Elantris es uno de esos libros que siempre he querido leer (entiéndase, desde que supe que existía) pero que nunca encontraba un hueco. Fue una propuesta para el Club Eureka, probablemente aprovechando su reedición revisada por el décimo aniversario que lanzó Nova, lo cual me obligó a encontrar su hueco. Y jamás me arrepentiré de ello.
Pasemos a presentar la mágica Elantris.

ELANTRIS-X[1] La ciudad de Elantris, poderosa y bella capital de Arelon, había sido llamada la ‘ciudad de los dioses’. Antaño famosa sede de inmortales, un lugar repleto de poder y magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora es un lugar de podredumbre donde se aisla a los nuevos Elantrisianos, personas atrapadas entre la vida y la muerte víctimas de una misteriosa enfermedad que golpea por la noche.
Un día el príncipe heredero Raoden despierta convertido en uno de estos malditos. En un pésimo momento, porque a Arelon están llegando fuerzas que intentarán cambiar el reino. Hathren, un enviado de la religión Derethi para convertir a la población de forma efectiva y rápida y convertir el reino en un protectorado de su iglesia y Serene, la prometida de Raoden, firme opositora de los Derethi pero también una política de gran talento… Arelon vivirá tiempos convulsos.

Es un poco absurdo que retrasara tanto la lectura de un libro que ya sabía que lo tenía todo para estar muy alto en mi lista de libros favoritos. Elantris ofrece un mundo muy completo y bien pensado, personajes  con evolución, buenos giros de trama y un sistema mágico original y bien desarrollado. Vamos, lo que en general se puede esperar de Sanderson.

Básicamente tenemos una historia con tres arcos: el de Raoden como maldito dentro de la maldita Elantris. El de Serene con la política de Kae, la capital actual del reino. Y el de Hathren sobre la conversión y anexión del reino a la fe del Shu Dereth. Tres arcos que acaban cruzándose y fusionándose en un final bastante apoteósico.

Con Raoden descubrimos el pasado del mundo y su sistema mágico, además de explorar la miseria, el dolor y el acceso paulatino a la locura de aquellos que quedan estancados en una posición y son incapaces de avanzar o retroceder. Bien mirado, una poderosa metáfora de un estado común en muchas personas del primer mundo cuando lo que creían seguro se desmorona a su alrededor. En este arco lo que presenciamos es la lucha para superar la adversidad y construir algo positivo desde el caos.

Con Serene tenemos un arco netamente político. Vemos que el sistema implantado por la monarquía de Arelon es defectuoso y cómo distintas corrientes buscan cambiarlo o aprovecharse de él. Sin dejar de lado dos hechos. Primero: Serene es una mujer joven con mucho carácter que juega sus cartas en un reino en el que las mujeres no tienen ningún recurso propio, y ve cómo sus jugadas le alejan de otras personas. Es fuerte, independiente, líder… Pero hay notas de su inseguridad que la hacen más cercana a todos los jóvenes del mundo. Segundo: tiene un interés religioso personal, ya que su reino de origen y Arelon son los únicos dos reinos que resisten a la ocupación Derethi. Y aquí se abre una subtrama política con Hathren de enemigo principal que está lamentablemente desaprovechada.

Y, por supuesto, está Hathren. Y con Hathren tenemos una visión de la lucha de religiones, de la política dentro de las órdenes y de la conciencia o falta de la misma en tanto se hacen sacrificios por un ideal. Hathren es uno de los mejores personajes del libro, de los más complejos y reales en muchos sentidos. Y el hombre que convierte en su segundo, Dilaf, uno de esos antagonistas que adoras porque son cabrones redomados. Dilaf es el exceso de todas las religiones, el fanatismo del pecador. Y eso mola. Mucho.

No diré que toda la obra sea genialerrima, ni que no tenga algunas cosas forzadas (muchas, en ese modo de cerrar los hechos relevantes o no relevantes pero mencionados a unos pocos personajes). Pero es una obra completamente disfrutable, con mucho peso en las cosas que a mi más me gustan de la fantasía: sistema mágico, sociología, política, religión… Vamos, una fantasía moderna, bien llevada y bien pensada. Cosa que siempre se agradece.

Recomendado para: Gente a la que le gusta la fantasía con mucha política, woldbuilding interesante y sistemas mágicos ingeniosos
Abstenerse: Cualquiera que necesite pasteleos subidos y unicornios rosa voladores.

Título: Elantris
Autor: Brandon Sanderson
Publicación: 2005
Última edición en España: 2016
Editorial: Nova (Ediciones B)