Danza de Letras

Al son de las palabras

Mes: octubre 2017

Rubicón. Error 404

Pocas cosas han sido vendidas tanto por hype como los bolsilibros de Cerbero. Pocas cosas se han movido tanto por twitter…  En lo personal, cuando la editorial anunció la salida de este formato decidí apoyarlo a ultranza. Comprarlo todo. Porque tengo una vena coleccionista. Y poco a poco estoy leyendo.
Rubicón es el número 1 de la colección Wyser, la que se dedica a la ciencia ficción y de momento la más amplia.

En algún momento, la cabeza del comandante Guillermo Nox hizo clic y, ante la inminente destrucción de la Tierra, comenzó a llenar su nave, la Julio César, con depredadores tales como el tigre, el oso pardo o el tiburón blanco. A pesar de que debería haber llevado a su tripulación lejos del peligro, mientras Dolmen se acerca de modo inexorable para arrasar el planeta, la Julio César aterriza en mitad de la sabana con el objetivo de rescatar al último depredador en la colección de Nox: el león africano. Masáis rebeldes, impactos megalíticos que anticipan el desastre y una insobornable cuenta atrás se pondrán en el camino del comandante y su misión enajenada y suicida.

Rubicón es… un enorme wtf. No lo puedo definir mejor.
Esta obra me ha hecho plantearme qué significa el concepto “novela corta” y he decidido que si tengo que guiarme por lo que se desprende de él, no significa absolutamente nada.
Y es que Rubicón no es nada. No es una novela. O si lo fuera sería una muestra de la misma cortada aleatoreamente. No es que tenga un final abierto. Es que, básicamente, no tiene final. Un final horizonte, al que podrías estar acercándote eternamente. Por otro lado, podría aceptar ese final si estuviéramos hablando de un relato. Al ser algo más corto acepto que sea un extracto, una aventura concreta dentro de una historia abierta tanto antes como después. Pero como relato le sobran escenas a paletadas. Invierte una cantidad enorme de tiempo en presentar personajes que no tienen apenas peso. Uno en concreto que es una mera comparsa. Se para una cantidad interesante de palabras describiendo una escena de sexo que está metida con calzador y además con lubricante para que entre… La relación entre ambos personajes podría funcionar y verse sin esa escena. Simplemente sobra. Si el autor hubiese decidido prescindir de todo ese preámbulo, presentación y sobrante habría tenido entre manos un relato más que decente e incluso abiertamente interesante. Por supuesto, habría ocupado mucho menos y no habría entrado en la consideración de palabras para ser editado suelto. Como mucho podría haber aspirado a estar en una antología.

Por lo demás Rubicón es una historia de ciencia ficción militar en la que una tripulación y especialmente sus mandos deciden rebelarse contra unas órdenes que han padecido muchas veces y que sienten como altamente inmorales. Ese sentimiento es algo digno de explorar. Las cadenas de mando, la autoridad y su capacidad para ser realmente respetable, los grupos gobernantes y su moralidad o falta de ella… son temas clásicos pero imperecederos.
La solución de Nox a ese sentimiento es muy peculiar y también resulta muy digna de ser explotada. Ojala lo fuera más, sinceramente. Tal y como está es algo que se puede leer del tirón, que tiene material para pensar pero cuyos temas se diluyen entre las anécdotas que conforman la historia per se.

Como experiencia de lectura ha sido para mi altamente decepcionante, más por culpa del hype que de la obra en si, pero también admito que tiene todo el aroma de la cifi militar y creo que puede calar bien en su público.

Recomendado para: Amantes de la ci-fi militar y ligeramente antimilitaristas ( o militaristas con problemas con la autoridad)
Abstenerse: Cualquiera que busque una historia bien balanceada y relativamente completa

Título: Rubicón
Autor: J. G. Mesa
Año de edición: 2017
Editorial: Cerbero

 

La tarta de corazón

 

Mi novia quería que le hiciera una tarta de San Valentín. Busqué muchas recetas; ninguna me convencía. Lo único que entendí es que debía tener forma de corazón. Si quería demostrarle cuánto la amo, no debía tener tara alguna. Necesitaba como modelo el mejor de los corazones. Tomé de una anciana benévola el suyo. No era lo bastante fuerte y no duró. Abrí en canal a un maratoniano, quien resultó demasiado duro y egoísta. Lo intenté con el de un tierno bebé… que deseché inmediatamente al verlo de tan reducido tamaño. También arranqué los suyos a unos enamorados. Aunque estos últimos eran los mejores no acabaron de convencerme. Estuve cerca de rendirme.

Así que he hecho un dulce con mi sangrante corazón. Creo que es lo que buscaba. Tal vez  el ventrículo izquierdo sea algo grande…

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑