Danza de Letras

Al son de las palabras

El ocaso de Odín. Cuando la histórica es otra cosa

El ocaso de Odín fue la novedad de julio de Pamies en su sección de novela histórica. Y claro, yo y histórica con vikingos es igual a dar saltitos mientras aplaudo azorada. Me gustan los vikingos. Llevo años con la cultura escandinava del siglo X como una de mis épocas históricas favoritas. Por supuesto que quería leerlo.

el-ocaso-de-odin[1]

Después de ser enviado a una larga travesía de dos años junto a su primo, el viaje de Ulfar Thormodsson está a punto de terminar: la ciudad de Stenvik, cruce de rutas comerciales escandinavas, es su última parada.  Nada más atracar, Ulfar conoce a Lilia, una bella mujer que le roba el corazón, y a Audun Arngrimson, el solitario herrero de la ciudad, cuyo pasado esconde oscuros secretos.
Al mismo tiempo, dos temibles ejércitos se acercan de forma inadvertida a Stenvik: por una parte los hombres del joven rey Olav, que quiere acercar su fe en el Cristo Blanco a los habitantes de la ciudad, a punta de espada si es necesario. Y por el horizonte se observan las incontables velas de otro enemigo aún más misterioso, dispuesto a luchar por los Ases y Vanes.

Durante una importante parte de la novela tuve un problema. Y este problema era el género. Esta no es estrictamente una novela histórica. Aunque tiene una historicidad aceptable (de lo cual ya hablaremos más adelante) también tiene mucha magia. Y no magia en la vertiente histórica (cuatro seidhkonas y dos expertos en runas, pero sin efectos reales en el plano físico). No. Magia, magia. De la chunga. De la de fantasía. De la de espada y brujería. Me costó aceptar que el libro que tenía entre manos no era exactamente lo que yo esperaba, si no algo distinto. Ya sabéis que me molesta ser engañada, y en este caso lo fui. Aunque no por una dudosa campaña publicitaria, así que estoy más que dispuesta a perdonarlo.

Una vez aceptado que estamos ante una de esas historias que mezclan una historicidad bien investigada con algo de fantasía épica es cuando realmente empiezas a disfrutar la lectura. Porque la trama comienza a tener sentido.

En cierto modo, la novela cuenta el choque entre dos religiones y dos formas de ver el mundo. Pero sobre todo es una historia de coincidencia y destino. Un puñado de personas muy dispares con objetivos dispares que se entrecruzan en un mismo escenario. Y en este escenario, pequeñas tramas de amor, obsesión, poder y avaricia.
Una trama bien llevada, donde se van desvelando detalles poco a poco para completar una visión total de la situación, pero que no parece terminar realmente en ninguna parte. Tal vez porque estamos ante la primera parte de una saga (Valhalla Saga).

Respecto a la historicidad, como ya he comentado, existe y está bien investigada aunque hay algunos datos que a mi me parecen dudosos. Especialmente en lo referente al Rey Olav, quien por las fechas y comentarios internos en la novela llamándolo extranjero es sin duda Olav I. Sin embargo algunos de sus actos como la prohibición del saqueo y de la violación de prisioneras corresponden más bien a Olav II el Santo quien fue el auténtico impulsor (por la fuerza) del cristianismo en Noruega 15 años después del final del reinado de Olav I. De hecho la parte del texto en el que salen estos detalles me hizo dudar bastante de a qué figura histórica estaba viendo. Aunque reconozco que fueron periodos históricos muy convulsos.
Hay también otros detalles que no me han gustado demasiado respecto al entorno histórico. Por ejemplo que los pueblos tuvieran un altar a Odín, Thor y Freyja. Curiosamente, a pesar de la popularidad de Freyja, existen muy pocos restos que la situen en templos y altares. La tríada común era Odín, Thor y Freyr. O el detalle de que los campesinos eran sucios y apestosos. Todos los nórdicos eran, por cultura, limpios. Se bañaban una vez por semana (lo cual para la época era muchísimo), y ésto era algo que a la iglesia católica no le gustaba demasiado (eso de lavarse era impío). Por tanto que los cristianos se quejen de la suciedad de los paganos me parece, lamentablemente, un mal chiste.

Y eso que estoy más que dispuesta a aceptar que un Einheri sea un monstruo creado a partir de almas sacrificadas en batalla en lugar de un elegido para luchar al lado de Odín en el Ragnarok o que la gente venere y confíe en Loki como Dios cuando nadie en su sano juicio le daría demasiado crédito al Padre de la Mentiras.

En resumen, una vez aceptado que no estás ante una novela estrictamente histórica, la experiencia de lectura que ofrece el libro es buena sin brillar en exceso, dejando al final un interesante hilo de trama del que se puede esperar mucho para futuras entregas.

 Recomendado para: Fans de vikingos, el guerrero numero 13 y Conan el Bárbaro. Se lo pasarán bien.
Abstenerse: Asatruars puristas que puedan sentirse ofendidos, historiadores (por lo mismo)

Título: El ocaso de Odín (Saga Valhalla #1)
Autor: Snorri Kristjansson
Fecha publicación: 2013
Última edición en España: 2016
Editorial: Pamies

2 Comentarios

  1. ¡Lo tengo pendiente! Y con muchas ganas de leerlo. Pensaba que me ibas a hacer pensar lo contrario cuando he empezado la reseña, pero no jejejeje
    Besazos

Deja un comentario

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑

A %d blogueros les gusta esto: