Danza de Letras

Al son de las palabras

Mes: enero 2017 (página 2 de 3)

Las máscaras de porcelana. Comienzo serial

Las máscaras de porcelana es un thriller moderno que llegó a través del autor, al cual agradezco la confianza depositada. Ya sabéis que me resulta muy dificil decir que no, especialmente a una sinopsis interesante. Y necesitaba el cambio de tercio.

51v7cpqenzl-_sx332_bo1204203200_

Andrea Harris es una prometedora policía de Nueva York, trasladada a España cumpliendo una nueva legislación que aboga por la globalización de los cuerpos de seguridad mundiales. En su primer día de estancia conocerá a su nuevo compañero, Nabar Balder, un detective fuera de la ley cuyos métodos son muy cuestionados.
El aviso de un macabro asesinato hallado en La Sagrada Familia de Barcelona dará comienzo a una investigación macabra con ramificaciones en los estamentos más privilegiados.
¿Qué busca el asesino usando una ritualística tan compleja? ¿Qué esconde Balder?

Probablemente lo que le tengo que recriminar a esta obra se puede resumir todo en esta frase: es demasiado corta. Con poco más de 213 páginas, a mi me ha faltado investigación, sospechosos, pistas… Tiene un desarrollo rapidísimo aunque muy eficiente.Quiero decir que el resultado de la investigación en coherente y lógico,  pero no deja el suficiente espacio al lector para construir y destruir sus propias hipotesis.

Pasa lo mismo con los personajes. Se bosquejan muy bien con muy pocos datos, pero se les da poca o nula cancha para evolucionar, posicionarse o incluso interactuar y establecer lazos entre ellos. Y es una pena porque podría ser un gran ejercicio ya que la novela plantea un equipo multidisciplinar muy diverso, formado por distintos tipos de policías y ex-delincuentes, algunos altamente carismáticos. Un equipo que podría ser un argumento en si mismo.

Por fortuna el epilogo da la idea de que tenemos una trama de larga proyección, lo que dará la posibilidad de “subsanar” estos detalles.

Por otra parte la narradora y en principio protagonista de la historia, Andrea Harris, pasa toda la investigación siendo arrastrada por la misma. No parece tomar iniciativa. Hasta cierto punto es como una lectora más, sin mayor incidencia o  poder de decisión. Esto ahonda en la sensación de precipitación e inercia que resumía en el “demasiado corto”. otro detalle que posiblemente tenga su revulsivo en siguientes casos. Al fin y al cabo Andrea sigue siendo una extranjera que se integra en un equipo de gente que ya se conoce en un país distinto con leyes y normas distintas a las que está habituada y donde, además, la gente a su alrededor habla la mitad del tiempo en un idioma que no entiende. Que Barcelona es preciosa, pero los catalanes hablan en catalán entre sí y eso descoloca al recién llegado como es natural. Para aumentar mas este extrañamiento se topa con una dinámica muy española: la de los contactos y favores. se encuentra con una Jefa que no es capaz de ejercer como tal con Nabar, y la necesidad de las confidencias extraoficiales. Un tejemaneje que sólo se imagina uno en un país como el nuestro.

posiblemente lo más divertido de esta novela sea la lectura política. La nueva izquierda y la nueva derecha, así como los viejos fascistas son tan fáciles de localizar en el panorama político actual que en ese aspecto alcanzamos un nivel paródico delicioso.

Aunque la temática “neonazis” es ya una subclase de novelas policiacas, en este caso tenemos un relato no falto de originalidad y rápido, con escenas de acción justas pero fluidas y una cierta lógica narrativa audiovisual que la hace más cercana al público menos especializado en el género. Así es rápida y sencilla de leer, bastante adictiva y de buen sabor final

Recomendado para: Gente que quiere oxigenarse entre lecturas de otro género. Personas con unas horas muertas y ganas de que les entretengan
Abstenerse: Gente sensible de imaginación demasiado gráfica. Ultraderecha (os saldrá sarpullido)

Título: Las máscaras de porcelana
Autor: Rubén Falgueras Pradas
Año de edición: 2015
Editorial: El Salto Amazon Createspace

Incordié al Piloto Jim. Humor a años luz

Hay miles de cosas buenas que me llevé de mi breve paso por los alrededores de la EUROCON 2016 de Barcelona. Una de ellas fue conocer a Tony Jim, un autor de ciencia ficción y humor realmente apasionado de lo suyo y que al menos cuando lo vi, vivía el evento con la misma ilusión infantil que yo. Me ofreció hacer esta reseña y, obviamente, no podía decirle que no.
libro-incordie-piloto-jim2
El piloto Jim es un gran héroe galáctico protagonista de un sin fin de aventuras siderales repletas de humor. Así veremos en estas páginas como el piloto Jim, inicialmente un laureado piloto de la Flota Estelar, cambia de profesión para convertirse en una especie de detective espacial a sueldo encargado de extraños casos, en misiones de exploración y espionaje y en peligrosos rescates de miembros de la realeza. Por no mencionar complicados casos de desapariciones y secuestros en los que el piloto Jim se verá también implicado.

Al contrario de lo que da a entender la editorial catalogando el libro como novela, tenemos ante nosotros un libro de relatos que, aunque tienen relación y orden interno, no deja de ser una antología. Y en este país los relatos venden menos que las novelas, o esa es la sensación que da.

El Piloto Jim (Jim de apellido y Piloto de nombre) es una parodia del héroe intergalactico clasico. Tiene un poco del héroe del space opera y bastante del protagonista masculino del pulp, algunas trazas (y homenajes descarados) a Doctor Who y mucho de ese personaje macho-man de series como Star Trek que parecían tener por contrato seducir a una señorita de buen ver cada x capítulos. Tiene de ellos las ínfulas y todas las partes ridículas y risibles. El resultado es un personaje un poco en la línea de “los otros héroes” de Stargate pero con un ego desmedido. Una persona más o menos en la media en todo, e incluso algo inferior en algunas cosas (como el sentido común) funcionando como si el hecho de llamarse a sí mismo héroe lo convirtiera en uno por arte de magia (o fuerza del narrativium). En resumen, el Piloto Jim es un metepatas titulado y se esfuerza por demostrarlo.

Como todos los héroes intergalácticos, tiene una mano derecha que es una mujer. En algunos relatos se trata de una persona cualquiera tomada en el curso de una aventura, como una companion del Doctor. Pero en los más es una “atractiva extraterrestre”, ese tópico del genero que gracias a todos los Dioses del multiverso está en claro retroceso por su asquerosa misoginia. De hecho, la atractiva extraterrestre en estos casos es muchísimo más que el tópico; se trata de mujeres completas y competentes que a duras penas soportan al compañero que les ha tocado en prenda.

Con estos ingredientes vamos saltando de una aventura a otra, todas ellas que varían entre lo absurdo y lo anecdótico. No parecen tener razón de ser, ni un principio y un final medianamente cerrados, y explotan ese humor que proviene del absurdo y dela referencia.

Incordié al Piloto Jim es una colección de relatos muy especiales dirigidos a un público muy especializado. Hara las delicias de su publico objetivo, pero hará que cualquiera fuera de él se sienta perdido o incluso confuso

Recomendado para: Incondicionales de star treck y similares con mucho sentido del humor
Abstenerse: Jovencitos y otros sectores de población sin referentes 

Título: Incordié al Piloto Jim
Autor: Tony Jim
Año de edición: 2015
Editorial: Circulo Rojo

Margaritas

margaritas

La curva del vaso de margaritas parece suave, pero cuando te lo llevas a los labios es fría y cortante.  Igual que yo.  Por eso los bordes de los vasos, al hacer un cóctel, se endulzan o se salan. Para evitar el hielo, el cristal. Por eso busco a cada segundo la alquimia que me transforme, que haga néctar las partes punzantes de mi. Por eso estoy aquí, esta noche igual a todas las demás noches. Por la esperanza nunca alcanzada.

Ahora que me fijo, el borde de mi vaso de margarita no está decorado. Qué camarero más desconsiderado.

Deslizo la mirada por toda la barra del bar, con su luz cálida y sus solitarios acodados,  depredadores y seres depredados. Seres aislados, buscando llenarse, vaciarse  o ambas cosas al tiempo. Los que se sienten vacíos miran sus copas. Los que se sienten pletóricos miran hacia la pista, a su alrededor; también hacia mí, con miradas que miden y evalúan. No podrían ser más insignificantes. No podrían estar más huecos.

Me vuelvo para mirar la pista. Allí están los exultantes, los vivaces, los alegres. Los que están para divertirse. Las presas inconscientes, pero también los libres.

Y allí está ella. No sé cómo no la he presentido antes. Es toda energía.  Una fuerza salvaje, fresca. Maravillosa. Baila entre risas con los ojos cerrados, entregándose al momento. Su melena rizada se mueve como las ramas de un sauce al viento y acaricia su espalda desnuda rítmicamente.  Abre los ojos y nuestras miradas se cruzan. Enfrentamos la profundidad luminosa de sus ojos oscuros con la falsa transparencia de mi mirada azul. Y así, trabadas en nuestro mutuo duelo, una sonrisa estalla en sus iris y desciende a sus labios llenos.

Mi corazón redobla su marcha cuando ella baja los párpados con lentitud y cambia el ritmo de su baile. Alza sus brazos gráciles y con un suave movimiento ya ha capturado mi aliento, que escapa a ella tendiendo un puente entre nuestros cuerpos.  Mientras, me muestra poco a poco todos esos rincones perdidos en los que deseo posar mis labios.

Sin embargo los ocupo en mi copa un momento, justo antes de abandolarla a un lado. La música para y ella se acerca a mi. Su caminar es elástico, potente, y me permite admirar el magnífico contraste de la curva de su cadera y la de su cintura. Un escalofrío de anticipación recorre mi espalda y puedo jurar que un pequeño suspiro escapa de mis labios entreabiertos.

Con una risita se cuela a mi lado, y yo  la saludo con mi mejor sonrisa, tentadora. Siento  que mi piel aunque siga pareciendo nívea, ha tomado un ligero tono rosado. Ella se acerca y me susurra al oído. El calor de su aliento y el roce de sus cabellos en mi cuello me hacen estremecer y casi sin notarlo la rodeo con un brazo disfrutando de su calor.

Pícara, ella apoya un pie en mi taburete y se aúpa para quedar sentada sobre la barra. Su zapato cae al suelo, ahogando todos los demás sonidos. Acaricia con su pie mi pierna mientras me mira a los ojos, y sólo deseo que la distancia entre nosotras desaparezca. Tiendo mi mano hacia su cadera y ella me la atrapa, tirando de mi hasta auparme a la barra.

Su manos son gráciles y también expertas. Me acaricia el cuello y el hombro, haciendo que mi vestido se deslice con un susurro hasta la cadera. Yo acerco mi rostro al suyo, aspirando su aroma y depositando el primer roce de mis labios en el hueco entre su hombro y su clavícula. Su piel me responde erizándose y sonrío mientras recorro su espalda con mis dedos.

Ella se separa. Resplandece. Es la única luz viva del lugar. Su caricia acaba en mis manos, y juntas nos ponemos de pie. El sonido de mi vestido cayendo sobre la madera y nuestras respiraciones alteradas llenan el bar.

Dibuja la línea de mi mandíbula con un dedo mientras se acerca lentamente, y al fin llega. El roce aterciopelado y húmedo de sus labios en los míos. Delicada pero potente, ha vuelto a robarme la respiración y la voluntad. Entreabro mis labios y busco su lengua fresca, ávida. Y noto el latigazo del placer recorrer mi columna.

Poso mi palma en la parte baja de su espalda y la atraigo hacia mí, obligándola con suavidad a arquearse. Su respuesta es un breve gemido sorprendido que muere en el pequeño espacio entre nuestras bocas.

Noto que suelta mi sujetador con una mano mientras la otra avanza sobre mis costillas para recoger el volumen de mis senos llenos. Yo llevo mis manos por sus costados hasta rozar con mi pulgar uno de sus pezones que se intuyen bajo la tela de su top. Su gemido, esta vez abierto, me incita a explorar con la otra mano la suavidad del muslo que oculta su falda.

Sus prendas caen alrededor como la hojas de otoño y acompañan a las mías con rapidez. Estiro del lazo que anuda su tanga, mostrándola al fin gloriosa, magnífica, entera. Suspiro de deseo. Ella desliza sus dedos por mis caderas liberándome de la última tela que nos separaba. Acompaña la prenda hasta el suelo, besando mi vientre en su bajada, desatando oleadas de placer.

Acaricio su nuca, haciendo que ella entrecierre los ojos, y bajo a su altura para seguir disfrutando de todos los secretos de su calidez.

Y enredadas reímos, henchidas de deseo y de poder. Beso en su sien el nacimiento de uno de sus cuernos dorados mientras despliego con placer mis alas feéricas.
Pobres efímeros humanos, que han abandonado su esencia para entregárnosla  en éste altar de nuestro amor.

Ecos del pasado. El tratado del Dios Cabrón

Curiosamente gané un ejemplar de este libro en un sorteo hace unos meses, más o menos al mismo tiempo que la autora se ponía en contacto conmigo para comentarme de su existencia y hablar de una posible reseña. No es que crea en el destino, pero tampoco creo en las coincidencias, así que decidí plegarme a tamaña causalidad.9788491269403

Debo decir que éste es uno de esos casos en los que la sinopsis oficial convence mucho más que cualquiera que pudiera hacer yo más pegada al texto.

Pocos son los hombres que saben de la existencia de los orbes, poderosas armas creadas por los dioses terminantemente prohibidas para cualquier mortal. Sin embargo, el aparente equilibrio pactado entre las divinidades se ve amenazado cuando vuelve a despertar el ser que fue más poderoso que los dioses. En un mundo donde han regresado los tribales rituales de sangre, los dioses se ahogan en su propia sed de poder y los hombres se dejan engañar por sus propias mentiras, la muerte resurge como única forma de salvación. . . La última Era de los Elementales comienza esta noche, en la que una joven amnésica despierta de un sueño olvidado para adentrarse en otro repleto de horrores. Maldecida por su codicia olvidada, el lenguaje de la magia parece volverse en su contra. Solo los ecos de su pasado conocen su sino; pero únicamente ella decidirá si lo alcanzará a través del camino de la sabiduría y la fuerza. . . o de la envidia y la demencia.

Es que, seamos sinceros. Esta sinopsis es épica no, lo siguiente. Lástima que sea la sinopsis de toda la saga y no se corresponda demasiado con el contenido este volumen. (Porque espero que la disimilitud entre las dos cosas sea un problema de que este es un primer volumen de saga y ya se sabe).

Ecos del pasado es una novela que, al acabar, aún no sabes muy bien a dónde quiere llegar. Y creo que es así porque las tramas son demasiado grandes. Ambición es precisamente la palabra que le sobra.

Para empezar sigue la historia de la amnesica y absolutamente especial Claire, quien aparece de la nada y a la que persigue algo de un pasado que no recuerda. Y algo muy chungo. Y junto a Claire, un puñado de aprendices de mago.
Pero además sigue a un joven noble que parte a buscar a su hermana mayor, desaparecida en una misión militar. Curiosamente, estos personajes son familiares de uno de los magos anterirmente nombrados.
Y, a través e las dudas del padre de estos personajes, también introduce y sigue a los Dioses de este mundo,seis entidades que se reparten toda potestad y alternan su carácter e intervención entre el personalismo y el arquetipo.
Si esto fuera todo, tendríamos una trama compleja. Pero también seguimos a una guerrera norteña, a un visionario exiliado de su propio hogar y a un nigromante. Y esto hace que la obra tome unas dimensiones titánicas. Un reparto muy coral que no permite entender el encaje de cada uno en el mundo con las páginas que tenemos.

Lo que quiero decir con todo esto es que lo que se consigue en este volumen es presentar personajes y plantear un principio de conflicto. Un principio, y poco más. Lo bueno de esto es que al tratar este principio desde focos tan diferentes entre si, el conflicto es moralmente gris. Al no haber claramente buenos y malos la obra se dota de una profundidad moral interesante.

Una de las cosas malas de que este volumen quede tan introductorio es que no terminamos de entender toda la profundidad del mundo. Parece que el mundo está desarrollado. Da la sensación de que hay culturas distintas, al igual que hay climas distintos, idiomas distintos y también relaciones diplomáticas, tensiones geoestratégicas… Todo ello se intuye, pero no queda suficientemente claro. Entiendo que el equilibrio entre mostrar un cuidado worldbuilding y evitar en todo lo posible el infodumping es complejo. En este caso se ha quedado en uno de los lados de la balanza.

El sistema deidifico y mágico es reduccionista, pero intetesante. Seis deidades, cada una con sus poderes y carácter. Tres varones, que rigen agua, tierra y fuego. Tres féminas que rigen la justicia, el caos y la clarividencia. Extremos y equilibrio en ambos grupos. Cada uno de estos dioses auspicia una forma de magia relacionada estrechamente con sus propios poderes, y es patrono de un territorio. Todos los magos de cada territorio utilizan la magia propia del mismo, y son incapaces de utilizar las magias de los otros. Por lo demás la magia parece ilimitada, restringida al poder y voluntad personal de cada practicante. Algo que me disgusta ligeramente, pero que veo que puede modificarse a lo largo de nuevos volúmenes.

Debo resaltar lo curioso que es este mundo en tanto a la condición de la mujer. Es un mundo machista. Hay mujeres sacerdotisas, pero los máximos cargos ante los dioses son hombres. Hay magas, pero los más brillantes son hombres. Hay mujeres guerreras, y en puestos relevantes, pero queda claro que son la excepción. Las mujeres que llegan a algo importante es por una cuestión capacitista (han demostrado con crecer ser las mejores). Pero sobre todo, las mujeres viven bajo una constante amenaza de agresión sexual. Van por la calle con miedo, se van a casa pronto por el miedo, se meten en enormes problemas por vengar o evitar una agresión sexual. Incluso los Dioses se meten en ese berenjenal, usando la amenaza o el conato para que una mujer se convierta en su herramienta o solamente por mera diversión. Esto es tan patente que me ha hecho sentirme asqueada durante la lectura. Creo que abusar de la amenaza de agresión sexual o de la agresión sexual en si de esta manera es muy negativo.Especialmente porque no tiene ningún sentido per se, ni tampoco una consecuencia real cara al agresor. Todo lo que ocurre alrededor de la agresión sexual en esta novela podría perfectamente no ocurrir, o ocurrir en torno a otra cosa, y daría igual. Tal vez estemos cayendo en normalizar algo malo como malo pero como asumible. Y esto es triste en el mejor de los casos y ofensivo en el peor.

Al final la lectura te tiene muy perdido durante casi todo el texto, y te orienta ligeramente sólo al final. Demasiado poco, para mi gusto. Deja la sensación final de interrupción y por tanto de insatisfacción por incompletitud. Incluso más que en muchos otros primeros volumenes.

Recomendado para: amantes de los puzzles. Este es grande y con millones de piezas
Abstenerse: gente que quiera leer una historia medianamente completa con un desenlace  con una orientación clara. Feministas sensibilizadas con el tema de la agresión sexual.

Título: La danza del fuego (Ecos del pasado #1)
Autor: Laïla Bentahar Palate
Año de edición 2016
Editorial: Circulo Rojo

Blanca Mart, una breve introducción

Que las autoras de fantasía y ciencia ficción están subrepresentadas es una realidad. Si además estas autoras son de habla hispana y desarrollan su carrera en esta lengua, peor que peor. Esa es una de las razones por las que a veces tenemos la maravillosa suerte de encontrar una como un tesoro en recovecos de eventos especializados. Es lo que me pasó a mi con Blanca Mart.

blanca2bmartBlanca Mart es una autora con una carrera dilatada, desarrollada tanto en España como en Mexico. Pero también es una mujer maravillosa, con una fantástica energía y carácter y que sin duda merece ser más conocida.

Nacida en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) en 1945, Blanca Martinez Fernández publicaría su primer relato corto en el año 1981 en la revista especializada Nueva Dimensión. Precisamente durante esos años cambiará su residencia a México, donde desarrollará gran parte de su carrera como escritora, pero también como coordinadora de publicaciones y como ensayista. Su especialización académica (licenciada en historia con la especialidad de antropología) se puede apreciar en el espíritu de todos estos trabajos.

Sus ficciones tratan recurrentemente la exploración de nuevos mundos y el contacto y la convivencia de especies distintas con culturas altamente diferentes. Así mismo es una ficción en la que abundan las mujeres fuertes y poderosas en distintos sentidos, si bien en ocasiones socialmente discriminadas.

Fuera de la ficción, fue investigadora y profesora del Instituto Internacional de Prospectiva de Ciudad de Mexico. Allí cofundó la Asociación de Escritores Tirant lo Blanc de México, asociación que vincula Mexico y cataluña a través de sus autores, labor con la que siguió a su vuelta a Barcelona (ciudad en la que actualmente reside) fundando la Asociación de Escritores Tirat lo Blanc de Cataluña. Es muy notable también su trabajo para la entidad centenaria Orfeó Catalá de Mèxico, para la que coordinó la colección “Diálogo entre culturas” así como el Premi de Narrativa Breu Tirant Lo Blanc.

En 1995 se incorporó a la revista Asimov Ciencia Ficción en español, donde ha ejercido varios cargos como consejera editorial, Directora de información o Jefa de Redacción.

Durante años llevó una pequeña editorial de su propia creación llamada El Taller, donde publicó antologías de autores españoles y mexicanos. De esta etapa destaca la obra “El manuscrito florentino“, co-escrito junto a Aldo Alba.

Aunque la mayor parte de su carrera literaria la liga al género de la ciencia ficción (al cual pertenecen la mayor parte de sus novelas y relatos) también ha escrito fantasía épica (A la sombra del linaje, La soledad de la meiga), novela negra (Lluvia sobre el barman), realismo (La nimiedad), terror (Dorian Eternity), poesía, adaptaciones de clásicos para jóvenes y biografías.  Tiene además una producción interesante en al campo del ensayo, con numerosos artículos que abordan aspectos interesantes para el desarrollo de géneros no realistas así como un libro recopilatorio de algunos de ellos llamado Ficción Prospectiva.

De su obra en ciencia-ficción destacan El espacio aural y A la sombra de Mercurio (también editado en catalán como Els fils de l’atzar)

La mayor parte de su obra editada en España se encuentra bajo el sello Alfa Eridani lo que, a la extinción del mismo, la hace relativamente difícil de encontrar. Algunas obras aún se sirven por internet via amazon, especialmente las novelas de terror, negras y realistas, y algunas librerías especializadas como LibrUp tienen aún un pequeño fondo del catálogo de Eridani. Destacar que su último relato publicado en un antología aparece en el Visiones 2016 de la AEFCFT.

 

 

 

 

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑