A la Dama Mutable

Te honro a tí, la Silenciosa.

La del manto blanco,

Con tu toca de cristal y luz.

 

Te honro a tí, la del barco de plata.

Señora en la Senda Oculta.

La dama mutable, La de eterna quietud.

 

Luz eterna, sol de antepasados.

Con voz y silencio de honro.

Abuela inmortal.

 

Déjame alzar los brazos

como pequeña implorante.

Déjame reclamar tus manos

Un lugar a tus pies.

 

Déjame alzarme en tu carro,

Y por solo un instante

Hollar tus sendas,

Volver y ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los datos facilitados se utilizarán exclusivamente para los fines de comentario y comunicación con el blog al respecto de los posts presentados, siempre con tu consentimiento y bajo la responsabilida de Aitziber Conesa Madinabeitia, siendo estos hosteados por Surpass Hosting (EUA). Para más información puedes ver el aviso legal y la política de privacidad. Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

A %d blogueros les gusta esto: