Ánimo que ya falta menos para acabar con las reseñas de la booktube-a-thon.
Mi siguiente lectura de la semana gloriosa fue el número cinco de las historias perdidas de la Dragonlance. A decir, Los enanos Gullys.

Verden Brillo de Hoja es un dragón. Un dragón maligno al servicio de la maligna Diosa Takhisis. Pero al finalizar la guerra, cuando la Diosa se retira derrotada, encuentra que Verden está en falta con ella, y decide una venganza. Verden renacerá de su propio huevo sólo para estar atada al servicio de los más bajos y estúpidos de los seres vivientes: los enanos Gullys. No podrá dañarlos y tendrá que esperar a que haya un héroe entre ellos para poder liberarse de la maldición de la Diosa.

Los enanos Gullys forma parte de la Dragonlance, es decir, es parte de un universo complejo y en general bastante conocido. Sin embargo no hace necesario conocer bien el mundo para disfrutarlo. En mi caso, aunque esta vez ha sido una relectura, cuando lo leí por primera vez fue mi primer contacto con las novelas de la Dragonlance y la disfruté tanto como ahora.

Los Enanos Gullys, como raza menor en la Dragonlance, son un recurso humorístico. Y centrar toda una novela, aunque corta, en ellos y sus peculiaridades es cuando menos, un reto. Un reto que no puede salvarse sin la participación de los ingredientes básicos de la fantasía épica: magia, Dioses, Dragones y héroes al uso, malvados muy malvados y jovencitas en apuros. Un reto arriesgado del que era dificil salir airoso, pero que lo consigue aunque sea algo in extremis.

Se trata de un libro que resulta divertido por lo ridículo con un humor del tipo humor inglés. Hace falta cierta preparación para encontrarle el punto. Pero una vez encontrado, mejora.

Recomendado para: fanáticos del humor inglés y la dragonlance. Gente a la que le guste el humor absurdo.

Abstenerse: Cualquiera que necesite que lo que lee esté escrito “en serio”.

Título: Los enanos Gullys
Autor: Dan Parkinson
Año de edición: 1996
Última edición en España: 2000
Editorial: Timun Más