Danza de Letras

Al son de las palabras

Silencio. Caldo de reflexión

Silencio es una novela que Roca Editorial lanzó a finales de octubre dentro de su sello de novela negra/thriller. Una novela que prometía una historia diferente dentro del subgénero de asesinos en serie. Y que lo consigue. Vamos al lío (no sin antes agradecer a la editorial la oportunidad de hacer esta reseña, faltaría más).

51dvehabyql1Karl es un niño con un oído extraordinario que se siente abrumado por el ruido que tiene que soportar al estar con más gente. Ya de bebé no aguanta ni estar cerca del latido del corazón de su madre. Poco a poco, este niño peculiar que vive en el sótano y prácticamente no sale de casa descubrirá que la muerte es la única fuerza liberadora que tiene la vida. Matar se convierte en el mayor acto posible de amor y en la única manera de poder vivir en silencio.
En poco tiempo, Karl deja un rastro de sangre en el pueblo. A sus dieciséis años, lejos de todo lo que conocía, seguirá perpetrando crímenes brutales. Su excepcional oído le permite acercarse a sus víctimas sin miedo a ser descubierto y convertirse en un ser prácticamente invisible. Quién sabe si algún día cometerá un error, o a dónde le llevará su macabro deambular por la vida.

Silencio se vende como un thriller psicológico, pero yo no lo veo exactamente como tal. No tiene el ritmo típico del thriller, la acción, ni la duda sobre el destino de los personajes. Hay muy pocos momentos en los que las cosas tomen un cariz de intensidad. La inquietud llega de otros modos. Para mí, Silencio es una novela de atmósferas y ambientes, altamente poética, sobre el mundo interior de un ser excepcional que retrata la belleza de las cosas que nos negamos a ver. Una narrativa dramática, romántica (en el sentido del movimiento artístico) y muy eficiente que se mueve a través de descripciones poco usuales y pequeños detalles para abarcar temas muy amplios.

Silencio comienza con el nacimiento del protagonista, Karl, y durante la primera parte del texto nos describe su desarrollo. Karl nace con madera de sociopata, y sus padres lo crían de tal manera que lo empujan a un punto intermedio entre la pura sociopatía y la psicopatía clásica. Karl no conoce el bien y el mal. Tiene que descubrirlo por ensayo y error. Ya sólo eso lo hace interesante.
Como madre, me he sentido muy llamada por el sufrimiento de Charlotte, la madre de Karl. Con un marido nada comunicativo y un hijo que la rechaza desde su nacimiento si hay un personaje al que le puedo perdonar todo y comprender su miseria es ella. Y es enternecedor que sea ella la que descubre a Karl su segundo y tercer nacimiento, años después de su desaparición.

Puede que Silencio carezca de la tensión y el ritmo del thriller al uso. Thomas Raab nos lleva a través de las muertes como una danza macabra, con sensibilidad y un enorme sentido estético. Porque es algo de lo que Karl tiene a mansalva, sentido estético. No es un antihéroe ni un villano orgulloso, no es en absoluto un héroe tampoco. Karl es solamente alguien que pasa su vida en busca de la redención de la propia existencia. Y por supuesto, la muerte es la única vía para esa redención. Muerte como expresión de amor primero. Muerte como expresión de justicia después. Y, finalmente, muerte como expresión de un orden supremo del universo: muerte como descanso.

Karl pasa por muchas cosas en sus tres vidas, algunas que controla y otras que le controlan a él. Que este personaje, tan inocente dentro de su propia perversión asesina, no sea capaz de controlarlo todo si no que ande dando tumbos y sufriendo consecuencias directas e indirectas de sus actos es al tiempo desolador y realista. Lo convierten en un ser perdido en lugar de un asesino centrado en su obsesión con la muerte y la calma.

Lo que consigue Raab es una obra lírica, pausada y con una enorme carga tanto filosófica como anímica que hay que leer con pequeñas pausas y volcado hacia la reflexión. Transmite genialmente la sensación de embotamiento sensorial que el lector tiene con respecto a Karl y la incapacidad de soltar la parte emocional de cada uno como le pasa también a él.

Recomendado: Gente a la que le gustan mucho las historias de los asesinos en serie. Amantes de la poesía que busquen nuevos formatos.
Abstenerse: Si quieres una novela que te tenga en tensión todo el tiempo o maldad y risas histriónicas.

Título: Silencio: historia de un asesino
Autor: Thomas Raab
Año de publicación: 2015
Edición en España: 2016
Editorial: Roca Editorial

2 Comentarios

  1. Qué interesante, me ha recordado el planteamiento a El perfume, donde el protagonista tiene un sentido extraordinario para los olores. Me lo apunto por si lo veo algún día en la biblioteca.
    Un besito,
    E.

  2. ¡Hola cielo! Da bastante miedo éste tal Karl… . La verdad es que a ésta lectura le rodea un buen misterio.

    Besitos,

    Noa

Deja un comentario

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑

A %d blogueros les gusta esto: