Danza de Letras

Al son de las palabras

La madriguera del conejo. God Bless this Randomness

Conozco a Laura López Alfranca. La conozco un poquito. Le tengo un cariño enorme, más o menos el que se merece. Es un amor. Es un personaje. Es un maravilloso ser humano. Tenía en mente leer algo suyo más allá de algún cuento disperso en esta o aquella antología. Pensaba que lo primero que caería sería su novela de terror, “La otra cara del espejo”… pero se me cruzó este libro y no me supe resistir.

Cientos de historias recorren los mares, pero ninguna tan peculiar como la que cuentan unos marineros sobre unos torbellinos capaces de trasladarte a otros mundos y otras épocas.
Wendy Darling sabe que son algo más que leyendas. Las “madrigueras de conejo” son reales porque ella estuvo atrapada en el mismo infierno debido a una de ellas. Ahora, Wendy, que capitanea el barco pirata Jolly Roger junto a su compañero James, busca una madriguera específica con la que arreglar lo sucedido… aunque el precio pueda poner en riesgo todo por lo que ha luchado hasta ahora.
Con la ayuda de su pintoresca tripulación, Wendy viajará desde las entrañas de la Gran Muralla hasta los océanos del infinito para llegar a donde ningún otro pirata ha soñado jamás.

Con la portada y la sinopsis uno diría que está ante un retelling bastardo de Alicia y Peter Pan. Diría. Y bueno, si, tiene algo de ambos. Pero además tiene referentes diversos a tantas obras tanto clásicas como modernas que casi dan ganas de considerar sencillamente que Laura tiene un imaginario variopinto alimentado de un amplio espectro dentro de la cultura pop.

El resultado no es lo una esperaría, pero es entretenido. Una mezcla de aventuras, acción y novela de personajes con toques de esoterismo loco, mitología variada y steampunk; llena de personajes que no son lo que parecen y alguno que otro que es exactamente lo que parece. Mezcla perfectamente fantasía clásica y onírica con conceptos de ciencia ficción. Y ships, muchos ships.  En general es un tótum revolútum magnífico.  Si, da la sensación de que la historia se ha escrito sobre decisiones aleatorias… Al menos hasta el momento que todo encaja de un modo u otro y te hace reír con el chasquido de ese engranaje narrativo. Así que God bless this randomness. Y que no pare.

La narración comienza directamente en medio de una batalla, con personajes ya completos, llenos de pasado, traumas, fobias… Esto puede resultar un poco desconcertante, pero prometo que todo se va deshilando con el tiempo. Tened paciencia.

Como experiencia de lectura, es un buen libro. Ya he dicho que es entretenido, se lee muy rápido y deja una gran sensación. La lástima es que, en el enorme despliegue de imaginación que supone el texto, hay algunos elementos que están subexplotados. Si sumamos a esto que el final es completamente abierto, el comentario más generalizado de los lectores (al que me sumo) es: “¿dónde está la segunda parte?” Espero que en camino.

Recomendado para: Curiosos, amantes de adelantarse y hacer cábalas aunque luego resulten estar equivocados, enamorados de las historias clásicas infanto-juveniles y el olor a humo y vapor.
Abstenerse: Gente que necesite saber exactamente qué está pasando en todo momento y odie las sorpresas. Cualquiera que no disfrute con la aparición de personajes conocidos en nuevas versiones. 

Título: La madriguera del conejo
Autor: Laura López Alfranca
Año de edición: 2018
Editorial: Café con Leche

La noche de Walpurgis. Cambios de ciclo

Tal y como he titulado esta reseña, parece que voy a hacer una entrada en un blog pagano. Pero no. Por más que me apasionen las fiestas solares, en este caso voy a comentar el último libro de la trilogía de Coraterra, una fantasía oscura y desesperanzada.

Lo he visto todo antes de que suceda, porque ese fue el don que se me concedió.
Sé que el mundo se encarroñará, se marchitará como se marchitan las flores con las primeras heladas del invierno. Y no erraré.
Os creeréis dueños de un mundo que ni siquiera os pertenece, una tierra que vosotros mismos corromperéis con vuestros delirios de poder.
Crearéis un mundo injusto. Injusto para los justos. Injusto para los buenos. Injusto para los pobres.
Injusto para las mujeres y, a veces, también para los hombres. Injusto para las futuras generaciones.
Injusto para los demás seres que lo habitan. 
Si supierais que las injusticias solo traen odio y que nadie está a salvo de él…
Ni ricos ni pobres. Ni buenos ni malos. Ni mujeres ni hombres. Todos sucumbirán al odio y todos se pudrirán.
Y entonces, en La Noche de Walpurgis, solo uno podrá purificar el mundo.
Esta es la profecía de la dragona Sirona Ojo de Marfil. Un profecía que está a punto de cumplirse.

Me guste o no, tengo que empezar esta reseña con trigger warnings, advertencias de sensibilidad. Así, que ojo. Trigger warning de violencia extrema (gore). Trigger warning de sexo explicito. Trigger warning de violencia sexual. No me digáis que no he avisado.

La Noche de Walpurgis es la historia de Than, un joven ladrón criado en las calles de una de las ciudades más importantes del reino de Terranova. Joven pero habilidoso, el muchacho sólo tiene dos cosas en el mundo: una incipiente reputación en los barrios bajos como empleado confiable, bajo el nombre de Silencio, y a su amiga Alea, una prostituta que ha crecido en las calles como él.  Pero eso cambia cuando su camino se cruza con el de Sibila el vidente, un anciano druida negro.

Si habéis leido el resto de la saga sabéis perfectamente quién es Sibila, de dónde viene Than, cuáles son los pecados de la reina Eliae…  Aquellos que no lo sabéis, seréis informados a lo largo del libro, así que no tenéis que preocuparos pues se puede leer de forma independiente.  Desde aquí os digo sin embargo que Than es el elegido, el niño de la profecía, un ser humano único porque es el único brujo de Terranova y, exceptuando a Sibila quien es el último druida, el único varón con afinidad con la magia del territorio. Than es hábil, es poderoso, es empático y compasivo, tiene una actitud se aprendizaje y sabiduría… Than es un héroe que no se considera tal. Than está ahí ahí de la perfección.

Pero hablemos de Terranova. Terranova, el nuevo reino que instauró la reina Eliae hace dieciocho años, tras arrasar con los otros reyes, unificando el continente bajo su estandarte y renombrándolo… es un mal lugar para vivir.  Es un lugar lleno de desigualdad, donde cada uno se ceba con aquel que tiene debajo. Malos tratos, violencia, pobreza… y también machismo (muchísimo), clasismo y despotismo generalizado. De hecho sorprende que haya un puñado de Altas Señoras, además de la reina, teniendo en cuenta la enormidad de machismo social y la preponderancia de la mirada masculina en el libro sobre los personajes femeninos.  Y aunque hablan las brujas mucho tiempo, diciéndonos que obviamente lo que ocurre no es deseable por muy normalizado que esté, la sensación general es de profunda conciencia de superioridad masculina.

Hablemos pues, de las brujas. Un buen puñado de personajes femeninos fuertes, poderosos  y extraordinariamente longevos que representan y encarnan… los siete pecados capitales del cristianismo.  Aunque ellas aceptan que los pecados no son tales, y que no hay negatividad en lo que son, el transfondo cultural está ahí. Eso además de asumir que no son mujeres normales. La cuestión es que de todas ellas, sólo tienen un peso real dos y media. Dos: la soberbia, que es la mente y la guía de todo el grupo y la misión…. y la lujuria, que es… bueno, es la lujuria y ocupa muchas muchas líneas de texto. Las demás podrían no estar y no pasaría mucho. Envidia y pereza especialmente son alivios cómicos. Y en el caso de envidia, la considero mi “medio” porque es por ella que se introduce a Neko, el acompañante animal de este héroe como lo han tenido todos los protagonistas de esta saga.  En la mayor parte de los casos, especialmente en aquellas que están menos tiempo en el primer plano, se limitan a ser una burda expresión de su cargo, sin sutilezas.
Todas ellas deberían haber tenido una capacidad similar a la de lujuria: someter a los humanos a su alrededor a su pecado a través de un aura. Habría sido divertido. Habría sido interesante… Ninguna puede hacerlo. Supongo que sólo interesaba en el caso de la lujuria. Una lástima.

Una mención por haber introducido las palabras de magia nórdica seid y galdr en este libro. Bien introducido… aunque para mi gusto, mal contexto. Estas hablando de un mundo medievalizante en el que nada cultural indica nordismo. Había druidas, lo cual es celtico… y hablan con términos nórdicos. Yo no lo habría hecho. Pero claro, probablemente sea yo la única que se fije en algo así.

Cuando leía el anterior libro ya le pregunté a Ismael la razón de tanta violencia sexual. Me explicó que quería que transcendiera la sensación de que Terranova era un lugar asqueroso. Y bueno, lo hace. Terranova es asquerosa: Coraterra era asquerosa y Eliae no la mejoró como pretendía. Y la moraleja que se desprende de esto es que lo realmente asqueroso es el ser humano. Es por eso que esta fantasía es desesperanzada y desesperanzadora. Los libros de Coraterra acaban mal. Y eso que, dentro de las posibilidades, este es positivo.

¿Es un libro ténicamente perfecto? No, no lo es. Tiene varias erratas, y además es, en algunas partes, realmente repetitivo. Me hubiera gustado estar a tiempo para pulir y dar esplendor, porque lo necesitaría y lo merece.

Y sin embargo… Sin embargo es un libro que se deja leer. Una vez superas lo incomodo que es el mundo que plantea, y lo apegado a lo clásico de su historia, se convierte en una lectura entretenida.

Recomendado para: Amantes de la épica y la fantasía oscura, clasicotes de la fantasía
Abstenerse:  cualquiera que sienta dudas al ver los trigger warnings.

Título: La noche de Walpurgis (Coraterra #3)
Autor: Ismael Contreras Carmona
Año de publicación: 2018
Editorial: Nazarí

Los liberati: el principio, el apocalipsis está aquí

Esta obra es más o menos mi estilo sin serlo. Lo sospeché en el mismo momento en que la autora me ofreció la oportunidad de hacer esta reseña. Me convenció el hecho de que Whitejoker Mason le avalara, dado que la narrativa de este autor me impactó muchísimo en su día. Esperaba una narrativa similar. No es lo que encontré, y más adelante veremos qué escondía este libro.

“Me duele la tierra clavada en mi cuerpo, las aristas, las piedras filosas, pero lo peor es la sensación de ser aplastado como un bicho rastrero por el mismo aire. Afuera del encierro empieza a clarear. El olor de rocío y tierra mojada me evoca recuerdos hermosos…Despierto angustiado en la cama del hospital. Parece ser de noche. Estoy mareado. No me duele nada. Mi brazo está en un cabestrillo, colgando con poleas. Mis dos piernas están enyesadas, y tengo una especie de corsé inmovilizando mi torso. Sólo tengo libre el brazo izquierdo. Empiezo a recordar… ” . Todo lo que sabíamos estaba equivocado, sólo unos pocos conocían la verdad. Eso NO los salvará…

Así comienza Los liberati: el principio, un título que no miente: es la primera parte de una saga. De hecho, es una de esas primeras partes donde lo que consigues es que te pongan en antecedentes y te presenten a los personajes, sin lugar a resolución alguna. Paciencia con eso.

Diré que la estructura es singular: salta de personaje en personaje y en el tiempo para ir componiendo el cuadro de lo que ha pasado en el mundo. Al principio juega con la idea de que el mundo postapocalíptico sea una ilusión, pero es  algo que se desvanece rápido y sin contemplaciones. El mundo postapocalíptico es real. No sabemos cómo ha ocurrido, pero vamos poco a poco dándonos cuenta de que es terriblemente peligroso y de que había alguien que sabía lo que estaba por venir… Vamos algunos de los esfuerzos de ese alguien por prevenir al mundo, con todo lo que ello le conlleva a nivel individual y social.

Todo esto es bueno. La historia es buena. ¿Cuál es el problema? La narrativa está plagada de información repetitiva y repetida, cosas que ya se saben y se machacan una y otra vez. Y no es un tema, marcando una cierta obsesión de un personaje o por una mera cuestión de transmisión (la repetición del concepto como forma de generar una sensación de ciclo sin salida). Da la sensación de que la autora ha escrito el libro y lo ha publicado sin corregir más que la parte ortotipográfica. Que no ha tenido betas, o al menos no betas exhaustivos. Y es una pena, porque así el libro no es todo lo bueno que podría. Hay bases, hay ideas, hay originalidad… pero se pierde en una narrativa repetitiva.

No dejemos la aventura como la única virtud del libro. Esta obra habla de relaciones humanas, amorosas y de poder, de la excesiva presión de la humanidad sobre el planeta, de nuestros errores como seres egoistas que somos y nuestra futilidad frente a lo que ni siquiera consideramos pero es más grande que nosotros.

Recomendado para: Gente con paciencia para la repetición y una narrativa con ganas de pulido  y barniz que quiera aventuras y reflexión somera todo en uno.
Abstenerse: Gente que quiera un “producto completo”. El libro no está maduro, lamentablemente.

Título: Los liberati: el principio (Liberati #1)
Autor: Yamile Vaena
Fecha de publicación: 2017
Editorial: Autoeditato

Manual de pérdidas. De lo que se va poco a poco

Soy perfectamente consciente de que este libro no es el tipo de libro que suelo reseñar. Yo doy vueltas alrededor de lo que se llama “el género”, al menos en los círculos del propio género. Rara vez salgo de él para reseñar. En este caso, el autor me pidió mi opinión muy a sabiendas de que estaba haciendo una excepción. Espero que no se arrepienta.

Antes de empezar, diré que esta novela ha sido premiada con el premio Pancho Guerra de literatura. Eso querrá decir algo.

En “Manual de pérdidas” se cuenta el último acto bibliófilo de un profesor de Historia jubilado consciente de que va a perder cuanto ha leído por culpa del alzhéimer: un itinerario de gratitud por diversos lugares con destino en todos aquellos que en un momento de su vida le regalaron un libro. El propósito es devolver el objeto, lo que revierte su función primigenia: si con el regalo quien da logra que su recuerdo habite en quien lo recibe; con la devolución, el proceso se invierte ahora el dador pasa a ser quien fue receptor y el recuerdo sigue el mismo trayecto.

Vista la sinopsis os tengo que ser sincera: decidí leer esta novela porque en ella había libros. Sí, soy plenamente consciente de que no todos los personajes bibliófilos me caen bien. De hecho muy pocos lo hacen, y esta no es una excepción. El protagonista no me cae nada bien. Es un ser obseso por sus libros, por lo que quisieron decir y fueron para él. Es una persona que vive de recuerdo porque no ha sido capaz de construir mucho más que aquellos recuerdos de otros. Por eso su drama al enfrentarse a una enfermedad que borra recuerdos es tan acuciante para él.  Pero en ese acumular libros y recuerdos, se ha olvidado completamente de todos los demás seres que pululan por su vida: los abandona a su suerte, deja que se alejen, los deja con terceros y no se percata cuando hay problemas (y serios problemas). A sus hijos los ha tratado muy mal toda su vida, en una mezcla del “no saber hacerlo mejor” y el “niño, no molestes”. Igual por eso da menos pena de la que podría.

El libro es pausado, de narrativa preciosista que en algunos momentos puede llegar a pecar de ampulosa. Sin embargo retrata magníficamente el lento deterioro del alzheimer, la pérdida de la humanidad misma del enfermo y con él, la de sus allegados más cercanos. El periplo familiar y vital, desde la actualidad hasta el principio de la vida en un pueblo que fuerzas naturales incontrolables y ominosas han obligado a abandonar, es una metáfora perfecta construida y apuntalada por otras metáforas menores. Al final, no tenemos un libro sobre libros, si no sobre personas y aquellas cosas que con el tiempo acaban lamentando haber perdido o haber dejado.

No es el libro fácil de leer o de rápida fascinación que suelo recomendar, pero puede ser interesante para aquellos que quieran acercarse a la enfermedad.

Trigger warning: este libro contiene una serie de referencias a la pedofilia que, personalmente, creo que podrían haberse ahorrado.

Recomendado para: amantes de la novela contemporanea, realista, triste y algo desesperada, gente que desee una visión veraz sobre el mal de alzheimer
Abstenerse: gente con demasiado contacto con el alzheimer y demencias (porque duele), sensibles al trigger warning de arriba, gente que quiera lecturas amenas y felices.

Título: Manual de pérdidas
Autor: Javier Sanchez García
Año de edición: 2017
Editorial: Mercurio Editorial

Lecturas conjuntas – Marzo

Un mes más os traigo lecturas conjuntas interesantes, en espera de que os unáis a alguna.

 

  Este mes en Las Hijas de Mary Wollstonecraft se entretendrá con Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes de Elena Favili y Francesca Cavallo.

 

 El grupo Goodreads #LeoAutorasFantásticas está leyendo La cámara sangrienta de Ángela Carter. Magnífico y hermoso terror feminista inspirado en la leyenda de Barbazul.

 

  Durante marzo y abril en el grupo Goodreads Ciencia Ficción en Español se está leyendo Los desposídos de Úrsula K. Le Guin, una de sus más conocidas y mejores obras, a modo de homenaje.

 

En El Cuaderno Invisible, el grupo Goodreads de La nave invisible, están leyendo Binti de Nnedi Okorafor, novela corta muy nueva editada por Crononauta que viene muy bien recomendada.

 Por último, en un grupo reducido de gente guay de whattsapp nos propusimos leer La princesa prometida de William Goldman. Vergüenza sobre mi vaca no haberlo leído aún pese a que la película la rayé de tanto verla.

 

« Siguientes entradas

© 2018 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑