Danza de Letras

Al son de las palabras

Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo. La retorcida mente del matemático.

Ya sabéis que a menudo mis lecturas son las que son porque los astros se me alinean. Éste es uno de esos casos de extrañas conjunciones planetarias: por un lado un clásico para el reto de Océanos de Páginas 12 meses 12 clásicos, por otro, el hecho de que se cumple el 150 aniversario de la novela, y además fue la lectura conjunta de un grupo de gente maravillosa con  la que tengo la suerte de compartir un grupo whatsapp. Si a eso le añadimos que tengo toda la intención de que esta sea mi lectura “donde aparezcan animales” de la autumnthon, tenemos una oportunidad entre un millón.

No hay mucho que decir de Alicia que no esté ya bien instalado en el imaginario occidental, y especialmente el anglosajón, de donde por suerte o por desgracia vienen la mayor parte de productos de consumo cultural, ya sea audiovisual o literario.

Alicia es una niñita de buena familia, educada pero curiosa y siempre preocupada en cosas que no son su deber. Un día, Alicia ve a un curioso conejo blanco bien vestido, mirando su reloj de bolsillo y piensa que eso es poco habitual, así que decide perseguirle para hablar con él y pasa por su madriguera para encontrarse en el País de las Maravillas.
Cierto otro día, la misma Alicia, estando en el salón de su casa, se pregunta cómo será el mundo que hay más allá del espejo que allí se encuentra para a continuación pasar a través de él y averiguarlo.

Estos serían los puntos de partida de las dos obras de Lewis Carroll, respectivamente.

Ambas obras tienen algunas cosas en común. Primero, son un aparente sinsentido. Una ida de olla de las realmente gordas. Y segundo, Alicia. La repipi asquerosa y marisabidilla de Alicia, que da bastante rabia, especialmente a mí que a su edad fui una asquerosa repipi y repelente marisabidilla como la que más.

Pero además son obras que se basan en ese principio de generar mundos que deformen la realidad para criticarla, algo sumamente británico por otra parte. A su manera Carroll aborda temas como la justicia, el orden y el caos, el estrés, el tiempo, la lógica formal, y nociones de física y matemáticas que, contrariamente a lo que se considera popularmente, no están precisamente al alcance de los niños. Con esto quiero decir que no considero ninguna de las obras con Alicia como protagonista como literatura infantil, por más que esté protagonizado por una niña pequeña. Es más, a ojos de un niño las aventuras de Alicia no conllevan ningún aprendizaje, y sólo son fuente de diversión por que las situaciones son muy extrañas. Lo suficiente como para estar cerca del concepto de terror de algunos, si no fuera por que, en general, son bastante luminosas.

Como experiencia de lectura, son obras que al menos a mí me han provocado sentimientos encontrados. Por un lado, es una lectura bastante ágil, un poco caótica en el desarrollo pero sencilla de seguir. Por otro, el sinsentido, el armazón sobre el que está construida toda la obra es excesiva para mi. A pesar de leerse rápido, mi lectura se veía constantemente frenada por la necesidad imperiosa de dejar de leer unos minutos y volver a algo más estructurado como, por ejemplo, el vuelo de la mosca común.

Recomendado para: curiosos insaciables que quieran comparar con las películas, o no quieran tener que reconocer que no lo leyeron. Matemáticos
Abstenerse: Cualquiera sin mucha paciencia y una mente retorcida, aunque sólo sea ligeramente. 

Título: Alicia en el País de las Maravillas / Alicia A través del espejo
Autor: Lewis Carroll
Año de publicación original: 1865/1871
Última edición en españa: 2015
Editorial: Debolsillo

2 Comentarios

  1. Las dos obras de Alicia (… en el país de las maravillas y A través del Espejo) son consideradas por algunos como obras psiconáuticas (navegación por el inconsciente) y a la vez psicodélicas (pillas un tripi mental al leerlas…), así como unas obras que abren la mente al lector sensible, permitiéndole atisbar nuevas posibilidades y relaidades a la vez que muestran la futilidad del mundo real, invitando a sumergirse en un mundo donde “nada importa”.

    • duxiet

      29 octubre, 2015 at 09:46

      Sinceramente, mi experiencia psiconautica es límitada, pero aún y todo y comparando, sinceramente esa explicación no me convence demasiado. Prefiero pensar en la obra como un modo de ejercicio intelectual y no una arrolladora exploración del inconsciente.

Deja un comentario

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑

A %d blogueros les gusta esto: