Esta novela de un autor novel de mi área geográfica de origen me llegó de mano del propio escritor. Le agradezco mucho la confianza que ha puesto en mí, aunque sinceramente se que mi opinión previa en Goodreads no fue de su agrado. Lamento este hecho y espero que a partir de esta reseña entienda mis objeciones mejor de lo que le pude transmitir anteriormente.

9788491269137

Primeramente os dejo la sinopsis oficial, que aunque sí responde al concepto no lo hace al desarrollo real de la obra:

En un mundo donde los humanos explotan los recursos de la tierra sin importar las consecuencias, una nueva guerra está a punto de comenzar. La madre Naturaleza ha despertado de su letargo dispuesta a hacerles frente con un ejército lleno de criaturas ancestrales. ¿Podrán los humanos superar esta nueva adversidad?.

Heraldos del mañana es la primera parte de una tetralogía que por extensión y por contenido veo muy factible poder reunir en un sólo volumen. De hecho que sea tetralogía tiene la gracia de poder tener un libro por elemento, y nada más. Sabéis que me cuesta mucho reseñar partes de sagas de forma suelta, y prefiero con mucho esperar a que se complete. Esta es una de esas excepciones que hago por que los autores necesitan que las primeras partes tengan visibilidad si quieren poder escribir el resto. Con esta aclaración quiero decir que es posible y probable una mejoría en el futuros volúmenes, aunque no se hasta qué punto contar con ello.

Heraldos del mañana tiene como premisa ser una novela de ecofantasía, donde la degradación del medio natural es lo que mueve la trama. Sin embargo en este volumen lo que tenemos es una novela juvenil bastante estándar en la que un joven común es elegido para una tarea de la que depende el destino de la humanidad. Es una novela altamente introductoria que parece estar diseñada para establecer las bases de los personajes, sus misiones futuras y sus capacidades. De hecho prácticamente no hay trama y el conflicto real aparece planteado en las páginas finales.
El autor me pidió expresamente no que tuviera en cuenta para la reseña los errores ortotipográficos que hay en la novela, puesto que los conoce y son totalmente ajenos a su voluntad. Yo en Goodreads indiqué que había una gran falta de corrección… pero no por ortografía, si no por gramática y sobre todo, por un uso incorrecto de algunas palabras. Lo siento mucho pero ésto indica una necesidad mucho más profunda de corrección: corrección propia del autor. Es algo que es triste de decir, pero en este caso es necesario.
El lector se encontrará en esta obra con una historia de ritmo rápido en escenas concretas y lento en trama general con una muy marcada estética de anime/manga. La pasión por lo japonés en el autor está reflejada muy claramente en el personaje de Midori, pero también en la forma de plantear visualmente las escenas e incluso de describir los personajes. Eso está bien y además da pie a una avalancha de fanarts, ya que me dio ganas de dibujar hasta a mí que soy un auténtico desastre para ello. Lo que es lástima es que esta tendencia estética no se corresponda con la sensibilidad de la historia  contada.
Por su parte, tenemos un puñado de personajes que cumplen su función a la perfección sin aportar demasiado ni en cuanto a personas ni en cuanto a entendimiento de sus razas origen. Son personajes entrañables, cada uno a su manera, pero poco más. En especial el protagonista, Mark, es un personaje que tienta denominar Gary Stu. Mark es bueno, guapo, humilde, se adapta con rapidez a su nueva realidad y la desempeña bien…. Es perfecto en muchas cosas. Tiene “algo”. Además está claro que plasma muchas de las convicciones del autor, por ejemplo en tanto a su alimentación: el chico es vegano. No se dice, pero la insistencia de enumerar las posibilidades de comida y lo que él elige nos lo muestra.

Lo que tiene de positivo es que el autor conoce muy bien muchos de los elementos que utiliza. Le gusta la mitología y la domina ampliamente. Sabe de esoterismo y de ciertos cultos modernos a la naturaleza, y así lo refleja en rituales, cánticos y otros detalles. La buena información se agradece muchísimo aunque en lo filosófico choque abiertamente con mis creencias personales. De hecho es refrescante no estar corrigiendo mentalemente este tipo de datos y poder canturrear yo misma ciertos cánticos me ha dado una gran alegría.

 

Mención aparte merece el uso de idiomas: entre ellos los personajes utilizan idiomas regionales o locales de su lugar de origen. Númenes vascos hablan en euskera. Alvar hablan en un idioma  nórdico, tal vez (ojalá) old norse. Personajes británicos hablan en inglés. Personajes japoneses hablan japonés (e incluye kanji y romanji) La forma de solucionar este maremagnum lingüístico por parte de la edición no me gusta, ya que prácticamente sobrepone la traducción a la línea de diálogo haciéndolo todo antiestético. Pero la idea es bonita y estoy segura de que se encontrarán opciones mucho más visuales para próximas ediciones.
En resumen, una historia sencilla, estándar, pero disfrutable, abierta, llana y sin miedo que puede dar un buen rato, aunque sea cortito.
Recomendado para: Neopaganos con ganas de juerga, amantes del anime y gente con un ratito que llenar (por ejemplo, en el metro)
Abstenerse: Nazis de la mitología, gente que espera ecofantasía o nueva fantasía.
Título: Con los pies en la tierra (Heraldos del mañana #1)
Autor: Eneko Arcas Nogales
Año de edición: 2016
Editorial: Círculo Rojo