Tempus Fugit, ladrones de almas es el último libro de mi booktube-a-thon, y por tanto me acerca un poco más al objetivo de terminar de ponerme al día con las reseñas atrasadas del mes de agosto (en el que leí, pero no teclée).

El mundo ha cambiado mucho. La humanidad, reducida, ahora teme la lluvia y una misteriosa plaga deja en coma a numerosos adolescentes de manera aparentemente aleatoria. La empresa Tempus Fugit, que es la única que controla la tecnología de las cabinas de teletransporte, se erige como única esperanza de la humanidad. Pero la realidad no podría ser más diferente. ¿Hasta dónde puede llegar una empresa por defender su hegemonía? ¿Cuán locos pueden ser sus planes?

No nos hagamos demasiadas ilusiones, aunque el planteamiento podría dar para algo más oscuro y adulto, ésto sigue siendo una novela juvenil. Peca por lo tanto de ser algo inocente y poco explicativa en algunos de sus planteamientos. Sin embargo, como buena novela juvenil no carece de virtudes: un ritmo rápido, un mundo atractivo y una interesante mezcla de géneros.

Creo sin embargo que hay cosas que le sobran tanto como cosas que le faltan. Le falta explicar la realidad detrás de los personajes más extraños. La aproximación al grupo de Kleid, su mundo y su realidad personal es exigua. Se queda corta, cuando habría mucho que explotar en ella. El choque cultural de Pablo tampoco queda realmente reflejado. Simplemente, debemos aceptar que se supera. Por su parte, le sobra la trama romántica. No tiene razón de ser, más que el hecho de que el romance siempre vende. Y, por cierto, como mucho romance juvenil, no termina de convencer o ser realista.

El resultado, estos detalles a parte, no es en absoluto malo. Se trata de una novela fácil de leer y seguir, que no deja de tener su componente adictivo y que mezcla muy bien clichés de ciencia-ficción con los de la distopía juvenil contemporánea. Una lectura por lo tanto que si bien no aporta nada realmente al lector, se deja leer y no deja tampoco un mal sabor de boca. Una lástima que se haya dejado arrastrar tanto por el cliché.

Recomendado para: Jóvenes que quieran entrar en un mundo un poco más fantástico sin entrar de lleno en la fantasía más clásica.

Abstenerse: Fans del género de ciencia ficción, metafísicos con malas pulgas y gente que busque explicaciones completas y satisfactorias a todo.

Título: Tempus Fugit. Ladrones de Almas.
Autor: Javier Ruescas
Año de edición: 2010
Editorial: Alfaguara