Recibí por sorpresa la petición de reseñar la primera parte de Corazones de hierro, titulada Buscadores de Destinos, junto con sus tres precuelas. No estaba muy segura de aceptar porque ya me lo presentaron como infantil-juvenil (y yo me lo catalogo como middle grade). Pero le tengo cierta amor al tema de la robótica gracias a Asimov y decidí darle la oportunidad… Y no me arrepiento de nada.

51kewgei0el-_sy445_ql70_Tras la Tercera Guerra Mundial, los robots se rebelaron contra el hombre. Hoy día, ya no quedan humanos, sólo robots que viven en ciudades perfectas, en una sociedad perfecta.
En la ciudad de Oxterion1 vive RObb7, un joven androide perteneciente a La Cadena, la categoría más baja de la sociedad. Él es un robot diferente… y es que por las noches, mientras los demás robots permanecen apagados en recarga, RObb7 sueña. Y esos sueños le llevarán a buscar la verdad más allá de la Doctrina Robot y de la realidad en la que siempre ha vivido.
¿Por qué eran malos los humanos? ¿Han muerto todos? ¿Los robots tienen alma? Estas preguntas y sus sueños le guiarán en una aventura que cambiará el mundo.

Allí donde se hable de vida artificial, inteligencia artificial, robots o androides siempre estaremos hablando de las grandes preguntas. O al menos de aquellas que tratan sobre la naturaleza humana. Y esta obra no es una excepción. Qué son y cómo se manejan los sentimientos, que son las relaciones humanas (parentesco, afinidad, competencia, amistad, amor…) e incluso qué implica estar vivo o cual es la naturaleza del alma. Todos estos temas están presentes tanto es Buscadores de Destinos como en sus precuelas. Pero todo ello tratado en una aventura de autodescubrimiento y de descubrimiento del mundo por parte de un joven robot tenido en cuenta entre los suyos como un neorobot, lo que sería un niño.
El resultado es una historia entretenida aunque ligeramente introductoria (lo cual es lógico dado que es la primera parte de una trilogía) que abarca temas complejos sin entrar en excesos filosóficos o teológicos.

Buscadores de Destinos es ante todo una novela de mundo. O al menos lo es de momento, mientras no se desarrolla más profundamente una evolución en los personajes que de momento sólo se intuye. Respecto al mundo, se basa en la idea de una sociedad robot libre de humanos y comandada por una IA de gran potencia y absolutamente libre de las leyes de la robótica de Asimov. Lo curioso de esto es que las leyes de la robótica se volvieron tan populares por ser de una lógica impecable que hoy día se orograman por defecto en las IA en desarrollo. Por eso y porque los que se dedican a la robótica son unos fricazos, supongo. Yo lo haría en todo caso.
Por supuesto una IA libre de las leyes de la robótica puede ser todo lo misántropa que quiera. Y eso puede ser mucho dado que la humanidad ha demostrado de largo ser caótica, ilógica e irracional en grado sumo. De hecho es alrededor de esta idea como se desarrolla la Doctrina Robot, una serie de normas y conocimientos establecidos como dogma inamovible a un estilo totalitario religioso. Ponerla en duda o infrigirla es no sólo impensable, si no peligroso. Posiblemente la Doctrina sea uno de los puntos más interesantes del mundo.

Sin embargo el mundo va más allá: sociología robot, producción y competencia entre ciudades robot, cultura y mitología humanas… El libro está lleno de detalles que apuntan a un buen worldbuilding que posible veamos más en otros volúmenes.

En resumen, una buena experiencia de lectura especialmente recomendada para jóvenes que no conozcan o se atrevan aún con los grandes de la ciencia ficción pero se sientan atraídos por los temas.

Recomendado para:Lectores jóvenes, principiantes en la ciencia ficción (blanda) y locos de la robótica
Abstenerse: Quien desee ciencia ficción adulta, con temas no tocados antes o enfoques de ciencia dura

Título: Buscadores de Destinos (Corazones de Hierro #1)
Leyendas de Hierro (Corazones de Hierro #0)
Autor: Javier Santolobo
Año de edición: 2015
Editorial: Coldwinter Stories