Sí, sigo con mis clásicos alternos y este mes tocaba Shakespeare y su teatro. Así que tocó la Tempestad.

9788467035711[1].jpgPróspero es un noble desterrado que vive en una isla desierta junto a su bella hija, un contrahecho y siniestro sirviente y sus espíritus esclavizados. Con su magia hace naufragar un barco en el que viajan Reyes, príncipes y familiares traidores, como parte de su plan para volver a su tierra por la puerta grande.

Esta obra de teatro explora muy someramente temas como la traición, la venganza, la familia y el amor.

Sinceramente, no se cómo está catalogada la obra pero para mi es una comedia de enredo. De esa en la que las casualidades son grandes y oportunas, se dan confusiones y al final todo sale bien: los buenos son felices y los malos se llevan su merecido. No obstante lo predecible, y por supuesto el instalove (también llamado enchochamiento), esta obra me gustó. Me gustó porque de hecho tiene magia, una bastante sencilla. Se trata de espíritus vinculados, un clásico de las acusaciones por brujería que nunca pasará de moda. Y, al final, los que más simpatías despiertan son ellos, los espíritus.

Recomendado para: quien busque un Shakespeare “ligerito y fresquito para el verano”
Abstenerse: Los que queráis dramón. Porque más bien no.

Título: La Tempestad
Autor: William Shakespeare
Año de publicación: 1611
Última edición en España: 2010
Editorial: Espasa