Este mes me he unido a una iniciativa que me encanta. Se llama Club Eureka y es un puñado de bloggers maravillosas que hacen cada mes dos lecturas conjuntas que se han propuesto entre ellas, y que retan sus zonas de confort. Y este empujar a los lectores fuera de su zona de confort me parece de lo más emocionante. Por una casualidad de la vida, el primer libro que se propuso leer fue Bosque Mitago. Un libro que estaba en mi lista desde hace años y que me ha gustado todo lo que esperaba y algo más.

cover[1] Cuando su padre muere, el veterano de la segunda guerra mundial Steve Huxley decide arreglar sus asuntos y volver a su hogar junto a su hermano Christian y la joven y misteriosa esposa de éste. Pero cuando llega a su hogar junto al salvaje y ominoso bosque Rhyope lo que encuentra no es a una joven pareja de enamorados, si no a un hermano sólo, desmejorado, algo agresivo y cada día más afectado por una locura que parece la misma que la que obsesionó a su padre todos los días de su vida. Y es que el bosque oculta mucho más que un poco de vegetación autóctona y algunos animales salvajes.

Bosque Mitago es mucho más que una novela de fantasía al uso. No es una historia de grandes dimensiones y batallas, si no un relato muy intimista. Una historia que tiene mucho de terror, basando gran parte de su valor en la creación de atmósferas inquietantes especialmente en la primera parte. Es una de esas narraciones en la que cada personaje es una persona. Incluso aquellos que de hecho no son personas: los mitagos. Y es que un mitago es la encarnación de un personaje mítico/conceptual ligado al inconsistente colectivo traído a la realidad por la interacción entre una mente humana viva y el aura del bosque.

El compendio de conceptos psicológicos, mitológicos, antropológicos, históricos o sobre la fuerza de la narrativa como parte de la esencia humana son ya lo suficientemente interesantes como para hacer de esta obra un imprescindible. Pero además, son conceptos muy bien mostrados a lo largo de la novela, especialmente en la parte que se desarrolla ya en el bosque.

Todo esto hace de la novela una obra exigente. No es ligera de leer, y pone en marcha forzosamente los engranajes mentales de quien ose acercarse a ella. Lo cual es maravilloso, porque además lo hace con una narrativa extraordinaria de una belleza muy singular.

Recomendado para: Mitólogos y psicólogos jungianos
Abstenerse: Si necesitáis historias sencillas y moñoñas.

Título: Bosque Mitago
Autor: Robert Holdstock
Año de publicación: 1984
Última edición en España: 2005
Editorial: Gigamesh