El despertar del Ángel Caído es una primera parte de saga como parece querer dejar claro el título. Y lo digo porque, más allá de este motivo, no parece haber ninguna excusa para que el libro se llame así. De hecho lo leí con el título de la saga en mente: Balada de los caídos. Me suena mejor.
Esta lectura llegó a mí directamente de los autores, aunque está editada por libros.com. Y esto quiere decir que no es la típica autoedición, si no que ha pasado por los debidos correctores profesionales y ha sido apoyado por un número considerable de personas. Lo cual ya es buen dato.

balada-de-los-caidos-parte-i-el-despertar-del-angel-caido1Hellstown, una gran ciudad como muchas otras. En ella los Señores de la Llama Eterna, un clan de Caidos, dominan en secreto a los mortales. Christopher Blake, un Señor desterrado, regresa después de veinte años. Aunque lo hace teóricamente para que le retiren su condena, no sabe explicar la razón real por la que está allí y algunos Señores deciden tomarlo como una voluntad inconsciente de redimirse ante ellos. Como prueba, su clan le encarga investigar unas misteriosas desapariciones de Caidos de su clan tras las que parecen estar los Luna Negra, sus rivales. Al hacerlo conocerá a Rain, una joven rockera que lo llevará por un peligroso camino. El despertar del ángel caído es la primera parte de una saga que narra el enfrentamiento entre los caídos y seres mucho más antiguos y poderosos.

Esta novela parte de una premisa interesante: un grupo reducido de poderosos seres sobrenaturales que tienen el control sobre el mundo humano mientras lo protegen de si mismos y de otras amenzas. Una serie de clanes dentro de este grupo con sus problemas de poder, política interna y externa, filosofías de vida contrapuestas… Y entre ello un ser sobrenatural con todo para ser uno más pero que ha sido expulsado y al volver ve todo desde un ángulo nuevo.

Christopher Blake es el personaje principal. Es un caído que ha pasado veinte años de destierro: un destierro ganado a pulso y sin embargo injusto como pocos. Blake es el contrapunto de las dinámicas actuales de los Caidos, el que no encaja… Pero también el elegido. Y ahí las cosas con Blake comienzan a desbarrar. Blake es un caído especial, con una enorme falta de algunos poderes y una gran sensibilidad para las energías de aquello que irrumpe en la realidad desde otros planos. Es un guerrero extremadamente bueno. Un estudioso muy bueno también, aunque sus compañeros guerreros no sepan valorarlo. Y, sobre todo, es ese alma perdida arrastrada por la derrota y la desolación, siempre echando de menos a alguien importante y que ahoga sus penas en whisky. La mitad de las páginas de Blake en la actualidad se pueden leer como si fueran en blanco y negro, con voz en off y un saxofón triste de fondo. Porque Blake se comporta tanto como el típido detective del noir que a ratos da un poco de miedo que se vaya a olvidar de todo y se largue a buscar el Halcón Maltés.

Narrativamente la novela es bastante lenta, y especialmente reiterativa ahondando una y otra vez en los mismos puntos sin aportar nada nuevo sobre ellos, especialmente en lo que a los intereses amorosos de Blake se refiere. Pero también en amistades, carácter de los personajes… La lentitud es positiva en tanto que permite integrar una cantidad nada desdeñable de reflexiones y acercamientos filosóficos. Los planteamientos sobre la caída y cómo desarrollarse en esta dimensión de los distintos clanes son interesantes. Sin embargo, ayuda a la sensación de reiteración. La sensación final es que uno está leyendo un compilado de una publicación por entregas, que se repite para recordar al lector lo que ya sabe o para impedir que un lector que ha perdido una entrega quede descolgado.

Su sistema mágico e incluso mítico queda en las sombras, nunca explicado más allá de las habilidades naturales del caido. Tal vez porque en este momento importa poco, porque es algo absolutamente arcano y por tanto difícil del explicar o tal vez porque el protagonista no lo entiende demasiado bien.  Por lo demás el mundo es el propio de una fantasía urbana que ahonda en la diferencia entre la calle (bajo fondo) y la torre de los Señores. No muy original, pero efectivo.

Curiosamente, el libro queda bastante bien cerrado, evitando la sensación de “obra introductoria” mientras deja suficientes cabos sueltos y giros esperando para una siguiente parte. Aunque puedo decir que tengo mis teorías bien fundamentadas al respecto.

Decir que aunque estamos hablando de ángeles caídos que se enfrentan a criaturas de otras dimensiones, su política interna es muy… vampiro la mascarada. Lo cual no es malo (al contrario) aunque la falta de interés por todo ello del protagonista le hace perder posibilidades de trama.

Como experiencia de lectura, puede ser bastante aburrida si te lo tomas como una novela de fantasía/aventura y no como una obra más reflexiva. Como tal, necesita encontrar su momento adecuado.

Recomendado para: Fans de la temática demonios/ángeles. Enamoradizos (no sé, Blake tiene material para ellos)
Abstenerse: Gente que sólo quiere acción, rapidez y narrativas directas.

Título: El Despertar del Ángel Caido (Balada de los caidos #1)
Autores: Daniel Puche Díaz y David Puche Díaz
Edicion: 2016
Editorial: Libros.com