Barro es uno de esos bolsilibros de la editorial Cerbero que tanto me gustan (estéticamente al menos).  Lo tenía a mano, y además mi hijo menor se encaprichó de él y no hacía más que tirarlo sobre la butaca, así que decidí leerlo en un momento, aprovechando que es novela corta, y apartarlo de sus manitas repletas de babas.

Alicia sabe qué llevará consigo y qué no cuando sus padres deciden cambiar de casa. Sin embargo, hay algunas cosas que quedan fuera de su alcance, como su hermana, su gemela problemática recluida en un centro especial, la única persona a la que quisiera tener a su lado en su nueva vida. Dispuesta a recuperarla, emprende un viaje más allá de las fronteras de lo real, al otro lado de la bruma de los sueños, donde cada uno de los objetos que ha guardado con ella demostrarán su auténtico poder. Y los necesitará, porque en el propio viaje se verá despojada de todo lo que la convierte en Alicia, incluido su propio nombre.

Barro es una novela que parte del realismo estricto ara avanzar hacia un escenario absolutamente onírico, y lo hace de tal manera que realmente tenemos dos relatos separados, en lugar de una realidad que se embebe de la fantasía tal y como a mi me hubiera gustado.

Tal vez soy injusta empezando la opinión con un pero… Pero…

Barro es una obra corta y realmente sin final, que no deja satisfecho en el nivel de “he leído una historia” pero sí (y mucho) en el nivel emocional. Porque es efectista, y efectivo. Y deja la idea de la integración de la protagonista (Alicia) con su contraparte de la que la han mantenido apartada. Pero no cuenta realmente mucho más.  Tal vez este defecto se deba a que es una primera parte de una trilogía. Lo cual es extraño. ¿Por qué una trilogía de novelas cortas en lugar de un único volumen con tres separadores?

En resumen, la sinopsis cuenta la totalidad del libro. Pero aún así la experiencia de leerlo es positiva, porque está bien estructurado, y muestra lo justo para entender al personaje: para que la fantasía tenga sentido.

Y sí, la fantasía es hermosa. Tiene unas imágenes muy interesantes y un simbolismo que merece la pena investigar.

Por último, sí, es una interesante experiencia de lectura que ocupará un par de huecos tontos en tu vida, y lo hará dejándote restos por todas partes, porque es lo que tiene el simbolismo y la fantasía onírica bien planteada. Pero no te hará pensar toda la noche.

Recomendado para: onironautas e interpretadores de sueños, gente que necesite ser removida.
Abstenerse: Gente que necesite que, al final de un libro, le hayan contado una historia.

Título: Barro
Autor: Alicia Pérez Gil
Año de publicación: 2017
Editorial: Cerbero