórico. Y es histórico porque es la primera vez que un autor hace un trabajo de campo absolutamente periodístico para narrar noveladamente la crónica de un crimen real. Y no sólo es la primera vez, si no que después nadie se atrevió a volver a hacerlo hasta 20 años después. Aunque las crónicas de crímenes se han vuelto actualmente todo un género, no solo en la literatura si no también en todos los medios de comunicación. ¿O acaso no conocemos todos esos programas absolutamente amarillistas al respecto de este tipo de casos que se emiten en horarios solo aptos para amas de casa y parados?

A sangre fría tiene la virtud de ser un relato muy periodístico. No juzga, solamente expone el caso con el mayor número de detalles posible. Y creedme, son muchos detalles. Por lo tanto, también es una obra un poco lenta. Y sobre todo, es una obra que abarca la totalidad de los hechos. Abarca la idea y la preparación del crimen, el último día de las víctimas, los hechos, la huida y la incertidumbre de los que quedan, la investigación y el juicio. Una historia completa y redonda donde no queda el más mínimo cabo suelto.

Recomendado para: Gente a la que le gusten las historias de crímenes, aunque carezcan de tensión narrativa y misterio. Gente aficionada a la psicología del criminal.
Abstenerse: Gente a la que el crimen le espante. Necesitados de ritmos frenéticos y mucha acción.

Título: A sangre fría
Autor: Truman Capote
Año edición original: 1966
Año última edición en España: 2007
Editorial: Anagrama