La última lectura conjunta que organizó la Nave Invisible a través de su grupo de Goodreds, allá por junio, fue la de esta antología de terror que puede encontrarse por lektu en una modalidad de pago algo extraña. “Paga si te gusta”.  Una modalidad para los seguros de si mismos. O los que cuentan con que la gente se sienta mal si decide no pagar.

Os dejo la sinopsis oficial del libro:
Los Inquilinos son quienes decoran las paredes de nuestras casas, los que deciden la vida que se vive en su interior. El amor que ocupa el corazón y que nos obliga a matar; la decencia que obliga a ocultar la realidad sean cuales sean las consecuencias. El inquilino es la vida, que se perpetua a pesar de las muertes que eso conlleve. 
Estos relatos de terror conmueven a quienquiera que se mire en el espejo y vea  a sus inquilinos más allá del brillo de sus propios ojos reflejados.
Vampiros, fantasmas, hadas, zombis, y seres humanos. 

¿Por qué la oficial? Porque esta antología de relatos no tiene un hilo conductor claro y al parecer, en la sinopsis parecen querer dársela. No la entiendo en absoluto. Pero si la autora ha decidido que es una buena sinopsis yo lo acepto humildemente y la transmito.

No, no le encuentro hilo conductor a Inquilinos. Es una antología extremadamente variada y heterodoxa dentro del género del terror. Y eso tiene su parte buena (es probable que algún relato te guste), pero también su parte mala porque parece indicar una falta de selección previa. De hecho da toda la sensación de que la autora ha publicado toda su producción del género. Porque ella lo vale. Claro que sí.

Reconozco que la leí a saltos. Cerraba cada relato sin esperar nada del siguiente. Como no sentía ninguna continuidad, no me importaba si acababa o no. La escritura de los relatos de Inquilinos es en ocasiones tentativa. En alguinos casos da la sensación de que se escapa de la historia que quiere contar. No es extremadamente original en casi ninguno de sus relatos. La mayor parte de ellos tampoco parecen transmitir un mensaje más profundo, o una exploración de una característica humana concreta. Son historias. Sólo historias. Y eso también está bien.

A todo lo anterior hay un par de excepciones, relatos que repescaría para otras rondas o simplemente que me parece que lo valen.  En estos casos, los relatos tienen caramelos, detalles que les dan mayor profundidad, más vida. Relatos que estará bien que descubráis.

Recomendado para: Deseosos de descubrir a la autora, amantes de los relatos como género
Abstenerse: Si buscáis antologías con mucha coherencia interna o experiencias de nivel de premio internacional

Título: Inquilinos
Autor: Alicia Pérez Gil
Año de publicación: 2012
Editorial: Autopublicado