Danza de Letras

Al son de las palabras

Tres enanos y pico. No sólo de cerveza…

Cuando vi este título en el catálogo de Planeta me sorprendí y me emocioné. Básicamente por reconocer un nombre de autor de planeta que también era alguien con quien interactuaba bien en redes, aunque suene estúpido. Poco después Ángel se puso en contacto conmigo para hacer una reseña.  No os podéis imaginar lo halagada que me siento por ello.

Wifo Medroso es un joven estudiante de la denostada especialidad de enanología que consigue una beca para estudiar la sociedad enana de primera mano, en la ciudad de Villa Trifulcas.
Lo que Wifo no imagina es que la vida enana pueda ser tan dura… O que el mundo está tan loco. Sin quererlo, Wifo se verá envuelto en riñas, apuestas, bodas enanas… Pero el mundo tiene aún más sorpresas preparadas: guerras ancestrales entre enanos y orcos, elfos xenófobos con planes retorcidos, alcades corruptos, reyes débiles, seres de la naturaleza con misiones místicas predestinadas… ¿Podrá el pobre Wifo sobrevivir a todo esto? ¿Se convertirá en un héroe y salvará a los enanos de una casi segura extinción?

Esta reseña tiene que empezar por la siguiente declaración: el humor es el género más difícil. Incluso más árido que el terror.  En mi caso, que me saquen más que una sonrisa es un reto.  Así que cuando leí que este libro era tronchante de principio a fin y que Ángel era el Pratchett español o algo así mi pensamiento fue: “ya veremos”.

Tres Enanos y Pico es un libro de humor, sí. Algunos de sus gags más graciosos son referentes a películas de fantasía y obras que son ya parte de la cultura pop. Hay algunos diálogos realmente interesantes en la categoría de hacer reir… Y poco más. Tiene mucho humor del que a mi no me llega. Mucho humor muy español y castizo que creo que hará las delicias de otro público tal vez más español y castizo que yo.

Y, ¿qué se hace con todo ese humor? Crítica social. Critica demasiado abierta para mi gusto, con los paralelismos tan claros que si no te das cuenta es que eres bobo o vives en tu mundo feliz.

Los enanos son bárbaros brutales que han sufrido una degradación, pero que viven en una beoda armonía gracias a que trabajan por gusto y han perdido los conceptos de propiedad privada y crecimiento económico, básicamente. Frente a ellos los humanos viven en una sociedad pseudomedieval, siendo tan humanos como siempre. Los orcos son esos brutos estúpidos que creen que no lo son. Y los elfos son unos insoportables petulantes y racistas que miran a todo ser viviente por encima del hombro y se creen en el derecho de hacer lo que les venga en gana. O al menos su rey.

Porque el mundo del fandom de fantasía está dividido en dos tipos de personas: la gente de elfos y la gente de enanos.  Y ya sabemos de qué bando está Ángel Sanchidrián. Del de las croquetas.

Curiosamente este no es un libro de trama. De hecho, la trama de Wifo se pierde y el libro se centra en muchos otros personajes y eventos que poco o nada tienen que ver con él. Aparecen otros escenarios y conflictos que se unen al final de una forma algo caótica sólo para justificar que estén presentes en el libro. La trama, y en consecuencia el conjunto del libro, se van desinflando poco a poco.
Pero, curiosamente, tampoco es un libro de personajes. Todos los personajes, tanto los que se desarrollan algo como los que no son básicamente planos. Sirven para el humor, por supuesto. Mucho humor se basa en ese personaje plano y sin esencia, creado para que refleje conceptos previos o incluso prejuicios.  Pondré por ejemplo de esto a Ramona Medroso.
Ramona, la madre de Wifo, es una madre de las que llevan la casa con puño de hierro, son maestras arreando con la zapatilla, cocinan croquetas todos los días y sobreprotegen a sus retoños mientras hacen que se sientan como una mierda con ataques bajo la línea de flotación de su autoestima. Ramona Medroso es un cliché con patas.  Un cliché ofensivo para las madres, debo decir.
Y como Ramona, todos los demás. No hay una gran innovación en el trato de ningún personaje, ni raza… La manipulación de los tropos de la fantasía está ahí, pero en pequeña medida.

¿El libro llega a las expectativas creadas por su publicidad? No. ¿Es un libro entretenido? Si. La experiencia de lectura es positiva. Ágil, ligero y bastante divertido. No dejaría de recomendarlo al público adecuado, a la gente en el punto emocional adecuado.

Recomendado para: Gente a la que le guste el humor patrio, hijos, jóvenes y frikis de fantasía con tiempo muerto.
Abstenerse: Madres, gente que busque críticas sutiles y humor sosegado.

Título: Tres enanos y pico
Autor: Ángel Sanchidrian
Año de publicación: 2017
Editorial: Planeta

4 Comentarios

  1. Muchas gracias por el otro punto de vista, como digo siempre que sólo veo reseñas positivas.
    Tengo una pregunta que no sé si me sabrás contestar: leí una reseña en goodreads que, aparte de vendernos el libro como lo más divertido del mundo, terminaba con algo así: “me pregunto qué le habrán hecho los filólogos a Angel”. A qué se refería? (Qué rabia me da no tener el primer signo de interrogación y exclamación en el teclado del móvil…).

    Maribel.

    • admin

      31 agosto, 2017 at 05:31

      En el mundo de tres enanos y pico la filología es una profesión de alto riesgo. Los filólogos salen a hacer sus estudios de campo de otras razas y pueden morir con facilidad a manos de éstas o por otras contingencias. Supongo que se refería a eso.

  2. Vaya, como madre comunista ahora me siento bastante mal por haberme reído tantísimo…

Deja un comentario

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑

A %d blogueros les gusta esto: