Hay una cosa que puedo entender como una verdad universal: a ciertas edades el grimdark atrae y da un poco de miedito. Todo a la vez. Supongo que era la idea que tenía en la cabeza Joe Abercrombie al escribir un grimdark más para jóvenes que sus historias más conocidas.  Como lo del miedito es real, y además quería ver que tal se desenvolvía Lord Grimdark en una nueva tesitura, me lancé de cabeza al Mar Quebrado. Que la Madre Mar me rechace y me devuelva al Padre Tierra.

Trilogía-Fantacsy[1].jpg

Yarvi es el hijo menor del rey. Nacido con una malformación, ha sido educado no para gobernar si no para tomar el camino de la Clerecía y ser el consejero de confianza de su padre o su hermano. Pero un día ocurre lo impensable: su padre y su hermano han muerto y Yarvi debe ser rey. Jurando que se vengará de todos los que traicionaron a su familia, parte para entrar en guerra. Solo que la guerra será algo diferente de como planeó en principio. ¿Hasta dónde llegará su venganza? ¿A cuántas personas abarcará? ¿Qué será capaz de hacer Yarvi para consumarla?

Uso esta sinopsis para toda la trilogía porque, al fin y al cabo, la historia de Yarvi es la única constante. Sin embargo, ahí donde en Medio Rey seguimos la maduración de Yarvi, los otros dos libros siguen la maduración de otros personajes.
En el segundo libro la primera protagonista desde la que se verá la historia será Espina Bathu, una chica bendecida por la Madre Guerra pero repudiada por ser mujer y señala como asesina. Y también a Brand, que desea ser guerrero pero permaneciendo siempre en la luz. La insegura y pequeña Espina viajando por Medio Mundo para convertirse en una temible guerrera. El buen Brand, descubriendo que su camino no es el que él creía.
En el tercero la protagonista es la princesa Skara, evolucionando desde una jovencita que no sabe muy bien si realmente servirá para gobernar algún día hasta ser una muy digna reina de Throvellandia tanto en la guerra como en la paz, peligrosa incluso para los más hábiles políticos.
Yarvi está presente en la vida de todos ellos, los conoce, los ayuda o los utiliza. Y es a través de sus acciones que estos personajes (y también algunos otros) se descubren a sí mismos en todo su potencial.

Mientras tanto veremos a Yarvi evolucionar, desde la inocencia a los planes tan vastos que son difíciles de concebir y más aún de seguir.
Posiblemente si hay algo fascinante en la saga del Mar Quebrado sea eso, cómo personajes que has conocido de niños crecen, evolucionan, cambian y eligen su propio destino. Y entre ellos, por supuesto el propio Yarvi. Ayuda tener un amplio margen temporal, no voy a negarlo, pero también la idea de que todos los personajes son entidades vivas que van a seguir adelante a través de las historias y a cambiar manteniendo parte de su esencia.

¿Qué tiene la saga entonces? Un worldbuilding muy bien pensado antes de la escritura con algunos detalles que te hacen recolocar el mundo mentalmente por completo en momentos dados (hola ruinas élficas). Personajes bien construidos y muy carismáticos. Referentes constantes a las culturas nórdicas. Diferencias culturales marcadas entre paises. Una historia de putadas bajo mano y en la sombra y puñetas políticas de las que a mi me hacen auténtica gracia.

Si me preguntáis si esta saga es grimdark, la respuesta es sí. Es un grimdark un poquito aguado, pero grimdark al fin y al cabo. Expone la violencia con toda su crudeza y con sus consecuencias, y la verdad es que a lo largo de la saga se va envalentonando un poco más, mostrando un poco más. Vamos, que como prueba de fuego o “habituamiento” a las escenas que conlleva el subgénero sirve bastante bien.

En este caso, al contrario que en la mayor parte de sagas, cada libro constituye básicamente una historia. Eso implica que deben funcionar como libro separado y como parte de saga.
El primero es el más común: funciona como libro separado bastante bien pero con un esquema relativamente previsible, mucho más cercano al grueso del young adult que el resto. Su número de personajes carismáticos e inolvidables es más alto que en el resto del libro y es, en general, más luminoso que el resto. Como introducción a la saga funciona realmente bien.
Por su parte Medio Mundo es posiblemente el libro que mejor funcione como historia cerrada, dando una preponderancia a la ciclicidad de la traición y la venganza y en principio cerrando las cosas abiertas más sangrantes del primer libro, dejando la geopolítica para la tercera parte. Más oscuro, pero también más maduro tiene muchos menos complejos a la hora de las “partes goteantes” del relato. Aún así es demasiado young adult en el tratamiento de las relaciones románticas de los personajes más jóvenes, cayendo en tópicos que ha evitado en los otros libros. Por otro lado apunta posibilidades que después se dejan sin explotar. Para compensar, nos enseña mundo como para mil historias más. Como parte de saga sin embargo, se va diluyendo. Vamos viendo cada vez menos de Yarvi y de su venganza y nos perdemos en la miriada de personajes que entran y salen. Lo cual por una parte se agradece porque es realista, pero por otra deja una sensación de trabajo en sucio.
Terminamos la saga con un libro mucho más sucio, rápido y en general confuso que el resto. No lo estoy diciendo como algo malo ya que Media Guerra se desarrolla en ambiente de guerra y las cosas son sucias, rápidas y confusas en la guerra. En este caso el desarrollo afectivo, la maduración de los personajes jóvenes y todo en general viene ser un gran zasca al young adult. Aquí ya no hay nada en esquema ni tópicos que nos recuerden a ese género. Simplemente tenemos el colofón de la historia que estábamos siguiendo y el alzamiento de nuevos personajes realmente impresionantes. Seguimos con la ciclicidad: al final de Media Guerra podríamos perfectamente estar ante el mundo antes de Medio Rey a un nivel de mundo, pero con las cosas realmente cambiadas a nivel individual. Como final de saga: excelente. Como libro suelto… no lo termino de ver.

Hay una sola cosa en estos libros que le echaría en cara a Abercrombie. ¿Era necesario el tema de Isriun? Isriun es la prima de Yarvi. Casi su esposa en el primer libro, sigue un camino paralelo y opuesto al de este, siguiendo su propio juramento de venganza. Isriun es una persona que fracasa allí donde Yarvi está triunfando. Cada vez que aparece, es para demostrar lo peligroso del camino que Yarvi toma y lo fácil que es apretar demasiado y perder. Es un espejo… y no se hasta qué punto es positivo o bueno para la narración, especialmente teniendo en cuenta que ni es un enemigo a temer o considerar siquiera la mayor parte del tiempo. Sólo es una cosa molesta y patética.

En resumen, historias que se leen bien, con interés y con algunos giros bastante impresionantes que hacen de ellos lecturas recomendables aunque no excesivamente brillantes.

Recomendado para: gente en transición hacia una fantasía adulta y aquellos a quienes les da miedo el concepto de grimdark pero aún así sienten atracción hacia él.
Abstenerse: Sensibles de estómago, necesitados de luz y de una separación buenos/malos más que evidente.

Título: Medio Rey (Mar Quebrado #1)
Medio Mundo (Mar Quebrado #2)
Media Guerra (Mar Quebrado #3)
Autor: Joe Abercrombie
Fecha de publicación: 2014-2015
Última edición en España: 2015-2016
Editorial: Fantascy