Danza de Letras

Al son de las palabras

Autor: admin (página 2 de 65)

Libros que vienen – Noviembre

Noviembre empieza con el terror de las fiestas de los muertos: los samhains, los todos los santos, los días de los muertos, etc. Y también con terror del bolsillo…

Las estrellas son legión  Kameron Hurley

Los confines del universo, la Legión, un sistema de naves-mundo que se van pudriendo poco a poco, se desplaza por los intersticios de las estrellas. Parece que nada es capaz de detener la agonía de esos mundos, en los que durante siglos dos familias han estado luchando por la supremacía, y se pone en marcha un plan desesperado.

Zan no recuerda quién es. Recupera la conciencia entre personas que dicen ser su familia y le aseguran que tiene en sus manos la salvación porque solo ella es capaz de abordar el Mokshi, esa misteriosa nave-mundo abandonada que puede sacarlas de la Legión.
Zan tendrá que elegir de qué lado está en una campaña genocida que la llevará desde los límites de la Legión hasta el vientre mismo del mundo.

Comenzamos las novedades con este Space Opera (sí, demosle un poco de atención a este subgénero tan denostado) que nos trae Alianza Runas.

El largo viaje a un pequeño planeta iracundo. Becky Chambers

MZ-8N8SG

Cuando Rosemary Harper se une a la tripulación de la Peregrina, no espera demasiado. La Peregrina, una chapuza de nave que ha vivido mejores días, le ofrece todo lo que hubiera podido desear: un pequeño y silencioso lugar al que llamar hogar durante un tiempo, aventura en los confines más alejados de la galaxia y distancia de su tumultuoso pasado.
Rosemary recibe más de lo que había negociado con la Peregrina. La tripulación es una mezcla de especies y personalidades, desde Sissix, la amistosa piloto reptiliana, a Kizzy y Jenks, los ingenieros en constante disputa para ver quién mantiene a la nave en marcha. La vida a bordo es caótica, pero más o menos pacífica: justo lo que necesita Rosemary.
Hasta que reciben el encargo ideal: la oportunidad de construir un túnel hiperespacial a un lejano planeta. Conseguirán el suficiente dinero como para vivir con comodidad durante años… si sobreviven al largo viaje a través de un espacio interestelar sacudido por la guerra sin poner en riesgo ninguna de las frágiles alianzas que mantienen la galaxia en paz.
Pero Rosemary no es la única persona a bordo con secretos que ocultar, y la tripulación pronto descubrirá que el espacio puede ser vasto, pero las naves espaciales son minúsculas.

Insolita editorial nos trae este título que esperamos para finales de mes.

Smarra, o los Demonios de la Noche Charles Nodier

Novedad en Valdemar, en su serie gótica es una antología de relatos muy interesante.

Cinco relatos fantásticos de Nodier: “Inés de Las Sierras” (1837), que narra las peripecias de tres oficiales napoleónicos de viaje por Cataluña que se ven obligados a refugiarse en un castillo encantado; “Smarra, o los demonios de la noche” (1821), que relata cómo el joven Lorenzo sueña que es un antiguo soldado griego amante de la magia al que se aparece en sueños Polemón, compañero de armas que le salvó la vida en una batalla y le describe las terribles pesadillas que le ocasiona Smarra, «un monstruo sin color ni forma, que brinca y aúlla» y disfruta atormentando a los durmientes; “Trilby, o el duende de Argail” (1822), ambientada en Escocia, que nos cuenta las desventuras de un trasgo que vive en casa de los Dougal y ve peligrar su posición con el advenimiento del cristianismo; “Jean-François Medias Azules” (1832), que cuenta la historia de un chico peculiar convertido en hazmerreir de su vecindario porque, aunque es una eminencia en Álgebra, Geometría y Astrofísica, además de profeta infalible, es incapaz de expresarse correctamente; y “La novena de la Candelaria” (1839), que relata la historia de Maxime, un joven creyente que dedica una novena a la Virgen pidiéndole que le revele en sueños quién sería su esposa ideal.
La edición se completa con “De algunos fenómenos del sueño” (1830), un ensayo en el que Nodier se anticipa setenta años al psicoanálisis.

Paradox 13 Keigo Higashino

Debido al influjo sobre la Tierra de un agujero negro, el 13 de marzo, a las 13 horas, 13 minutos y 13 segundos se producirá un fenómeno denominado P-13. Las medidas del gobierno para afrontarlo se estudian en el más absoluto secreto. Ni siquiera los científicos saben exactamente en qué consistirá dicho fenómeno y sus consecuencias: los departamentos que se ocupan del asunto se han limitado a señalar que es importante suspender por unos instantes toda actividad peligrosa, así como mantenerse alejado de los lugares de riesgo. Sin embargo, esta información se ha mantenido oculta con la idea de no alterar a la población, prohibiéndose su divulgación hasta que pase el fenómeno.
Fuyuki Kuga, detective de la Jefatura de Policía de Tokio, y su hermano mayor, Seiya, inspector de policía adscrito a la misma Jefatura, se ocupan en esos momentos de un asunto de atraco a mano armada, pero, debido a un error de Fuyuki, Seiya resulta herido de bala por un miembro del grupo criminal al que persiguen. Por su parte, Fuyuki recibe también un balazo de los delincuentes y se desmaya. Cuando recobra el conocimiento, constata que no queda nadie en las calles de Tokio.
Deambulando por la ciudad, sin comprender qué está pasando, encontrará a otras diez personas que han sufrido el mismo fenómeno. Entre ellas se halla también, inexplicablemente, su hermano Seiya, quien en buena lógica debería estar muerto. Incapaces de asimilar la situación, el grupo intenta sobrevivir vagando por un Tokio en ruinas, devastado por las catástrofes naturales y las enfermedades.

Una curiosa mezcla de ciencia ficción y thriller que nos trae el sello B de books

Reino de ladrones  Leight Bardugo

Un año después  nos llega la segunda parte de Seis de Cuervos, la aclamada novela juvenil que expande y madura el Grishaverso.

Kaz Brekker y su equipo han dado un golpe tan temerario que ni siquiera ellos pensaban sobrevivir. Pero en lugar de conseguir una buena recompensa, a su regreso de la Corte de Hielo tienen que seguir luchando por sus vidas. Traicionado y debilitado, el equipo está corto de recursos, aliados y esperanza. Mientras poderosas fuerzas de todo el mundo llegan a Ketterdam para desentrañar el secreto de la peligrosa droga conocida como jurda parem, viejos rivales y nuevos enemigos emergen para desafiar el ingenio de Kaz y poner a prueba las frágiles lealtades del equipo. Una guerra se adueñará de las oscuras y tortuosas calles de la ciudad, una batalla por la venganza y la redención que decidirá el destino del mundo Grisha.

 

El carruaje fantasma y otras historias sobrenaturales  Amelia B. Edwards

Todos los relatos incluidos en este volumen  que nos trae la Biblioteca de Carfax evidencian lo mucho que viajaba su autora. Mediante una detallada descripción de paisajes, personajes y costumbres, nos lleva en un recorrido por Alemania, Suiza, Italia y su Inglaterra natal.

El volumen incluye los siguientes relatos.
– El carruaje fantasma: James Murray es un joven que se pierde en los bosques en un día caza y se salva de morir congelado cuando encuentra la casa donde vive aislado un excéntrico científico con su criado. En su vuelta de camino a casa termina ocupando un lugar en un carruaje muy particular
– Una noche en los confines de la Selva Negra: Dos amigos se enfrentan en una apartada cabaña a una pareja de hermanos asesinos en los solitarios bosques de la Selva Negra.
– En el confesionario: Un viajero tiene un peculiar encuentro con un sacerdote sin saber que este había sido asesinado años atrás.
– Una misión peligrosa: Relato de hazañas bélicas en el que no dejan de hacer su aparición una tropa de espectros.
– El expreso de las cuatro y cuarto: Es una historia detectivesca con tintes sobrenaturales para llegar hasta el fondo de la desaparición de un importante directivo ferroviario huido con miles de libras.
– La historia de Salomé: Un viajero vuelve a Venecia con la esperanza de encontrar a una bella mujer a la que conoció tiempo atrás. Su encuentro se produce en las lomas de un cementerio y esta le hace una peculiar petición.
– El paso Nuevo: Dos amigos se embarcan en una excursión por las montañas suizas cuando una extraña aparición
parece advertirles de que no continúen su camino.

Artemisa  Andy Weir

Jazz Bashara es una criminal… O al menos lo parece. La vida en Artemisa, la primera y única ciudad de la Luna, es difícil si no eres un turista adinerado o un multimillonario excéntrico. Así que hacer un poco de contrabando de lo más inofensivo no cuenta, ¿verdad? Sobre todo cuando hay que pagar deudas y tu trabajo como transportista apenas paga el alquiler.
De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida…

Novedad que nos trae B de books

MZ-8N8SGDamas oscuras . VV. AA.

Impedimenta nos trae esta antología tan jugosa de escritoras de terror victorianas que contará con 21 relatos.

Porque si hay algo que caracteriza a los victorianos es su maestría a la hora de contar cuentos de fantasmas: mansiones abandonadas, viajes en coches de caballos por páramos desolados, castillos en peligrosos acantilados, bellas mujeres sepulcrales, oscuras historias familiares en las que antepasados no acaban de irse del todo…
Un campo en el que muchas eminentes damas novelistas, especialistas en lo escalofriante, marcaron tendencia. Las veintiuna historias incluidas en este volumen abarcan el reinado de la reina Victoria y cuentan con aportaciones de autoras clásicas como Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell, Margaret Oliphant o Willa Cather, junto con otras no tan conocidas pero no por ello menos especialistas en lo tenebroso y lo sobrenatural. Ambientados en las montañas de Irlanda, en una villa mediterránea o en una tétrica mansión de Londres, estos relatos evidencian la fascinación victoriana por la muerte y por lo que había más allá, con atmósferas sugerentes, ingenio y mucho, mucho humor.

Portada

Cuentos victorianos de Navidad  VV. AA.

El extenso periodo victoriano fue, por diversas y variadas circunstancias, quien dio carta de naturaleza al “espíritu navideño” y consolidó buena parte de la imagen y el carácter que asociamos a estas festividades hoy en día. Fue, asimismo, la edad de oro del cuento de Navidad, del que dejaron muestras los más destacados autores de la época, siendo los de miedo y los de misterio los que gozaron de más aceptación. En esta recopilación antológica no falta, como es natural, Charles Dickens, y junto a los suyos se recogen también magníficos relatos de Anthony Trollope, Charlotte Riddell, Arthur Conan Doyle (uno de ellos protagonizado por Sherlock Holmes), Juliana Ewing y Wilkie Collins.

Alianza nos trae esta pequeña recopilación de clásicos y curiosidades que apunta maneras para hacerse un magnífico regalo cara a las fiestas.

La bella salvaje (El libro de la oscuridad #1) Phillip Pullman

Malcolm Polstead, un joven adolescente de once años, y su daimonion Asta viven con sus padres muy cerca de Oxford. Al otro lado del río Támesis (en el que Malcolm navega habitualmente utilizando su amada canoa, un bote con el nombre de La Bella Salvaje) está la abadía de Godstow, habitada por las monjas de la región. Malcolm descubrirá que ellas tienen un huésped muy especial, una niña con el nombre de Lyra Belacqua…

Con este libro Phillip Pullman vuelve al mundo de su famosísima serie “La materia oscura”, retomando en parte algunos personajes conocidos.  Y nos lo trae Roca Editorial

Una cabeza llena de fantasmas  Paul Tremblay

La apacible vida de los Barrett da un giro cuando su hija Marjorie, de catorce años, empieza a mostrar síntomas horribles de esquizofrenia que los médicos no consiguen mitigar. Muy pronto, la situación ha empeorado tanto que su descenso a la locura parece imparable.
Desesperado, el padre pide ayuda a un cura para practicar un exorcismo. Y es entonces cuando se produce una vuelta de tuerca: debido a sus problemas económicos, acepta la oferta de una productora de reality shows para grabarlo todo.
Quince años después, una escritora entrevista a la hermana pequeña de Marjorie. A medida que ella rememora la tragedia, va desgranándose una impactante historia que plantea interrogantes sobre la memoria y la realidad, los medios de comunicación, el poder de la ciencia y la religión, y la naturaleza misma del mal.

Nocturna edita esta novela que nos trae una interesante mezcla de terror, misterio y drama familiar.

 

Los poderes de la oscuridad  Cosmin Stircescu

Ediciones Arcanas edita esta novedad.

Joe Erskine es un reputado cazarrecompensas que surca el espacio a bordo de su nave, Erre, y ofrece sus servicios al mejor postor. Cuando una persona muy querida de su pasado le pide ayuda, no duda en viajar hasta el planeta Nirm. Lo que no sabe es el lío en el que está a punto de meterse, ni que se verá inmerso en una conspiración que pondrá en peligro su vida…

Intriga, naves espaciales, alienígenas y mucha acción. Todo eso y más encontrarás en las páginas de esta space opera.

La humanidad dividida  Joshn Scalzi

El teniente Harry Wilson tiene una misión imposible: ayudar a proteger la unión de las colonias humanas ante una terrible revelación. Conseguir la supervivencia de la Unión Colonial requerirá toda la astucia política y sutileza que sus diplomáticos sean capaces de reunir. En paralelo, Harry y sus chicos formarán un «Equipo B» encargado de enfrentarse a lo inesperado…

Este clasicazo de la ciencia ficción, quinta entrega de “la vieja guardia” nos la reedita  Minotauro

MZ-8N8SGWonder Woman: Warbringer. Leight Bardugo

Diana está destinada a convertirse en una de las heroínas más poderosas del planeta, pero para ello debe demostrar a su familia que es digna de ser una princesa Amazona.
Cuando por fin le llega la oportunidad de demostrarlo, Diana lo echa todo a perder para salvar a una simple humana: Alia Keralis.
Juntas, Diana y Alia se enfrentaran a todo un ejército de enemigos dispuestos a destruirlas. Porque Alia es humana, sí, pero no es una humana cualquiera. En su pasado se esconde la clave de la gran tragedia que está a punto de desencadenarse. Si quieren salvar sus mundos, deberán permanecer unidas y luchar con todas sus fuerzas para ganar la guerra que se avecina.

Montena nos trae esta obra, primera que nos llega de una serie de novelizaciones de clásicos de los comics revisionados por grandes autores de Young Adult.

El anacronópete Enrique Gaspar i Rimbau

Viajar al pasado ha sido uno de los temas más recurrentes en la literatura de ciencia-ficción. A pesar de que tradicionalmente se había creído que la novela La máquina del tiempo de H.G. Wells era la precursora de este subgénero, El anacronópete del escritor español Enrique Gaspar fue la auténtica pionera al describir por primera vez en la historia, un artilugio que permitía viajar a través del tiempo, lo hizo 8 años antes que Wells, en 1887. Para ello, Gaspar colaboró con Francesc Gómez Soler, el mejor ilustrador de la época. Ahora nos lo reedita Cazador de Rata.

La máquina del tiempo  H. G. Wells

Aunque sólo sea por la competencia, la editorial Sportula nos reedita también este mes la clásica novela de Wells que se considera la precursora de los viajes en el tiempo. Una edición preciosa, por cierto.

Ante el escepticismo de sus amigos, un científico de finales del siglo XIX logra descubrir las claves de la denominada «cuarta dimensión» (el Tiempo) y construye un vehículo que le permite viajar físicamente a través del mismo. Mientras tanto sus amigos se reúnen en su casa, pero en una ocasión el anfitrión no aparece. Luego de esperar un rato, sus amigos lo ven entrar en un estado calamitoso. Les cuenta la historia de cómo viajó a través del tiempo: con la intención de conocer el futuro de la humanidad se desplazó hasta el año 802.701

 

La orfíada  Victor Conde

El Gran Reino acaba de salir de una cruenta campaña. Sus victoriosos generales, como el indomable Hesión o el sádico Yaroslav, son llamados a la capital con sus ejércitos tras la dura contienda. Pero allí les esperan los oscuros juegos de poder de la corte y la amenaza creciente de una guerra total contra los países del sur, dominados por el mítico Kan Magnus.
Mientras los titánicos ejércitos de los Kanes hacen temblar la tierra en su avance para tomar la capital, Hesión parte en una búsqueda sagrada en compañía de su amada Eithne, una búsqueda que podría significar la renovación de la alianza con los antiguos Dioses y el resurgimiento de la magia en el mundo. Lo que Hesión desconoce es que él también es una marioneta en las intrigas palaciegas que están a punto de desatar una ola de sangre y odio en el Reino…

Bajo el sello de Plaza y Janés (o Fantascy, nunca estaré del todo segura) nos llega esta fantasía época basada en épocas míticas.

El faraón Pauline Gedge

Ningún otro período de la historia de Egipto ha causado tanta fascinación como el del reinado de Akhenatón, el faraón de la xviii dinastía cuyo impetuoso gobierno en el siglo XIV a. C. llevó a su pueblo al borde del desastre. Fue el primer monarca del Antiguo Egipto en proclamar su deidad e implantar el monoteísmo, y entabló una dura lucha contra la casta sacerdotal adoradora del dios Amón.
También pasan por las páginas de esta novela varios de los personajes más fascinantes de las tierras del Nilo: su mujer, la legendaria Nefertiti; su hijo, el misterioso Tutankhamón; su madre, la astuta emperatriz Tiy, y el impetuoso general Horemheb, comandante de todos los ejércitos.
Enmarcada en el fastuoso Palacio de los Reyes y Dioses, escena a escena, página a página, el Antiguo Egipto vuelve a la vida de forma magistral con el esplendor de la corte imperial, el implacable calor del desierto o la desgracia que cae sobre el país cuando el vivificador Nilo ofrece su inundación anual.
El faraón se inscribe en la mejor ficción histórica, con la épica de un líder, de una dinastía y de un pueblo que confrontan un destino glorioso y trágico.

Pamies nos trae esta novedad de histórica de la pluma de Gedge, siempre garantía de buena prosa.

 

Nueva madre Eugene Fisher

Partenogénesis Humana Contagiosa. Síndrome del Gameto Diploide. Lleva, al menos, cinco años sucediendo, sea cual sea el nombre que se le dé. Mujeres en edad fértil que corren el riesgo de quedar embarazadas de manera espontánea cada vez que ovulan. Mujeres que tienen hijas que, técnicamente, son clones de sí mismas. Algunos lo llaman epidemia, otros milagro, y hay quien se lleva las manos a la cabeza arguyendo que significará la extinción de los hombres. Tess Mendoza, periodista independiente, lleva mucho tiempo siguiendo la noticia, entrevistando a todos los que parecen tener algo que decir al respecto. ¿Es una enfermedad? ¿Es lícito considerar seres humanos a estas mujeres y a sus hijas? ¿Existe algún riesgo para su propio embarazo, fruto de un donante anónimo?

Novedad de Cerbero para noviembre, dentro de su colección Wyser y también su primera traducción, llevada a cabo por Arrate Hidalgo

 

Los hijos de la araña  J. G. Mesa

El gobierno de Ceausescu ha caído. Ha sido declarado culpable y ejecutado junto a su esposa tras un juicio sumario televisado. Y ahora todo el mundo tiene miedo, nadie confía en nadie, la fidelidad se paga con sangre. Y también la traición. Alin Sala, agente securitate, tiene una última misión. El expresidente le dio órdenes específicas: «si algo pasara alguna vez, la sacarás del país». Y ahora que todo se derrumba, parece lo único importante: encontrar a Tate, la hija secreta de Nicolae Ceausescu, en una institución psiquiátrica y sacarla de Rumanía enfrentándose a los monstruos y a los dioses

Otra novedad de Cerbero, esta vez en la colección Tíndalos (terror), con un autor que ya publicaron en Wyser a principios de año.

Mascaras Mortuorias Damian G. Ponce

¿Qué puedes hacer cuando el enemigo ya no es una invasión, ni una epidemia, sino tu propio planeta, que se extingue. Víctima de la desestabilización de su propio núcleo, que lo ha vuelto inhabitable, el planeta Aquila Prima está a punto de morir. En mitad de ríos de lava y columnas de azufre, Antares quiere encontrar la verdad sobre la muerte de su esposa. Es un vulpes, un investigador que se mueve como pez en el agua en mitad del detritus social y la decadencia de los barrios marginales. Su búsqueda es una cuenta atrás mientras todo se desploma. ¿Qué ocurrió con Tessera? ¿Qué secretos ocultan los archivos de su muerte? Su máscara mortuoria calla secretos que pueden acabar con Aquilenia.

Y el último bolsilibro de cerbero para Noviembre. También en la colección Wyser.

CloroFilia. Pocas nueces

Siguiendo con el monólogo de Cerbero…
Qué queréis que os diga, lo mio con esta editorial es puro coleccionismo.  Compré de golpe Clorofilia con 36 y Domorí, en plan “qué guay, leo autoras”.  No fue por nada, y no esperaba nada más que una historia

¿Quién es Kirmen? ¿Por qué el joven no se parece a sus padres, ni a su amigos, ni a ninguno de los habitantes del Claustro? En el exterior de las cúpulas que protegen a los últimos habitantes de la Tierra, una tormenta eterna y monstruosa se ceba con el planeta. Kirmen sigue cambiando y, mientras tanto, no deja de soñar con salir. Al exterior. A la tormenta. ¿Qué es Kirmen?

No esperaba nada más que una historia…. pero a duras penas puede decir que la encontré. El desarrollo de Clorofilia es  extraño. Y su final es simplemente absurdo. Hermoso. Oh, si. Creo que se trata exactamente de eso, de generar imágenes retorcidamente bonitas y de alto impacto, pero sin mensaje.

Y es que el libro pasa constantemente por al lado de temas diversos: sobrevuela el bullying, el intrusismo emocional y físico del estamento médico, el descubrimiento sexual, la otroridad… e incluso su tema principal, que es la búsqueda de la propia identidad (un clasicazo entre los temas, especialmente en libros protagonizados por personajes jóvenes) queda absolutamente desdibujado. Porque Kirmen puede preguntarse quién o qué es… pero lo sabe muy bien: es un experimento, basado en un humano elegido porque era el único disponible. Y ya está. ¿Es rechazado? Si. Y sabe bien por qué. Extremadamente bien, dado que valora todas las pequeñas partes de ese rechazo por separado con una visión preclara. Todo esto aderezado con amplias lagunas de información y cebandose en pequeños detalles sin mayor relevancia que, posiblemente, busca en exclusiva por la “transgresión” y el morbo y, en algunos casos, lo hace rozando lo pueril.

Suena triste, pero a esta novela se la come su prólogo. Especialmente su primera frase.  ¿Sabéis que una de las recomendaciones de todos los talleres de escritura es que se empiece por algo que enganche al lector? Pues aquí tenéis un ejemplo perfecto de lo que pasa cuando la táctica falla. El prólogo hace esperar más. Mucho más.  Y luego se corta, pasa a otro tiempo sin solución de continuidad. Tienes que creerte que el único personaje que comparten desarrollo y prólogo sigue siendo el mismo, aunque no se parece en nada.  Si ha cambiado tanto, ¿por qué no pararse en desenterrar los motivos? Sin esto, queda un poco incoherente. Partes separadas de historias sin relación.

Como experiencia de lectura… se deja leer. Como ya digo, su prologo es demasiado intenso para lo que viene después y el final intenta ser muy impactante. Con la característica de ser un libro corto, no da esa tentación de mirar continuamente la página por la que vas para calcular lo que queda, pero tampoco esa una experiencia inmersiva.

Recomendado para: Gente que busque imágenes de impacto  sobre todo lo demás, amantes de una prosa preciosista pero no recargada.
Abstenerse: gente que busque historias y mensajes, lineas de pensamiento y ese tipo de cosas que a veces trae consigo el arte.

Título: CloroFilia
Autor: Cristina Jurado
Año de Edición: 2017
Editorial: Cerbero

Los príncipes de madera. Piedra y metal.

Los príncipes de madera es el tercer libro de la colección Wyser de Cerbero, ya sabéis, de los que salieron a principios de año. Lo compré porque… había una referencia clara a la música clásica en él. Menuda razón tonta, ¿no?

El príncipe de madera, de Bartók, contiene en sus compases una bomba de relojería. Al menos así lo siente el grupo de David, los cerebritos de Collins, un grupo de ocho jóvenes que se preparan para convertirse en ingenieros y ser enviados a la luna de Agarttha, donde dirigirán la extracción de una valiosa materia prima llamada Jebo. En aquel apartado lugar, sus pensamientos volverán una y otra vez sobre quiénes son y cuál es su verdadero cometido en la vida, como si recorrieran a cada paso el extraño solo de xilófono de la mítica pieza. Los problemas que se cruzarán en su camino acabarán por enfrentarlos con su verdadera naturaleza, con su yo más íntimo, en un vertiginoso in crescendo de acontecimientos.

Reconozco que entre la música llamada clásica, yo prefiero quedarme estancada en el siglo XIX porque entiendo el siglo XX como un momento de innovación y búsqueda en la que el preciosismo queda supeditado a una expresividad abstracta y llena de contrastes. La obra de Bartók me encanta en tanto a narrativa pero me desagrada musicalmente. Y esta novela se ha construido con un cierto paralelismo al ballet.

De hecho tenemos una obra en tres partes: la escuela, la mina y la coda. La escuela simplemente plantea el germen de lo posterior. Cómo es el grupo, cómo son las personas a su alrededor y cómo se enfrentan a ellos. Los Cerebritos comienzan a cambiar ya en la escuela, comienzan a ser un poco más humanos a través de la música de Bartók, que está fuera de los esquemas tradicionales. A partir de aquí cada miembro del grupo desarrollará sus propios pensamientos y teorías mientras hacen lo que el mundo desea que hagan.
El problema está en que algunos descubren cosas para las que no están preparados. La vida, el amor, realidades que están fuera de sus cálculos porque no han sido descubiertas antes… Las sorpresas que depara el destino en Agarttha.

Debo decir que encontré la parte de la mina algo caótica y poco consolidada, tras pasar por la parte de la escuela que tenía su encanto (aunque me pasé el rato rezando porque nadie se subiera a una mesa para gritar ¡oh, capitan, mi capitan!) para después cerrar en la coda con plot twists que estaban demasiado preparados y por tanto, eran poco sorprendentes.  De hecho, no estoy siquiera segura que la coda aporte nada además de una explicación extensa sobre todo lo anterior, la necesidad de confirmar lo que ya sabíamos. La sensación es de una obra fragmentada, dibujada con un trazo distinto en cada parte. Interesante en algunos puntos, indudablemente. Pero no desarrollada en todo su potencial.

¿Una mala lectura? No, en absoluto. Pero posiblemente una historia que funcionaría mejor en otro medio más audiovisual del mismo modo que el ballet de Bartók funciona mejor en una representación que en un concierto.

Recomendado para: newbies en las temáticas de la ciencia-ficción clásica para los que esto sea un descubrimiento, rebeldes en busca de causa 
Abstenerse: vieja guardia, músicos que se mueven en el clasicismo y el barroco, minimalistas.

Título: Los príncipes de madera
Autor: Daniel Pérez Navarro
Año de edición: 2017
Editorial: Cerbero

Yabarí. En el tiempo fijado.

Seré sincera, cogí Yabarí con ilusión pero con miedo. Con ilusión porque tenía ganas de leer ficción de Lola Robles. Miedo porque había oido comentarios de este libro que le decían todo menos bonito. Y ni tanto ni tan calvo.
Yabarí es una novela corta de ciencia ficción que hace el número dos de la colección Wyser en Cerbero.

¿Qué son esas enormes zonas blancas que parecen extenderse por toda la selva del planeta Yabarí? ¿Son ciertos los rumores que apuntan al maltrato a los nativos y la violación sistemática de los Derechos Humanos Universales? Muriel Johansdóttir llega a Yabarí dispuesta a desvelar la verdad sobre lo que está ocurriendo con las empresas explotadoras que están deforestando la inmensa jungla. El camino que ha de emprender la periodista la enfrentará a nuevos interrogantes mientras se esfuerza por sobrevivir a una escalada de peligrosos descubrimientos.

Como supondréis, Yabarí es una novela centrada en el impacto ecológico sobre los ambientes desconocidos. También habla de seres humanos y sus relaciones, por supuesto. Pero su mensaje es claro: no toquemos lo que no hemos de tocar. No toquemos el entorno, no destruyamos culturas, no sometamos a los pueblos naturales a nuestro capricho. No seamos colonialistas, vamos. Y eso es muy difícil para el europeo medio. Y al parecer, para el ciudadano de la galaxia medio también.

Muriel llega a Yabarí y lo primero que hace antes de pisar tierra es preguntar por unas manchas blancas en el paisaje. No tienen nada que ver sobre lo que quería investigar, pero están ahí y pronto se verá que son importantes.  En un mundo que está siendo explotado por sus recursos naturales, con pocos obreros que quieren ganar lo máximo en el menor tiempo posible (y el servicio mínimo exigible por estos: restauradores, trabajadoras del sexo…) y la figura predominante del responsable de una megacorporación a medio camino entre el político y el mafioso, investigar no es cosa fácil. Menos si la investigación puede llevar pruebas a la tierra de malas práxis. Muriel será perseguida por demasiadas cosas, por intereses, por asesinos a sueldo, por la naturaleza voraz e incluso por sus propios recuerdos.

Si hay algo que me gustó de Yabarí es que es lo que me esperaba… un moderno intento de buen pulp. Y me lo esperaba porque cuando lo compré la editorial se vendía a sí misma con este gancho: “queremos recuperar el espíritu de los bolsilibros” Yabarí tiene algo de ese espíritu. Ese algo en la aventura que se lleva por delante algunas reflexiones o detalles de la narrativa. Esos héroes que no lo son del todo, que están atrapados y envueltos en cosas grandes… Por eso lo disfruté.

Estuve tentada de sentirme defraudada, como muchos, por el punto en que la historia acaba. Sin embargo, si lo piensas detenidamente, el cierre es perfecto. Empieza con Muriel llegando a Yabarí, termina con Muriel dejando Yabarí. Todo lo demás que pueda pasar necesita años para ocurrir, y la novela te lo comenta varias veces. Sí, da un poco la sensación de que te han negado el clímax. Pero es una negación lógica.

Toda la novela es muy lógica, todo tiene sentido en ella, todo está conectado… Y sí, hay detalles que me gustan mucho (incluyendo la corporalidad, el orin, la menstuación) y detalles que no me gustan nada (las escenas en el recuerdo sobre el padre de Muriel. Alerta de sensibilidad por agresión sexual), pero en ningún caso me parecen gratuitos, si no que responden a la necesidad de mostrar una u otra faceta del carácter de la protagonista.

Recomendado para: nostalgicos del pulp y concienciados con las causas mayores y poco apoyadas de esta sociedad nuestra: ecología, feminismo, anticapitalismo…
Abstenerse: Gente que quiere narraciones sencillas sin tener que pensar y todos los puntos explicados hasta llegar a un final sin espacio para más conflicto.

Titulo: Yabarí
Autor: Lola Robles
Año de publicación: 2017
Editorial: Cerbero

Sobre el Hopepunk

La polémica de esta semana es el hopepunk. ¿No lo has oido? El “género literario” de moda, la etiqueta nueva y especial de la esperanza… Voy a reconocer una cosa: Estoy en contra del hopepunk como género literario. Y tengo mis dudas como concepto. Os explicaré por qué yendo a la fuente (o en este caso a la traducción de la fuente que hizo Laura Morán en este post, porque mi inglés es muy mierdoso y me fío de ella).

El texto comienza así:

La esencia del grimdark es que todo el mundo es, inherentemente, bastante mala persona, y hace cosas malas; y es horrible y descorazonador y cínico. Es mirar a la naturaleza humana y pensar: “el vaso está medio vacío”.

 

“Best Served Cold” by Raymond Swanland

Empiezo a estar en desacuerdo ya desde aquí. El grimdark es un subgénero reaccionario. ¿Se basa en que la gente es mala?

No, se basa en que la gente es humana. Y sobre todo, que los héroes son realmente raros.
Grimdark nace de una fantasía épica muy polarizada, donde hay claros buenos y malos. La batalla es bien contra mal. Sin medias tintas. En todo caso la lucha interna del bien contra su propia corrupción. Donde la fortuna sonríe al héroe, que puede no ser perfecto… pero casi.
El grimdark nos dice que la gente es sólo gente. Que no hay héroes perfectos y que cada cual hace lo que decide en cada momento. ¿la gente es cobarde y egoista? Si, por regla general. Pero incluso esa gente cobarde y egoista encuentra el motor para luchar por lo que cree.

Aparte queda el tema de que haya personas que crean que entornos más “amables” que el Grimdark son infantiloides e inferiores. Bien, yo aconsejo a esas personas que lean más. Mucho más. Géneros adultos e infantiles. Y cuando tengan material suficiente me expliquen por qué consideran que “adulto” es superior a “infantil/juvenil” y por qué la dureza de una historia tiene que basarse en la casquería y no en la reflexión.
Es un reto. Me encantará recibir mails de respuesta.

Pero sigamos:

El hopepunk dice: “No, no lo acepto. Que te den: el vaso está medio lleno”. SÍ, somos una mezcla desastrosa de bueno y malo, defectos y virtudes. Todos hemos sido mezquinos y ruines y crueles, pero (y esta es la parte importante) también hemos sido dulces, e indulgentes, y BUENOS. El hopepunk dice que la bondad y la dulzura no son un sinónimo de debilidad, y que en este mundo de un cinismo y nihilismo brutal, ser bueno es un acto político. Un acto de rebelión.

Decir que la bondad es un acto de rebelión es pasarse un poquito. Nuestro stablishment es buenista. Se vende como bueno y espera que la sociedad reaccione como “buena”. Sin extremismos. Luchar, sí… siempre que no conlleve más que una gente en la calle un día a la que poder disolver con gases lacrimógenos si hace falta.

La bondad es, además, una cuestión de perspectiva. Nadie es malo por ser malo. Aquellos sin capacidad moral (como los psicópatas) tienen su propio orden. Y aquellos que hacen cosas malas por un motivo se ven a sí mismos legitimados para ello y, por lo tanto, son buenos según su propio prisma.

Podemos poner el caso de un terrorista. Mata a un inocente o a varios para inducir el miedo y así apoyar su causa. O por represalias de algún tipo. Si no se viera legitimado por sus creencias y su entorno, no lo haría.
Un soladado de la alemania nazi sería un caso similar. Sus creencias, su país, sus ordenes le impelen a hacer cosas malas (porque el holocausto fue malo). Y mientras está en ello considera que está haciendo lo mejor para el mundo y para su país.
¿Acaso un supremacista blanco no cree que lo que hace y dice es bueno y que lucha para que el mundo sea mejor? Si, lo hace. Aunque a nosotros nos parezca absolutamente aberrante.

Ser bueno no es un acto político. Ser bueno es algo condicionado por la política.
Y además, puede ser un acto egoista, y nihilista. Porque sí, hay un nihilismo positivo que mira hacia las infinitas posibilidades a través de la negación del dogma. Nihilismo no significa destrucción, depresión y pesimismo.

El hopepunk dice que preocuparte por algo, cualquier cosa, de manera genuina y sincera requiere valor y fuerza. El hopepunk no versa sobre la sumisión o la aceptación: trata de alzarse y luchar por lo que crees. Trata de alzar la voz por otras personas. Trata de EXIGIR un mundo mejor, más amable, y de creer de corazón que podemos conseguirlo si nos cuidamos los unos a los otros tanto como nos sea humanamente posible, con cada gota de poder que reside en nuestros pequeños corazones.
Ir a manifestaciones políticas es hopepunk. Llamar la atención a tus políticos es hopepunk. Pero llorar también es hopepunk, porque llorar es un signo de que aún tienes sentimientos, y los sentimientos nos permiten saber que estamos vivos. El 1% no quiere que tengas sentimientos, solo quieren que te resignes. Resignarse no es hopepunk.

Y…. me parece perfecto. No te resignes, lucha por lo que crees… Muy bien. Un discurso genial. El mismo que tenemos desde… siempre.
¿Por qué esto es nuevo, revolucionario y especial? Y, sobre todo…. es un discurso para la vida. ¿Qué tiene que ver con la literatura?

Nirvana. Grunge 200% Ya no somos Cobain

Las personas no nos resignamos sin más desde la generación X y el grunge. Esa fue nuestra última etapa realmente pesimista, donde creiamos que no había nada que hacer. Pero la gente que está ahora con el hopepunk no son Generación X, los cuales por cierto, son ahora mismo mucho más optimistas de lo que fueron entonces. Ahora los que guerrean so(mos)n millenials y xennials. No, nos somos esa generación resignada y pesimista aplastada por el consumismo y la competitividad feroz e individual de los 80.

No future, decía el grunge, tomado como un extremo apático del egoismo. No future, dijeron antes que ellos los punks. Y lo tomaron como un reto. Y los millenials dijeron que si no hay un futuro, pues habrá que irlo viendo.
No, no somos la generación X. Somos mucho más fluidos, más adaptables y más conscientes de la posibilidad de un cambio. Tal vez porque vivimos en el cambio y porque hemos vivido (estamos viviendo) ya una crisis económica. No vamos a volver al grunge, porque nuestro entorno nos obliga a luchar.

¡Ejemplos! Podría decirse que “El cuento de la criada” es hopepunk. Es oscuro y da miedo, y a primera vista parece grimdark porque es una distopía… pero joder si lucha. Esa es la clave, justo ahí. Ella lucha todos los días, porque no permitirá que le roben el significado a su vida. Sobrevive por cabezonaría con la esperanza de que un día pueda vivirde nuevo. “No permitas que los hijos de puta te reduzcan a polvo” es uno de los pilares centrales del hopepunk, junto a “El arco del universo moral es grande, pero tiende hacia la justicia”.

Jesús y Gandhi y Martin Luther King y Robin Hobb y John Lennon son hopepunk.

Personalmente no creo que la literatura pueda ser algo sólo porque hay una lucha y tal vez una esperanza.
Mas que nada porque la literatura se basa en eso: en el conflicto y su resolución.

No creo que el cuento de la criada sea mucho más esperanzador que, por ejemplo, 1984. Ambos son textos escritos a modo de advertencia. Mirad este camino que llevamos. Abramos los ojos antes de que sea tarde y estemos así de jodidos. Demos la vuelta ahora, no esperemos a que nuestras posibilidades sean mínimas. Eso dicen los dos libros. Dos libros sobre resistencia ante un mundo muy perverso, cada uno a su manera.
¡Pero 1984 acaba fatal! Direis. Si, lo hace. Porque es una advertencia, y si pudiera salir bien el mensaje perdería fuerza.

En general, la literatura es positivista. Los héroes ganan. Hay equilibrio. La luz sobre la oscuridad. Justicia. Y si, en general, es bueno y necesario. Este positivismo ayuda a la psique, le da herramientas para seguir adelante e incluso le da un punto de escapismo. Pero seamos sinceros, el escapismo no puede serlo todo si estamos hablando de que hopepunk sirve a la justicia del mundo. ¿Necesitamos poder creer en el heroismo propio y ajeno? Si, lo necesitamos. Y la literatura puede ayudar a eso. Pero el grimdark no te quita la opción… porque en grimdark no hay héroes, pero cualquiera puede tener un pequeño momento heroico aunque sea por accidente. Por lo demás, el artículo no nos ha dado ni media pista sobre qué define al hopepunk como género literario. Quizás porque no hay una base para ello, simplemente es un reclamo para hablar de filosofía. Quizás.

Y termina:

Recuerda: el hopepunk no trata sobre la perfección moral. No trata de ser tan puro y tan inocente como la nieve recién caída. Te ensucias cuando peleas. Cometes errores. A veces eres un poco capullo. Quizás incluso eres un capullo al 50%. Pero el vaso está medio lleno, no medio vacío. Te levantas y sigues luchando, preocupándote e intentado hacer del mundo un lugar ligeramente mejor para la gente que te rodea. Cometes errores. Es un proceso. Puedes pedir y ganar el perdón. Y amas, y amas, y amas.

Y aquí tengo el problema de que yo veo el vaso lleno del todo. Mitad de agua, mitad de aire. Lleno. La vida es como es, completa, holística. Lo cual significa que uno puede ser egoista, nihilista, optimista o lo que desee, y todo ello estará bien. Al final, como seres humanos, intentaremos mejorar del modo que sepamos, e intentaremos que sea poco costoso y agradable.
Y sí, cometemos errores. Y nos comemos nuestras consecuencias y, en ocasiones, las del vecino. Y seguimos adelante porque somos fuerzas vivas y como tales no podemos ser parados. Pero… ¿esto es esperanza, optimismo, hopepunk o solamente resiliencia propia?

Antiguas entradas Recientes entradas

© 2017 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑