Esta obra es más o menos mi estilo sin serlo. Lo sospeché en el mismo momento en que la autora me ofreció la oportunidad de hacer esta reseña. Me convenció el hecho de que Whitejoker Mason le avalara, dado que la narrativa de este autor me impactó muchísimo en su día. Esperaba una narrativa similar. No es lo que encontré, y más adelante veremos qué escondía este libro.

“Me duele la tierra clavada en mi cuerpo, las aristas, las piedras filosas, pero lo peor es la sensación de ser aplastado como un bicho rastrero por el mismo aire. Afuera del encierro empieza a clarear. El olor de rocío y tierra mojada me evoca recuerdos hermosos…Despierto angustiado en la cama del hospital. Parece ser de noche. Estoy mareado. No me duele nada. Mi brazo está en un cabestrillo, colgando con poleas. Mis dos piernas están enyesadas, y tengo una especie de corsé inmovilizando mi torso. Sólo tengo libre el brazo izquierdo. Empiezo a recordar… ” . Todo lo que sabíamos estaba equivocado, sólo unos pocos conocían la verdad. Eso NO los salvará…

Así comienza Los liberati: el principio, un título que no miente: es la primera parte de una saga. De hecho, es una de esas primeras partes donde lo que consigues es que te pongan en antecedentes y te presenten a los personajes, sin lugar a resolución alguna. Paciencia con eso.

Diré que la estructura es singular: salta de personaje en personaje y en el tiempo para ir componiendo el cuadro de lo que ha pasado en el mundo. Al principio juega con la idea de que el mundo postapocalíptico sea una ilusión, pero es  algo que se desvanece rápido y sin contemplaciones. El mundo postapocalíptico es real. No sabemos cómo ha ocurrido, pero vamos poco a poco dándonos cuenta de que es terriblemente peligroso y de que había alguien que sabía lo que estaba por venir… Vamos algunos de los esfuerzos de ese alguien por prevenir al mundo, con todo lo que ello le conlleva a nivel individual y social.

Todo esto es bueno. La historia es buena. ¿Cuál es el problema? La narrativa está plagada de información repetitiva y repetida, cosas que ya se saben y se machacan una y otra vez. Y no es un tema, marcando una cierta obsesión de un personaje o por una mera cuestión de transmisión (la repetición del concepto como forma de generar una sensación de ciclo sin salida). Da la sensación de que la autora ha escrito el libro y lo ha publicado sin corregir más que la parte ortotipográfica. Que no ha tenido betas, o al menos no betas exhaustivos. Y es una pena, porque así el libro no es todo lo bueno que podría. Hay bases, hay ideas, hay originalidad… pero se pierde en una narrativa repetitiva.

No dejemos la aventura como la única virtud del libro. Esta obra habla de relaciones humanas, amorosas y de poder, de la excesiva presión de la humanidad sobre el planeta, de nuestros errores como seres egoistas que somos y nuestra futilidad frente a lo que ni siquiera consideramos pero es más grande que nosotros.

Recomendado para: Gente con paciencia para la repetición y una narrativa con ganas de pulido  y barniz que quiera aventuras y reflexión somera todo en uno.
Abstenerse: Gente que quiera un “producto completo”. El libro no está maduro, lamentablemente.

Título: Los liberati: el principio (Liberati #1)
Autor: Yamile Vaena
Fecha de publicación: 2017
Editorial: Autoeditato