Cuchillo de agua es la última novela de Bacigalupi que trajo a españa Fantascy. Una novela de ciencia ficción dura que era extremadamente prometedora. Cuando me ofrecieron leer el ebook en Edición Anticipada, corrí para solicitarlo. No conocía el modo de lectura: on-line a través de mi dispositivo con conexión a internet, lo que en mi caso quiere decir directamente en el teléfono, con todos los problemas que ello conlleva. En lo personal, este modo de lectura a afectado negativamente en mi capacidad de disfrute del texto. No obstante intentaré que esto no se vea reflejado en la reseña.

cuchillo-de-aguaTras siglos de sobreexplotación, el río Colorado está secándose. La catástrofe obliga a miles de ciudadanos a emigrar a zonas más fértiles de Estados Unidos, pero los estados deciden construir barreras para impedir la marea de refugiados que se les viene encima. A medida que la sequía se extiende y se prolonga, el campo y las ciudades se convierten en páramos sin ley, presas de especuladores que empiezan a comerciar con la desesperación de los seres humanos.
En medio de esta desalmada guerra por el agua, el mercenario Angel Velasquez está al servicio de un poderoso cártel que busca nuevos acuíferos. Siguiendo su cometido se cruza con la curtida periodista Lucy Monroe, quien conoce de primera mano el peligro de saber demasiado, y con la joven Maria, que sueña con escaparse al norte, donde dicen que la tierra sigue poblada de lagos y aún cae agua del cielo.
Con la ciudad de Phoenix viniéndose abajo, no queda más remedio que depender los unos de los otros para sobrevivir. Aun así, en un escenario donde el agua vale más que el oro, las alianzas resultan tan movedizas como la arena.

Cómo no, el planteamiento de la historia tal y como promete la sinopsis es realmente bueno. Toca con valentía temas muy actuales y necesarios como la solidaridad, el fenómeno de los refugiados a nivel global y el frágil equilibrio ecológico. La sobre-explotación de nuestros recursos hídricos es un problema que se da en todo el globo. Y aunque estamos acostumbrados a que el agua es “gratis” lo cierto es que cada vez más estamos en situaciones de alerta por las sequías. Y esto es especialmente cierto en nuestro país, excepcionalmente desertizado por razones tan variadas como históricas. Nosotros tenemos a mano problemas de agua y trasvases de rios. Y la política hidrológica del mundo que nos plantea Bacigalupi sólo es una pequeña exageración de lo que ya existe.

Homo homini lupus parece ser la máxima por la que se rige el mundo tal y como nos lo plantea esta novela. Allí donde hay escasez y sufrimiento, es el hombre el que es el peor enemigo del hombre. Puede que los elementos no sean favorables pero son las élites sociales y económicas las que plantean las restricciones, las que abusan de los que están por debajo de ellos y quienes utilizar el origen de los refugiados como un nuevo insulto. Alli donde hay escasez y sufrimiento, el hombre se dedica a favorecer la escasez y ahondar en el sufrimiento de sus semejantes con tal de sentir que tiene el control de aquello que no puede controlar: la propia naturaleza. Da igual que sean cárteles, pequeños mafiosos o grandes corporaciones. Independientemente de la forma, el ser humano se las arregla para ser la mayor fuente de riesgo para sus semejantes.

Sin embargo a pesar de estos grandes temas y este mundo temible pero absolutamente sólido y terriblemente lógico, la historia tarda demasiado en arrancar. La trama está dispuesta a modo de thriller y cumple bien con las premisas de acción y violencia, desespero y tiempo límite. Pero le cuesta mucho plantear el mundo y colocar en él a sus personajes.

Hay que reconocer que los personajes, especialmente los principales pero sin desmerecer a los secundarios son personajes muy bien diseñados. Si bien responden en cierta medida a sus arquetipos, son personajes que fracasan y se levantan, supervivientes natos que siguen adelante en un mal mundo. Y que no se dedican a llorar sus respectivas suertes, si no que asumen sus condiciones y errores y siguen adelante. En un mundo lleno de miseria y maltrato, todos son susceptibles de ser heridos o muertos en cualquier momento y actúan valorando sus riesgos. Son personajes que crecen y deciden por si mismos. Personajes que pasan la barrera de ser solo arquetipos a ser personas. Un gran punto fuerte de la obra.

El problema sin embargo es que no deja una gran sensación de lectura al finalizar el libro. La resolución resulta obvia ya en el punto medio de la trama, a partir del cual lo que vale realmente la pena es cómo los personajes sobreviven. Y de hecho, la forma de narrar de Bacigalupi no ayuda en exceso. Es un narrador lejano y falto de empatía. Una cámara objetiva que te muestra todo como si fuera una vieja road movie, como mucho desierto y el horizonte en la parte superior de la pantalla. No es emocial, no se deja arrastrar por sus personajes y al no empatizar con ellos y al contar tanto y mostrar tan poco, no deja al lector sentirse parte de la historia.

En resumen, es una buena lectura de ciencia ficción. Con grandes temas transcendentes y una trama interesante. Pero que no tiene la intensidad que tal vez debería para terminar de ser una obra maestra.

Recomendado para: Lectores de ciencia ficción en serio, filósofos y amantes de los grandes temas.
Abstenerse: Gente que quiera poder identificarse con los personajes.

Título: Cuchillo de agua
Autor: Paolo Bacigalupi
Año de edición: 2015 
Publicación en España: 2016
Editorial: Fantascy