Danza de Letras

Al son de las palabras

Sueños de Piedra. Y la piedra se volvió humo

Supongo que no tengo que comentar demasiado sobre el hype generalizado que Sueños de Piedra generó en booktube cuando salió. Ni que ha seguido rondando y ha vuelto en una segunda oleada de “fiebre-hype” este verano porque en septiembre salía un spin-off basado en el mismo mundo: Títeres de la magia. Así que, sí. Yo también caí en leerla. Sobre todo porque me habían vendido una novela de fantasía juvenil que se moja en algunos temas muy interesantes.

60[1] Érase una vez… Arthmael es el príncipe de Silfos. Un príncipe que hasta hoy ha sido despreocupado, juerguista y mujeriego. Busca la gloria en la aventura para demostrar que es un digno heredero al trono y ganarse el respeto de su padre. Lynne es una joven en apuros. En apuros, porque acaba de matar al hombre que la obligaba a prostituirse y huye de todo lo que su pasado significa. Hazan es un mago… Un mago muy joven y bastante chapucero que está inmerso en la búsqueda de una cura mágica para su moribunda hermana. Una búsqueda heroica que lo hará recorrer todo Marabilia ¿Qué mas quieren Lynne y Arthmael? Una excusa para irse lejos. Una excusa para buscar aventuras (y recompensas).

Ya sabéis que tengo muchos problemas con las reseñas cuando lo que me venden y lo que compro son cosas muy diferentes. Este es el caso. Me vendieron una fantasía juvenil apta para adultos, realista y que aborda temas sensibles. Encontré una novela romántica juvenil donde se habla de feminismo (un poco y no de la mejor manera) y en la que la fantasía era más bien una ambientación vaga.

El mundo de Marabilia es confuso. Sí, está mapificado. Pero podría no estarlo. Porque no es importante para la historia. Y eso, para mi, es un problema. Hay reinos, cuyas interrelaciones no se mencionan excepto para comentar el tema de los casamientos reales. Hay bosques y pantanos que sólo existen para estar encantados y esconder terribles poderes. ¿Existe una lógica paisajística? No. Pero no importa, porque no es importante.

La magia de Marabilia es relevante. Es relevante porque hay todo un sistema de enseñanza mágica con Torres de Magia Blanca y Torres de Magia Negra. Los magos tienen sus poderes (con pociones, y varitas para hacer conjuros…), y en principio deberían tener influencia en los lugares donde viven, política interna, política externa. Pero no lo sabemos porque todo esto no importa. No es relevante para la historia. Para la historia, los magos están para sanar heridas, preparar contravenenos y hacer imprecisas adivinaciones. Y ya. Sé que Hazan es joven. Sé que es posible que haya votos de secreto sobre la magia… pero hubiese agradecido que me dieran algo.

Marabilia está poblada de seres de fantasía estándar. Hay mantícoras, banshees, espíritus tipo will o’ the wishps (no sigáis las luces, ¿recordáis?)… Ninguno tratado ni con originalidad ni con una estricta descripción mitológica. Son seres instrumentales cuya aparición está en consonancia con la necesidad de momentos dramáticos para la relación romántica del libro.

Marabilia es un mundo que falla mucho como mundo de fantasía.

Así que pasemos a los personajes. Hazan existe para ser mono. Es tierno, inocente, intrínsecamente bueno… Hazan está ahí para mover los corazones de los lectores e inspirar ternura. Bien por Hazan.

También está ahí para salvar el culo de Lynne cuando hace falta algo más que la simple fuerza bruta. Porque hay dos cosas que son verdad sobre el culo de Lynne. Primera: le sientan genial las calzas. Segunda: necesita ser salvado toda la novela. Lynne se supone que es el “personaje feminista”. Tiene párrafos y párrafos sobre valer por si misma, sobre cómo se minusvalora a las mujeres en Silfos y sobre lo perfectamente iguales que los hombres son las mujeres. Y sin embargo, exceptuando el inicio de la novela, se pasa todo el tiempo siendo una doncella en apuros. Y eso me molesta. Me molesta mucho. No necesito que Lynne sea una perfecta Xena. Por supuesto que no. Pero podría ser mucho más resolutiva por si misma. Podría salvar ella a los demás. Pero no. Y eso a mi parecer hace que todas las lecciones teóricas sobre feminismo se vayan por el desagüe.
Y es que el feminismo de Lynne es bastante poco creíble ya de por si. Al fin y al cabo es una chica que lleva desde los 12 años en la calle y los 14 en un prostíbulo. Una chica que antes de su desgracia personal, no tenía mucho contacto con pensamientos feministas los cuales al parecer son extremadamente escasos en Silfos. Cuando habla de su madre, dice que cuidaba de ella. El modelo a seguir que tiene Lynne es su padre, comerciante. ¿De dónde saca Lynne sus principios ofendidos sobre la posición natural de la mujer en igualdad con el hombre? Esas cosas no salen de la nada. Son constructos sociales. Y la sociedad de Silfos está muy lejos de ellos.

Incluso Arthmael es un gilipollas machista al principio de la novela. Para él las mujeres están para darle placer, hijos cuando los quiera y en su caso, comida y ropa limpia. Y lo dice. No es que sea una persona violenta o mala. Pero sigue siendo ese tipo de gilipollas machista que lo es por defecto, porque se ha criado así. Y, mira que curioso, en un momento dado y en virtud de su amor verdadero hacia una mujer que desea ser independiente (aunque necesita ser cuidada y salvada en muchos sentidos), deja de ser ese gilipollas machista para convertirse en un hombre igualitario que estará siempre ahí para apoyar a la mujer en lo que haga falta para que ella se desarrolle en todo su potencial. Lo siento, pero no me lo creo.
Yo convivo con un buen hombre que no es un gilipollas machista. Pero forma parte de una sociedad machista y ha sido criado por un hombre machista. Y tiene sus ramalazos de cuando en cuando. Es muy difícil que él se libere del todo de su educación y sociedad. Es imposible que alguien que ha sido un machista convencido se libere en su totalidad de su forma de pensamiento anterior para convertirse en otra cosa.

Entonces. ¿Qué es lo importante en este libro? Lo importante es el romance. Lynne y Arthmael se atraen mutuamente y, con algo de tiempo, empiezan a amarse. Se pasan todo el libro en un te quiero- me importas – nos vamos a separar porque la vida es cruel. Y yo, obviamente, me pasé todo el libro aburrida. Hay en esa relación muchas cosas que están muy bien: no es un instalove, los dos se respetan y no son monstruos celosos… Y cosas que no están tan bien, como que para sincerarse el uno con el otro necesiten emborracharse. Qué le vamos a hacer, nada es perfecto en esta vida y aún menos el amor.

Iria y Selene tienen una pluma muy bonita. Fresca, dinámica y solvente. Y son uno de esos casos en los que la escritura a cuatro manos queda uniforme y convincente. Pero más allá de la técnica, no he quedado para nada satisfecha con el contenido.

Recomendado para: Adictos al romance y la tensión sexual, gente a la que le gustan los unicornios que cagan arco iris con purpurina y el algodón de azúcar.
Abstenerse: Si quieres una fantasía de verdad, con aventuras de verdad y con piedras que no sean humo. Diabéticos.

Título: Sueños de Piedra (Marabilia #1)
Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Año de publicación: 2015
Editorial: Nocturna

3 Comentarios

  1. Querida tirana:
    Oy, oy, oy… Cuantas cosas por leer después de unos problemillas técnicos (you know what I mean). Me encanta!
    La verdad es que según leía los tuits, sabía por dónde iba a ir la reseña… Yo lo compré en la feria del libro de Madrid (que fui a conocer a Iria), pero todavía no he tenido nada de tiempo de leerla. En cuanto lo haga, compararé mis impresiones con las tuyas.
    Encantada de volver a leerte :_D
    Noomi.

  2. Desde hace tiempo estoy buscando blogs de literatura juvenil que hagan críticas reales de los libros, en el tuyo las he encontrado.

    • duxiet

      26 septiembre, 2016 at 05:41

      Para empezar, gracias
      No me considero un blog de literatura juvenil. Hago reseñas de lo que leo y si, hay mucha juvenil. Pero también mucha fantasía y ciencia ficción. Elijo las lecturas por sinopsis, al final.

Deja un comentario

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑

A %d blogueros les gusta esto: