Memento

memento

Cayó hacia adelante.

Sintió que le sostenían con fuerza de los brazos para evitar que besara el suelo. Se sentía mareado. Muy mareado. Y confuso.

–Tranquilo, nuevo. –Le dijeron entre risas. –Todos los nuevos sois unos debiluchos.

El que hablaba era un tipo robusto vestido de tela vaquera de la cabeza a los pies. Un hombre saludable con el que no querrías encontrarte peleando a la salida de un bar pero que transmitía la sensación de que ese era precisamente su lugar. Aquel hombre le sujetaba con firmeza de un brazo, con una sonrisa cordial pero un poco triste. El otro brazo lo mantenía firmemente asido otro hombre igual de grande vestido por completo de comando.

–Mi amigo es el señor Moon. –siguió hablando el hombretón. –Es un tipo silencioso, no se lo tengas en cuenta. Yo soy Hugh.

Una arcada recorrió su cuerpo cuando intentó responder.

–Entiendo que te sientes mal. –le dijo Hugh en voz baja, como una confidencia. –Os pasa a todos los nuevos. No te preocupes. Ve a la fila con los otros nuevos.

Sintió que las manos le soltaban y afianzó los pies en el suelo. Era firme pero blando y de un blanco inmaculado. Comprobó con sus pies descalzos que también era cálido. Tambaleante, caminó unos pasos mientras buscaba el lugar al que debía ir.  Al fondo de la sala, también completamente blanca, había una fila de personas vestidas con una especie de pijama . El mismo pijama que llevaba él. Todos parecían terriblemente confusos, algunos incluso asustados. Se dirigió hacia ellos tenso, sin saber si lo que hacía era lo correcto o no. Los ojos del Hugh y Moon se clavaban en su espalda, añadiéndole un peso extra.

El tiempo que tardó en llegar a la fila de los pijamas blancos y colocarse en un extremo le pareció eterno. Todos los ojos de aquellos hombres le seguían, algunos interesados pero la mayor parte tristes o vacíos. Empezó a pesarle el corazón e intentó camuflar un escalofrío.

Desde su puesto vio que la sala no era realmente homogénea. A su derecha había una puerta lo suficientemente grande para que pasaran por ellas dos personas. Se abría con una barra, como si fuera una puerta antiincendios, pero no había señales de que hubiera sido usada en mucho tiempo. La barra estaba mate y algo polvorienta y los goznes parecían oxidados. Aquella era la única salida, exceptuando una ventana alta a la izquierda que sólo era visible por estar ligeramente abierta. Era ancha, más bien un rectángulo apaisado apenas lo suficientemente grande para que un hombre se deslizase por ella. Se preguntó cómo había llegado allí.

Empezó a sonar un zumbido que fue cogiendo fuerza. Hugh y Moon caminaron hacia el centro de la habitación de nuevo, dejándolo a su suerte. Los hombres del pijama blanco también miraban a un punto luminoso que empezaba a latir allí donde habían ido los dos hombretones, aunque algunos se miraban los pies o cerraban con fuerza los ojos.

Uno de los hombres de blanco se coló a su lado, empujando suavemente a su compañero.

–Hola, nuevo. ¿Cómo te llamas? –le dijo con una sonrisa en su cara pecosa, mientras evitaba que mirase hacia aquella misteriosa luz.

–No lo sé. –respondió un poco molesto. –No lo recuerdo.

–¿No lo recuerdas? ¡Qué lástima! –dijo el pecoso algo contrariado. –Bueno, ya te vendrá. Yo soy “Tomando un café con Charlie por la mañana”. Me puedes llamar Charlie. O Café. Ambos me gustan.

–Vale, Charlie. –masculló mientras intentaba ver qué ocurría con aquella luz. El zumbido seguía subiendo de volumen. Si seguía así pronto sería insoportable.

Charlie se puso frente a él y le tomo de los brazos, obligándolo a girarse a la derecha mientras le tapaba el ángulo de visión.

–No mires, nuevo. No es agradable. –le dijo Charlie con voz seria. –Ahora es cuando te das cuenta de que has nacido para morir.

–¿De qué demonios hablas? –Intentó zafarse de aquel chalado.

–De lo que nos espera a todos, nuevo. –gritó el pecoso para hacerse oír sobre el zumbido atronador que llenaba la sala. –¿Ves ese tipo de ahí? –Señaló a un hombre tres puestos más allá en la fila de pijamas blancos. –Es Maldito Tarado, aunque él quiere que le llamen Olvidas. Dice que Maldito Tarado suena fatal. Su nombre completo es “Olvidas todo cada vez que te duermes, maldito tarado”. Cuando llegó yo ya estaba aquí, ¿sabes?. Le preguntó a Hugh qué significaba su nombre. Al parecer, cuando se apagan las luces nosotros tendríamos que salir de aquí por aquella puerta… –Señaló la puerta a sus espaldas. –Con el señor Moon. Y allí demostraríamos nuestra valía. Los mejores iríamos a Medio Plazo, o a Largo Plazo… Pero como ves, la puerta no se puede abrir. Así que cuando se apaguen las luces, desapareceremos.

El zumbido se convirtió en una explosión, acompañada de un fogonazo. Cuando miró, Moon y Hugh sujetaban por los brazos a un hombre en pijama blanco.

No podía creer lo que veían sus ojos.

–Así nacemos todos, nuevo. Vas a tener que asumirlo.

–Billy. –respondió. –Llámame Billy.

Charlie sonrió

–Genial, Billy. Te dije que irías recordando.

–Oye, Charlie –le interrumpió. –¿Sabes a dónde da la ventana?

–No. ¿Por qué?

–Porque si voy a morir, al menos lo haré intentando seguir vivo. –respondió Billy con media sonrisa.

–No te van a dejar, Billy. Puede que no podamos ir por la puerta, pero Moon y Hugh mantienen el orden como si no pasara nada.

–Entonces necesitaré vuestra ayuda.

Las sonrisas de ambos hombres eran ilusionantes.

El zumbido regresó. Billy había hablado con todos los hombres de la hilera de hombres de blanco. Cuando el ruido empezó a ser muy intenso, todos salieron corriendo en distintas direcciones, sobrepasando a Hugh y Moon por fuerza de su número.

Billy y Charlie corrieron a la ventana. Charlie se colocó para aupar a Billy y, con esfuerzo éste se deslizó fuera. Billy cayó casi de bruces, justo en el momento en que el estruendo indicaba que un nuevo hombre del pijama acababa de nacer.

Intentaría buscar una salida para todos, por ese nuevo al que no había podido ver la cara. Pero por si no lo conseguía antes de que se apagara la luz, tenía que conseguir que hubiese un registro de todos. Incluso de él, de “una tarde en el parque con mi nieto Billy”.

William suspiró. Tenía la boca seca. Había escrito todo su día en un cuaderno, como al parecer hacía siempre.
Después se había colocado el prototipo de holomemoria que le había traído su nuera. Nancy era brillante, y suponía que el prototipo había funcionado, pero no se atrevía a comprobarlo. Tal vez mañana.

Mañana sería el momento perfecto para ver cómo había sido la tarde en el parque con su nieto favorito, el que llevaba su nombre.

It (eso). Todos flotamos

Pensar en leer It da miedo. No porque es un libro de terror. No porque tenemos en la cabeza al payasete que da yu-yu queramos o no… Da miedo porque es un señor tochaco que pasa de las mil páginas en todas sus ediciones. Yo llevaba postergándolo un tiempo cuando surgió la lectura conjunta por twitter (llena como siempre de gente maravillosa), y me tiré al rio. Ni que decir tiene que no cumplí en el mes que tenía de margen y que necesité parte del mes siguiente para acabarmelo.
Es que es un tochaco. Pero mucho.

foto-it-esoTras veintisiete años de tranquilidad y lejanía una antigua promesa infantil empuja a Los Perdedores, quienes la vida ha colocado en lugares de éxito en sus respectivos campos, al lugar en el que vivieron su infancia y juventud como una terrible pesadilla. Regresan a Derry para enfrentarse con su pasado y enterrar definitivamente la amenaza que los amargó durante su niñez. Ellos escaparon a ESO, y ESO no se lo va a perdonar. Porque ESO es voraz y terrible. Ha destruido Derry muchísimas veces y volverá a hacerlo a menos que se lo detenga.
Saben que pueden morir, pero son conscientes de que no conocerán la paz hasta que aquella cosa sea destruida para siempre.

Todo el mundo conoce IT. El payaso Pennywise es carne de cultura popular. Pero, para los que como yo sean unos bobos redomados, hay que aclarar que IT no tiene nada de terror chungo sobre payasos asesinos, por más que haya sido la base para popularizar la fobia a estos especialistas de la comedia.

Estructuralmente, es una obra rara. Da saltos en el tiempo, de los años 50 a los 80, para ir desvelando dos historias que son una sola. Todo ello con interludios aquí y allí. Intenta ser inquietante siempre, y no lo consigue. Aunque cuando lo consigue lo hace realmente bien. Con estos saltos cuenta dos historias que terminan siendo una sola, y habla de como la edad nos hace perder mucho: imaginación, inocencia, capacidad para crear y creer, ganas de vivir… (aunque algunas personas pueden recuperarlo más tarde). Y también de cómo se afrontan los miedos: mirándoles cara a cara y no soltando.

Una vez sobrepasado el hecho de que la estructura es un lío y de que hay algunas repeticiones, la historia es relativamente simple a pesar de ser un rompecabezas muy amplio. King construye con un miles de piezas una imagen única, tridimensional, y de una línea de narración tan recta como la de un mito.

Hay algunos temas secundarios que me dan escalofríos. Entiendo que este libro es casi tan viejo como yo, y que las sociedades cambian y evolucionan. Pero la homofobia que se ve es casi más aterradora que ESO. Incluso en los personajes que no son homófobos. Incluso a través de la propia descripción de los personajes (es decir, la propia homofobia del autor). Pasa lo mismo con el machismo; la ausencia de personajes femeninos en general y el hecho de que exceptuando a Beverly todos sean secundarios y, de ellos, sólo uno sea una mujer que toma sus propias decisiones y puede ser independiente si lo desea sin ser una figura castradora (sobreprotectora) o distante rozando la indiferencia.

Y hablando de Beverly… La única mujer entre los Perdedores, es una niña a la que se sexualiza constantemente. Lo hacen sus amigos, sus enemigos y lo hace su padre, el cual además es un maltratador. Como adulta, es una mujer que sólo mantiene relaciones amorosas con maltratadores. Entiendo la tendencia según la cual las personas buscamos rasgos de nuestros progenitores en nuestras parejas… pero no me puedes vender que una mujer que fue maltratada en su infancia será atraida exclusivamente por maltratadores es demasiado. Y vender la escena de sexo post-paliza como la vende es asqueroso. De verdad, no me parece que una mujer pueda tener el polvo de su vida (encadenando orgasmos) con un hombre que la acaba de machacar. El tema del maltrato es extraordinariamente complejo y aquí se trata de una forma parcial, morbosa y totalmente irrespetuosa.

Por supuesto está el tema de la primera experiencia sexual de Beverly (para mi, algo absolutamente superfluo y de nuevo escrito mucho más por el morbo que por que aporte nada a la historia ni a los personajes). Y, claro, el trato a la amiga feminista. Una figura femenina emponderada a la que se tacha de débil, cobarde y falsa (gurú del feminismo porque es algo que vende, así de simple). ¿Machismo? ¿Dónde?

Pero claro, el machismo no es un problema en esta trama. Lo que sí es un problema que denunciar es el racismo y ahí están los dos perdedores de minorías (Michael Hanlon, el chico negro, y Stanley Uris, el chico judío). Ambos sirven sobre todo para reclamar el porcentaje racial y para poner en evidencia el problema del racismo en la américa del momento, pero sobre todo la américa del pasado que es donde más ahínco muestra el autor.

King es el rey del terror. No lo voy a negar. Escribe bien, y lo sabe. Por eso se puede permitir estos tochos y aún así, y aunque el final sea un poquito precipitado, dejar al lector con una sensación de que ha hecho una magnífica lectura.

Recomendado para: Cinéfilos (para que comparen con la adaptación), filósofos, mitólogos y otros pensadores de pensamientos.
Abstenerse: Caguetas. No, en serio. Soy difícil de inquietar y encontré este libro realmente inquietante (a ratos). Pieles finas con conciencia social del siglo XXI

Título: IT (Eso)
Autor: Stephen King
Año de publicación: 1986
Última edición en España: 2016
Editorial: DeBolsillo

Memorias de Idhun. Narración toma 2

Tenía la idea de que no podía dejar caer a Laura Gallego como autora hasta no haber leido al menos Memorias de Idhun, que puede que sea su obra más popular. Así que fui y me la leí. Claro que luego un buen puñado de gente bonita e interesante me puso más deberes, así que por mucho que crea que no lo merece, habrá más oportunidades para la autora.

memorias-de-idhum1

El día en que se produjo en Idhún la conjunción astral de los tres soles y las tres lunas, Ashran el Nigromante se hizo con el poder allí. En nuestro mundo, un guerrero y un mago exiliados de Idhún han formado la Resistencia, a la que pertenecen también Jack y Victoria, dos adolescentes nacidos en la Tierra. El objetivo del grupo es acabar con el reinado de las serpientes aladas, pero Kirtash, un joven y despiadado asesino, enviado por Ashran a la Tierra, no se lo va a permitir…

Mi mayor error al leer Idhún fue haberme leído antes crónicas de la torre. ¿Por qué? Porque se repiten muchísimos de los elementos: el unicornio que otorga magia, el dragón-chico, el secundario hombre-lobo que no se acepta, el mago calmado en la tercera línea, la muchacha protagonista que tiene que descubrirse y descubrir el amor, la maga mentora que cuida de la protagonista sin darse a conocer, la profecía y sus interpretaciones… Todo está ahí. Es como si fuera a un restaurante y pidiera un plato; al día siguiente otro plato distinto que resulta ser igual al del día anterior pero con un par de especias más y huevo.
No es la misma historia, obviamente. Pero se le parece demasiado.

¿Qué ofrece memorias de Idhun? Una historia de romance con algo de violencia y magia. Un poquito de política de un nivel de pacotilla y un mundo demasiado cuadriculado para ser creíble. Unos giros respecto a quien es el bueno y quien él malo demasiado previsibles… Y poco más.

Voy a ser sincera, me metería con el worldbuilding pero ya lo hizo Malvael en este post tan magnífico y no creo que pueda superarla. Dejémoslo en que se nota que no se desarrolló el mundo y luego se hizo la historia, si no que se hizo la historia mientras se hacía el mundo y se decidió ir parcheando el mundo en vez de reescribir lo que hiciera falta. Que el mapa lo hizo un dibujante después y que se prefirió con mucho el simbolismo al realismo.

Entonces, tienes que el worldbuilding tiene mas agujeros que un jersey apolillado. Y eso abarca geografía, historia, mitología, idiomas, razas, religiones… El tema de la magia queda un poco a parte. Es un don que otorgan los unicornios y que después se puede desarrollar en una torre de hechicería (para aprender a controlarla) o no, quedando como un don sin explotar latente en la persona. Además la magia otorgada fluye por el mundo revitalizándolo. Y eso queda sin explicar. Tenemos básicamente una magia sin limites y que resulta un bien ecológico y nadie nos explica cómo ni por qué.

Está bien. vayamos a por los personajes.
Al final, Memorias de Idhún va sobre crecer y madurar. Y sobre las formas de percibir el amor. La novela empieza con una Victoria y un Jack que son aún unos niños (y un Kirtash apenas dos años mayor que ellos) y acaba con los personajes ya adultos (aunque jóvenes). Así que durante la mayor parte de la trama lo que tenemos es niños que crecen, descubren quienes son y buscan su lugar en el mundo. Hasta ahí lo que tenemos es la misma temática recurrente que en todas las novelas juveniles (y es normal, al fin y al cabo es algo que su público está viviendo y con lo que se puede sentir identificado).

Y en el amor… Tenemos una relación poliamorosa. Teniendo en cuenta que Idhún tiene sus diez añitos, era algo novedoso. Va más allá del triángulo y aboga porque no se tenga que elegir. Hay muchos párrafos, sobre todo entre Jack y Kirtash, sobre el conceppto de amor como posesión. Y me gusta que en general lo rebata. Pero hay tantas escenas de celos que derrumban mucho el constructo de “el amor más allá de lo que se considera socialmente aceptado hoy día”.  Empezando con los celos de la propia Victoria. No es ni mínimamente lógico que una persona que ama sinceramente a dos personas monte escenas de celos a sus parejas. A Kirtash en el plano físico y en el mental, y también a Jack en un plano físico y espiritual. No es lógico que pida que se le deje amar a ambos sin tener que elegir, y no sea capaz de corresponder con el mismo desprendimiento. Y no es ni medianamente lógico que, si el ver a uno de los chicos con otra le hace sentirse mal (celosa, minusvalorada, etc.), no se plantee constantemente qué está haciendo y cómo se sienten ellos. Victoria queda como una egoista con mucha suerte. Y es una imagen que a las personas poliamorosas no les viene nada bien. ¿Visibilización? Si, pero… ¿a qué precio?

Kirtash es ese típico tío frio, malote, distante y oscuro con un pasado traumático que en el fondo es bueno o que cambia con el amor de la chica.
Jack es ese típico chico, también conocido como capitán buen chico, amable, atento, romántico, compañero y leal.
Y Victoria es la chica que se siente apartada y sola, que es insegura de si misma y que tiene un enorme poder que nadie ve pero está ahí, y que sale a la luz gracias al apoyo de los chicos de su vida.
No grito “cliché” porque no es el estilo de este blog, pero ganas no faltan.

¿El resultad0? Una trilogía con muchísimas páginas, de las cuales sobra al menos un tomo, pero que se puede leer rápido y que estoy segura que será muy disfrutada por las personas de la edad adecuada. Yo no era su público objetivo.

Recomendado para: Adolescentes que quieran fantasía y romance y tengan mucho tiempo para leer
Abstenerse: Adultos, fans del worldbuilding y en general cualquiera que sepa que querrá matar a la niña imbécil del libro. Por imbécil.

Título: La resistencia (Memorias de Idhun #1)
Triada (Memorias de Idhun #2)
Panteón (Memorias de Idhun #3)
Autor: Laura Gallego García
Año de edición: 2004-2005-2006
Editorial: SM

 

El huevo de achelota

huevodeachelota

Riss pegó su cuerpo contra la pared, deseando ser invisible. Sujetaba contra su pecho el huevo de achelota con mucho cuidado, porque le daba miedo que su propio terror le llevara a soltarlo o apretar demasiado. Parecía tan frágil…

No conocía a nadie que hubiera visto una achelota viva. Era más extraña aún que la albinela gigante, que vivía en el fondo de la cordillera volcánica de Peeazu. Encontrar la puesta había sido un ejercicio de intuición, suerte y confianza ciega en los principios de magia que había llegado a calarle de los monólogos al aire de todos los brujos y sacerdotes que había conocido. Y aún podía perderlo.

Aguzó el oído. Tenía que superar el sonido de su corazón desbocado y su respiración, que parecían llenar por completo el túnel. Estaba seguro de que sonaban voces en la oscuridad. Lo que significaría que las cavernas no eran el lugar salvaje y solitario que había pensado en un principio. Estaban habitados.

Ocultó su fósmima, que llevaba cómodamente colgada de una cadena al cuello entre sus ropas, en un gesto cuidadoso y lento. Hizo algo de ruido pero consiguió mitigar su luz. Eso le dejaría sin la capacidad de ver a quien se le acercara, pero le daba una oportunidad de pasar desapercibido.

Entrecerró los ojos e intentó escudriñar la oscuridad. No oía pasos acercándose, ni el chasqueo de las armaduras de cuero cuando los soldados se movían. Contuvo el aliento y lo dejó salir poco a poco.  Ahora estaba a oscuras y, si seguía sin percibir sonidos, no podría calcular sus posibilidades. Por el ruido de los pasos, Riss hubiese podido saber si los que se le acercaban eran humanos o de otro pueblo. Podría haber calculado cuántos eran. Tendría que confiar en la suerte y seguir adelante cuando se aburriese. Era un pensamiento bastante desesperante.

Se giró para observar la negrura por el otro lado del túnel. Unos ojos enormes de una luminiscencia verdosa le sorprendieron. Unas manos ágiles y fuertes le sujetaron y sintió un golpe seco en su cabeza. La misma oscuridad del túnel inundó su cabeza.

Le despertó la humedad del rocío sobre sus párpados. Estaba al aire libre, a pocos metros de una caverna. Supuso que una entrada a los túneles. Le dolía todo el cuerpo, y supo que cuando se revisase estaría lleno de moratones.

Le habían robado las botas, y también los correajes en los que habitualmente colgaba sus cuchillos, la bolsa de monedas y la caja en la que transportaba su albinela, la especie común que los viajeros usaban para encender pequeños fuegos. Por suerte, había guardado casi todo en la mochila antes de entrar en el complejo de grutas y le estaban esperando en el tocón hueco de un árbol. Sí que había perdido su daga favorita, pero lo superaría.

Se llevó la mano al cuello. Le habían aflojado la ropa por allí también, pero no se habían llevado nada. Su fósmima seguía allí, con su brillo estelar.

El pueblo tagsaidh. Los tagsaidh eran el pueblo de los túneles. Eran ágiles, fuertes y silenciosos. Veían en la oscuridad, y odiaban la luz. Por eso no tenían forjas, ni productos endurecidos al fuego. Tenía lógica que fueran ellos los que le habían sorprendido, y que fueran preferentemente por los cuchillos y los herrajes. También explicaría que parasen al encontrar la fósmima. Algo así era, a sus ojos, peligroso y probablemente anatema. El colgante podía haberle salvado la vida.

Se levantó de un salto. ¡El huevo! Él era impuro y había sido expulsado de los túneles pero, ¿qué habría sido del huevo?

Lo localizó muy cerca de él, tirado a un lado sobre una cama de helechos. Se acercó con cuidado, como temiendo que el sonido de sus pisadas hicieran colapsar la superficie blanda y gelatinosa. Se arrodilló ante el huevo con las manos extendidas hacia él. Desde fuera, el gesto casi parecía religioso. El pulso le temblaba. Estaba aterrorizado. Hasta ese momento no había sido consciente de lo importante que se había vuelto aquella frágil esfera para él.

Cuando lo tocó, el corazón negro del huevo dio un vuelco y la superficie emitió una suave luminiscencia azul.

Estaba vivo. Sano.

Lágrimas de alivio surcaron sus mejillas sin que se diera cuenta, mientras sentía su corazón hacerse más y más grande, a fuerza de amor y agradecimiento.

Legado Real. ¿Historiwhat?

Vosotros sabéis que a veces leo libros que se que probablemente no me van a gustar. Lo hago con críticas negativas encima, y con conocimiento de causa. Porque soy masoca. En este caso, me lo pasé tan bien leyendo los comentarios del Geek Furioso de la Literatura por twitter que, ante la posibilidad de que me lo prestaran y el veneno me saliera gratis, me lancé.

56028Nació con la marca de los elegidos, la cicatriz del guerrero. Con trece años, Alejandro ya había sido instruido en las artes y las estrategias militares. Ahora, con dieciséis, bajo el título de príncipe regente, debe derrotar a su primer gran enemigo. Pero la espada no sirve allá donde se extiende el reino de la magia y la brujería.
Alejandro, de dieciséis años de edad, está a punto de descubrir que su destino es conquistar el mundo conocido, al mismo tiempo que se siente profundamente fascinado por una recién llegada.
La hermosa Katerina acaba de abandonar su aldea, siguendo a su amigo Jacob con el que se crió desde la muerte de su madre.  Debe navegar por los oscuros secretos de la vida de la corte mientras mantiene oculta su verdadera misión: matar a la reina. Y no es consciente de que ha encontrado su primer amor.
Jacob empleará todas sus fuerzas en conseguir a Katerina, aunque para ella tenga que enfrentarse a Hefestión, el protegido del príncipe.
Y al otro lado del mar, Zofia, una princesa persa y prometida contra su voluntad a Alejandro, quiere cambiar su destino mediante la búsqueda de los famosos y letales Devoradores de Espíritus.

Este libro tiene incontables fallos a mi entender. El primero de ellos es que aunque estamos en un mundo donde hay magia (que está perseguida por una orden guerrera), ésta no se explica en absoluto y hace falta llegar al final del libro para terminar de entender de de verdad estamos ante un mundo con magia y no un mundo profundamente supersticioso. No tengo nada en contra de ninguno de los dos mundos, pero establecer las normas por las que te mueves es saludable y da la impresión de que el libro se empezó a escribir con una idea que fue derivando en otra cosa y no hubo corrección suficiente por parte de la autora.

De hecho lo que tenemos entre manos es la historia de varios triángulos amorosos con algunos malos de pacotilla adolescentes, inseguridad adolescente y un fuerte caso de fraternidad a lo Star Wars.
Podría ser otra cosa. Podría ser la historia de clarooscuros de la que será una de las grandes personalidades de la historia antigua. Podría ser una obra política de envergadura, contando con la opsición de Olimpia a.. casi todo (Olimpia, esa figura oscura que tanto juego puede dar pero se queda en bruja de tres al cuarto), las ordenes guerreras y en general el inestable ordenamiento de la época.
Creo que hay personajes que sobran, tal y como nos lo han vendido. Creo que sobra Katerina, al menos tal y como está construida. Creo que sobra Jacob, que está ahí en calidad de tercer ángulo. (No me voy a meter con el origen o la grafía de estos nombres. Si a vosotros os chirrían, sobra; si no lo hacen, es superfluo).

Lleguemos al caso Zofia. La historia de Zofia no pinta nada en el libro. Si al final, cuando Katerina hace un viaje hacia la zona en la que está Zofia ambas se cruzaran, al menos lo encontraría minimamente justificado. Pero no, es algo que se desarrolla aparte, que carece de interés y que lo único que consigue es sacarte de la línea de la historia de Alejandro y Katerina, la cual ya es bastante poco interesante por si misma como para que encima te estén poniendo trabas.

Aunque posiblemente lo peor sea que, para ser un libro que se ha vendido como fantasía en un marco histórico realista donde algunos de los personajes son personajes históricos reales (Alejandro, Cinanne, Olimpia, Filipo…), sea tan poco respetuoso con la figura histórica. Puede poner a un personaje como antagonista o como malvado, pero ello no implica que tengas que retratarlo de tal manera que minimices su relevancia histórica. Es vergonzoso que reinventes a tu gusto y a la necesidad de tu trama a personajes ya existentes sin guardar un mínimo de respeto por las cosas que realmente hicieron.

Recomendado para: Amantes de la novela juvenil contemporánea a los que todo lo demás les importe un bledo.
Abstenerse: Historiadores, seres de magia, y otras mentes pensantes

 

Título: Legado real (Sangre de Dioses y Reyes #1)
Autor: Eleanor Herman
Año de publicación: 2015
Última edición en España: 2015
Editorial: Alfaguara

Balbec. La historia como el mar

Pocas cosas hay que alaguen tanto a un reseñador como el que un autor al que le hiciste reseña hace un tiempo vuelva a pedirte una. Este es el caso. Un autor que conocí con su “La sombra de la existencia” y que ha vuelto. Balbec sale estos días editado por Proust, aunque estuvo disponible como autoeditado algún tiempo.

51mugzgsvklMe llamo Jean Paul, y he sido escogido para provocar la Primera Guerra Mundial. ¿Mi único mérito? Ser un miserable. Y todo, sí, todo se precipitó tras la misteriosa inundación de 1850 en Balbec, al sur de la Provenza francesa. La existencia comenzó a percibirse de una forma demasiado real y Europa se sumió en la extraña bruma de un Mar que se movía de forma muy antinatural.

Mi nombre es Pierre, un infame médico sin más pretensiones que vivir en soledad. Aun no me explico cómo todo se precipitó hacia la catástrofe. El destino me llevó a Balbec, donde entendí que toda esa sangre era necesaria.

¿Se podría haber evitado la Gran Guerra? ¿Qué ocurre en ese Mar? Inmersos en los trepidantes acontecimientos de los siglos XIX y XX, los protagonistas deberán entender, a través de distintas líneas temporales, las causas que llevaron a la humanidad al desastre.

La prosa de Macoco G. M. no es sencilla de leer. Requiere reposo, atención, mente clara y ganas de entender lo que en principio se presenta como algo ininteligible. Requiere paciencia, pero también capacidad de disfrutar de una narración compleja y con temas de peso.

Balbec es una narración no-lineal, llena de personajes en principio desconcertantes y cuyo valor y peso real es totalmente desconocido. Una narración muy sensititiva que avanza al mismo ritmo que su metáfora principal: el mar. Así parece que reincide una y otra vez en personajes, temas, escenas y estructuras. Pero no lo hace por desidia o falta de corrección, si no por una muy calculada decisión de estilo que transforma una metáfora meramente intelectual en algo mucho más orgánico.

El resultado queda absolutamente en la línea de lo que conozco del autor. Una novela que da mucho que pensar y que tiene que leerse con tiempo y dejando madurar los conceptos. Una novela que es compleja por si misma, pero que no deja de ser muy disfrutable en su plano. Mezcla magistralmente elementos de fantasía y terror conceptos de ciencia-ficción y ucronía, haciendo un todo sólido y coherente. Todo ello sin dejar atrás la reflexión filosófica sobre la vida, el bien, el mal, la guerra y la percepción humana.

Recomendado para: Gente con ganas de pensar en temas muy grandes, amantes de la atmósfera de terror y gente con buen estómago
Abstenerse: si quieres un libro ligero para pasar el rato y no quieres calentarte la cabeza.

Título: Balbec
Autor: Macoco G. M.
Año de edición: 2017
Editorial: Proust

Lecturas conjuntas. Febrero

Principio de mes significa nuevas lecturas conjuntas.

Tengo que reconocer que el mes pasado me fue fatal a nivel de lecturas. Es lo que tiene pasar una buena parte de tu tiempo completando otros retos. Espero encontrar un modo de ejercer mayor equilibrio y leer y escribir (y actualizar blogs y esas cosas).

En resumen, que me quedan pendientes las lecturas del mes pasado porque en realidad sólo pude leer la mitad del primer volumen de “La Primera Ley”. A esto añado dos de este mes:

correct-okay-mark-right-green-sign-symbol-ticks-398301 La mirada extraña de Felicidad Martinez. Es la lectura del mes del grupo de Goodreads “Leo Autoras Fantáśticas” Y yo encantada. Estaba buscando una buena excusa para hacerme con él.

9788416637119

correct-okay-mark-right-green-sign-symbol-ticks-398301 Ladrona de medianoche de Nalo Hopkinson. La lectura conjunta de La nave invisible, que además de cumplir con la norma de ser un libro de ciencia ficción escrito por una mujer cumple con un segundo grupo subvisibilizado: la de los escritores PoC, coincidiendo con el mes de la historia negra en EEUU.

ladrona

Deseadme suerte

Libros que vienen. Febrero

Creo que cada mes me gusta más hacer este post. Además de porque me encanta bucear entre las novedades y encontrar cosas chachis, porque este mes puedo poner obras de autores que conozco y me encantan (y a los que les tengo un cariño que llega de aquí a Utrera, mas o menos).

La rueda celeste  Ursula K Le Guin

Un clasicazo imperdible de la ciencia ficción, reeditado por Minotauro.

En un futuro castigado por la violencia y las catástrofes medioambientales, George Orr descubre que sus sueños tienen la capacidad de alterar la realidad. George buscará la ayuda del doctor William Haber, un psiquiatra que no dudará en aprovecharse de su poder. Cuando el doctor Haber empiece a manipular sus sueños en beneficio propio George deberá luchar para proteger la realidad.

La estación de la calle perdido. China Miéville
portada-ficcio25cc2581n-061-eje25cc2581rcito-nuevo-modelo-1-0
Nova patrocina: El mes para comenzar con Mieville. Y lo abre con esta novelaza que además es la primera parte de una la trilogía Bas-Lag

Nueva Corbuzon es una metrópoli bulliciosa y brutalmente estratificada. Un Parlamento compuesto por miembros de las élites, y sostenido por la fuerza militar, rige los destinos de una población marginal, ingente y prácticamente paria, de drogodependientes, prostitutas, artesanos y delincuentes. Sin ser del todo un libro steampunk, La estación de la calle Perdido tiene algo de parábola victoriana, de versión sci-fi de Oliver Twist en la manera de describir la suciedad y la miseria en las calles. A lo que Miéville añadía un ingrediente más: la xenofobia.


Los últimos días de Nueva París
China Miéville

Y, por supuesto también Nova, lo cierra con esta maravilla autoconclusiva.

Marsella, 1941. En el caos de la guerra, el ingeniero estadounidense Jack Parsons tropieza con un grupo clandestino antinazi, incluido el teórico surrealista André Breton. En los extraños juegos de los diplomáticos disidentes, los revolucionarios exiliados y los artistas de vanguardia, Parsons encuentra y canaliza la esperanza. Pero lo que involuntariamente desencadena es el poder de los sueños y las pesadillas, cambiando la guerra y el mundo para siempre.
Año 1950. Thibaut, un luchador surrealista solitario, camina por una nueva y alucinógena París, donde los nazis y la Resistencia están atrapados en un conflicto interminable y las calles son acechadas por imágenes y textos que parecen cobrar vida con las fuerzas del Infierno. Para escapar de la ciudad, debe unirse a Sam, un fotógrafo estadounidense, y hacer causa común con una poderosa y enigmática figura… Pero Sam está siendo cazado. Y surgirán nuevos secretos que pondrán a prueba todas sus lealtades, a la nueva y la vieja París, y a la realidad misma.

Amanecer Azul. Pierce Brown
Arriesgándolo todo para hundir la Sociedad dorada, Darrow ha sobrevivido a las despiadadas rivalidades entre los guerreros más poderosos. Ha logrado ascender y ha aguardado pacientemente el momento de desencadenar la revolución que acabará con la jerarquía desde dentro. Por fin ha llegado la hora.  Para vencer, necesitará persuadir a los que están sumidos en la oscuridad para que rompan sus cadenas y reclamen un destino que se les ha negado durante mucho tiempo. Un destino demasiado glorioso para renunciar a él.

Molino nos trae la conclusión de esta saga de ciencia-ficción.

.
El bucle
. Pablo Álvarez Amaroportada-el-bucle

Peter es el cuarto de los hermanos Wright, un niño solitario que padece un trastorno del sueño: cree que todo lo que imagine mientras duerme se convertirá en realidad. Todo cambia cuando su familia vuelve a Virgintown, la ciudad amurallada donde viven casi todas las familias del Círculo de Protección.
Pero su tranquilidad adolescente acaba cuando descubre que se acerca una gran guerra que puede terminar con el mundo tal y como lo conoce. Tal vez entonces intente utilizar sus sueños para evitar la destrucción del Círculo de Protección e impedir que hagan daño a sus amigos. Para proteger a su familia. Y a Catherine.

Tal vez pueda salvar a Catherine.

Un título autoeditado extremadamente prometedor que podremos encontrar en Amazon.


Chamán
 Kim Stanley Robinson
Colimbo, un joven que quiere convertirse en el chamán del Clan del Lobo, deberá pasar una prueba que lo pondrá al límite antes de empezar su aprendizaje con Espino.

Minotauro nos trae esta novela en la que el consagrado autor de ciencia ficción dura Kim Stanley Robinson explora el pasado más lejano: la edad de hielo.

Un exploración de la supervivencia de la humanidad como especie, pero también una conmovedora historia de cómo un joven se convierte en adulto.

El caso White. Jordi Cabau Tafalla

paginas-desdeel-caso-white-digital¿Os acordais de los libro-juegos de vuestra infancia? ¿De aquellos “elige tu propia aventura y similares?
El formato no ha muerto, si no que vuelve con más fuerza si cabe.
El caso White es un libro juego de unas 250 páginas, en tapa rústica. Ambientado en la América de los años 30, te meterás en la piel de David Carter, un investigador privado, anterior policía, que se verá arrastrado en una compleja trama tras la llamada de una mujer: Bárbara White…

Es el ganador del primer premio de libro-juegos de Ojo al Dado y ha salido al mercado gracias a un crowfunding, pero pronto estará disponible para la venta en general si no tuvisteis la suerte de ser mecenas.

.

Balbec  Macoco G.M.

Me llamo Jean Paul, y he sido escogido para provocar la Primera Guerra Mundial. ¿Mi único mérito? Ser un miserable
Todo se precipitó tras la misteriosa inundación de 1850 en Balbec, al sur de la Provenza francesa. La existencia comenzó a percibirse de una forma demasiado real y Europa se sumió en la extraña bruma de un Mar que se movía de forma muy antinatural.
Mi nombre es Pierre, un infame médico sin más pretensiones que vivir en soledad. El destino me llevó a Balbec, donde entendí que toda esa sangre era necesaria.
Inmersos en los trepidantes acontecimientos de los siglos XIX y XX, los protagonistas deberán entender, a través de distintas líneas temporales, las causas que llevaron a la humanidad al desastre.

A la venta desde principios de febrero bajo el sello de Ediciones Proust


Rojo y Oro 
. Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Orión está cansado de ser el esclavo de Hera desde que su madre, la diosa del Caos, fue condenada por su ambición. Hera le ha tratado siempre más como un criado que como el dios que es. Y quiere que eso acabe.
Asteria está cansada de luchar. Desde que el pueblo de las amazonas fue arrasado hace años, ella y sus hermanas viven esclavizadas y obligadas a servir al Emperador de Élada como gladiadoras. Y quiere que eso acabe.
El mundo de Orión es dorado como solo puede serlo la grandeza de los dioses; el mundo de Asteria es rojo como solo puede serlo la sangre que derrama cada día.Ambos buscan venganza hacia quienes los encadenaron en esos mundos.Ambos buscan libertad, y harán lo que sea necesario para conseguirla.
Edita Alfaguara.

Baldosas Amarillas en guerra Danielle Paige

Los tornados deben tener algo en contra de las chicas de Kansas, porque, al igual que Dorothy, Amy fue arrastrado por uno. Amy aterrizó en Oz, donde el bien está embrujado, donde los brujos son buenos y las Brujas Malvadas le han encomendado una misión: ASESINAR.
La única forma de impedir que Dorothy destruya la tierra de Oz (y Kansas), es matarla. Y Amy es la única que puede hacerlo. Pero Amy falló, y muchos han muerto por sus errores. Por su culpa, el portal entre los dos mundos ha sido abierto, y ahora ha de encontrar el modo de cerrarlo.
Dorothy quiere encargarse de que Amy no pueda volver a su casa nunca. Ahora ha llegado el momento para Amy: tendrá que unirse a las Brujas, luchar por la tierra de Oz, salvar Kansas y detener de una vez por todas a la malvada Dorothy.

Llega la tercera entrega de la saga de Dorothy debe morir publicada por Roca Juvenil

Grial . Anna Alonso y Javier Pelegrin

«¿No lo sabéis? ¡Va a hacer un año ya que el rey lanzó su llamada y que todos los miembros de la Tabla Redonda se esfuerzan por encontrar el grial! Nadie quiere renunciar a la esperanza de ser el elegido. Gawain, Erec, Enid, Gawain, Laudine, el propio Lance… ¡Dicen que hasta la reina ha salido en su busca!»
El Grial amenaza el frágil equilibrio de Britannia, y el velo se puebla de prodigios que difuminan las fronteras entre la realidad y la ficción: desde el caballero verde hasta la nave de Salomón o la espada del Extraño Tahalí. Arturo, Lance y Gwenn se verán involucrados en la persecución del misterioso objeto, pero el grial conoce los secretos mejor guardados de la reina… y parece dispuesto a utilizarlos con el fin de conservar su poder.
Suma de letras trae esta tercera parte de revisión del mito artúrico.

Mariposa en la sombra Gilly MacMillan

Zoe Maisey es una adolescente admirable, con un altísimo coeficiente intelectual y un prodigioso talento musical, una virtuosa del piano. Lo que nadie sabe es que tres años antes se vio implicada en un trágico accidente que acabó con la vida de tres compañeros de instituto, por lo que fue condenada. Un triste episodio que su madre, Maria, le obliga a mantener en secreto en la nueva vida que ambas han emprendido.
Zoe se dispone a dar un concierto nocturno que su madre lleva meses organizando. Tiene que ser el concierto de su vida. Pero cuando acaba la noche, Maria aparece muerta. La policía y sus allegados van a intentar averiguar qué pasó, pero Zoe, abrumada por un pasado que no puede dejar atrás, sabe que la verdad no siempre es algo evidente.

Serafina y el bastón maligno  Robert Beatty

Serafina ha derrotado al hombre de la Capa Negra, pero le esperan nuevos peligros.
Ahora que los habitantes de la casa Biltmore saben de su existencia, deberá apañárselas en el luminoso y vibrante ambiente de la alta sociedad, con sus elegantes y extrañas costumbres. Pero Serafina siente que tampoco pertenece a este mundo.
La llegada de un siniestro visitante presenta una nueva amenaza: un terrible poder se está apoderando de la mansión y del bosque que la rodea. Serafina deberá encontrar el lugar al que pertenece para detener a este poder maligno… antes de que engulla su hogar.

Segunda parte de las aventuras de la joven Serafina, edita Alfaguara

La dama del Nilo. Pauline Gedge

Pamies nos trae esta visión de la gran Pauline Gedge sobre la reina que vistió todos los símbolos de faraón.

Mil seiscientos años antes que Cleopatra, reinó en Egipto Hatshepsut, una mujer extraordinaria por su inteligencia y su belleza, y también por ser la primera de la historia que gobernó en un mundo dominado por los hombres.
Según la tradición secular, los faraones de Egipto solo podían reinar si se casaban con una mujer de sangre real que, mediante el matrimonio, otorgaba al hombre la condición de soberano. Tan arraigada costumbre iba a romperse por primera vez hace treinta y cinco siglos, cuando el faraón Tutmosis I dictaminó que su hija Hatshepsut, de quince años, fuera consagrada primera emperatriz de la historia de Egipto.
Hábil en la administración, audaz en la guerra y, sobre todo, entregada a su tierra y a su pueblo, la dama del Nilo supo defenderse de los celos y la insidia de sus enemigos y mantener el poder del imperio en el apogeo de su gloria


Peste
 Alfredo Colitto

En 1655, el duque de Guisa quiere arrebatarles Nápoles a los españoles para ganarse el favor del rey de Francia. Para conseguirlo, el soldado Fournier entra en contacto con el duque Guzmán, un español que está dispuesto a venderle información sobre las defensas de la ciudad. Durante una fiesta en el palacio Guzmán, Cecilia, la hija menor de una familia de acróbatas, oye una conversación secreta entre el espía y el traidor, pero el duque la descubre y esa misma noche manda a su sicario para que mate a toda la familia. Sin embargo, ella consigue escapar y refugiarse en la capilla del palacio que Sebastiano Filieri está pintando. Tras asegurarse de que la niña dice la verdad, la acoge como aprendiza. En la ciudad corre la voz de que un soldado español ha muerto de un modo misterioso. El médico que lo atendió afirma que se trata de un caso de peste, pero como esta noticia sería demasiado incómoda para las autoridades, lo acusan de haber difundido falsedades y lo meten en la cárcel. Mientras tanto, los casos de peste se multiplican.

El zorro y la estrella. Coralie Bickford-Smith
Ya sé que no debería, pero este lo he escogido sobre todo por la maravillosa portada. Nos lo trae nube de tinta y tiene cara de ser un cuento clásico y muy bonito.

Había una vez un zorro que vivía en un bosque denso y tupido. Desde que tenía memoria, la única amiga de Zorro era Estrella, que cada noche iluminaba los caminos del bosque para él. Pero una noche Estrella ya no estaba allí, y Zorro tuvo que enfrentarse solo a la oscuridad…


El gabinete de los objetos perdidos
. James R Hannibal

Jack es un chico de trece años que encuentra cosas.
No solo guantes o calcetines perdidos, sino también cosas que la gente normal no podría encontrar nunca.
Objetos misteriosos. Artefactos mágicos.
La única duda es, ¿podrá Jack encontrar a su padre que ha desaparecido en extrañas circunstancias?
Y, ¿qué diantres es el Gabinete de los Objetos Perdidos?
Una trepidante aventura a través de la historia con un toque de magia muy especial.

Esta novedad tan curiosa nos la trae La Galera.


La academia libro segundo
 Amelia Drake

La segunda parte de esta saga que edita Siruela.

En la gran ciudad de Danubia, todo el mundo piensa que Twelve ha muerto. Pero en realidad ha sido reclutada en la Decimonovena Academia, la Academia de los Ladrones, en donde se enseñan asignaturas como Espionaje, Allanamiento o Historia del Crimen. Y en donde nunca puedes fiarte de nadie. Aun así Twelve no tiene miedo. Está preparada para afrontar el examen al que tendrán que someterse ella y sus compañeros: un recorrido imposible por los tejados y los callejones más oscuros de la ciudad, en los que deberán volverse invisibles para escapar de los guardias de Danubia o de un destino aún peor…
Twelve está decidida a aprender todas las artes del crimen y ser la mejor alumna que ha pasado por la Academia. Y nada podrá detenerla.

El juego de la corona   Evelyn Skye

Vika Andréieva puede invocar la nieve y convertir la ceniza en oro. Nikolái Karimov puede ver a través de las paredes y crear puentes de la nada. Ambos son encantadores, los dos únicos de Rusia, y el zar necesita uno de consejero. Sólo uno.
En el pasado, la convivencia de varias personas con habilidades mágicas en la corte ocasionó grandes rivalidades y conflictos. Por eso se creó el Juego de la Corona, un duelo de hechizos donde sólo hay dos opciones: ganar y convertirse en el mago imperial… o perder y ser ejecutado.

Nocturna nos trae esta historia de fantasía juvenil en la rusia zarista.

El día que se perdió la cordura. Javier Castillo

Centro de Boston, 24 de diciembre, un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que los llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake diecisiete años atrás.

Thriller romántico cargado de intriga y acción que nos trae Suma de letras

Seres de otra dimensión  R R López

Vale que no es el estilo general de este blog. Pero conozco al autor y su solvencia narrativa y confío plenamente en él como contador de historias, además de como aficionado a la fenomenología paranormal.Así que, aquí queda el volumen muy feliz de que lo edite con un sello de Planeta.

Desde tiempos inmemoriales la humanidad tiene visitantes misteriosos. Dioses, extrañas criaturas y monstruos aparecen en nuestra realidad para luego desaparecer sin dejar rastro, originando pesadillas, mitos y religiones. Los avances en áreas de estudio como la neurología o la física abren una nueva posibilidad para desentrañar este misterio.
A lo largo de este libro se analiza el fenómeno, desde el inicio de la especie y la psique humanas hasta el presente, rastreando evidencias de la presencia de estos seres en nuestra historia y cultura, aportando testimonios directos inéditos que ha recopilado en sus investigaciones, y analizando las hipótesis, tanto escépticas como heterodoxas, para dar con una posible explicación a estos sucesos.

Parzival. Wolfram von Eschenbach
Siruela reedita el clásico de la literatura medieval germánica Parzival.

Este poema de casi 25.000 versos representa el último y esencial eslabón del ciclo
novelesco en torno al grial. Von Eschenbach no solo completa la historia que Chrétien de Troyes dejó inacabada a finales del siglo XII, sino que introduce una transformación simbólica que afecta a todo el sentido de la leyenda: el Grial ya no es una copa de efectos maravillosos, ni el cáliz de la Última Cena, sino una piedra mágica caída de la corona de Lucifer en el momento de su derrota. Además, la ampliación del argumento y la nueva complejidad de sus personajes hacen de Parzival una de las grandes creaciones épicas de la Edad Media y quizá de todos los tiempos.

.


Yabarí
. Lola Robles

Poner este título es “trampa” porque se editó en enero, pero no podía dejar de ponerlo por no haberme enterado a tiempo. Novela corta editada por Cerbero.

¿Qué son esas enormes zonas blancas que parecen extenderse por toda la selva del planeta Yabarí? ¿Son ciertos los rumores que apuntan al maltrato a los nativos y la violación sistemática de los Derechos Humanos Universales? Muriel Johansdóttir llega a Yabarí dispuesta a desvelar la verdad sobre lo que está ocurriendo con las empresas explotadoras que están deforestando la inmensa jungla. El camino que ha de emprender la periodista la enfrentará a nuevos interrogantes mientras se esfuerza por sobrevivir a una escalada de peligrosos descubrimientos.

Las ciudades de los muertos

lasciudadesdelosmuertos

En el oeste se encontraban las ciudades de los muertos.

Pero la brújula de Seol no dejaba de indicar que su camino estaba en el oeste. Oeste. Oeste. Daba igual cuántos planes hiciera, cuántas variables incluyera. Todo pasaba por el oeste. Maldijo la brújula y al brujo Resmur, que se la había dado. Maldijo a todas las sacerdotisas de Phelis, Diosa de la Verdad, y sus asquerosas profecías. Desesperado le dio un cabezazo al tronco del árbol en el que estaba apoyado. El dolor, caliente y sordo, le hizo arrepentirse de toda aquella línea de pensamiento.

Llevaba un mapa en su mochila. No le gustaba sacarlo por temor a que lo vieran. La mayor parte de los mapas del reino ardieron durante la Revolución del Guía. Los viejos nacionalistas verían en él un símbolo de traición y adhesión a la Orden de Cartografía. Y los más de los jóvenes lo que entenderían es que si tenía algo así, posiblemente también llevara encima huevos de oro, cuernos de avundoz o alguna otra cosa igual de escasa y valiosa. En resumen, era peligroso.

Pero el camino no parecía transitado, y la hora empezaba a ser un poco tardía así que supuso que no habría jornaleros volviendo a casa ni nadie que le sorprendiera. Estaba bastante perdido en la espesura. Se sentó en una roca que tenía un lateral ennegrecido por el fuego. Posiblemente los eventuales viajeros aprovechaban aquel claro para acampar y, ahora que lo pensaba, no era del todo mala idea. Con cautela sacó el envoltorio de cuero flexible que tenía aprisionado contra el espaldar de la mochila y lo desplegó. El mapa se desplegó con él, crujiendo ominosamente.

Riss colocó la brújula sobre el mapa como Resmur le había enseñado. Incluso murmuró la fórmula mágica, aunque en el fondo de su alma creyera que el viejo se lo había inventado. La brújula seguía indicando el oeste.

Oeste, a través del Bosque de Fannor. Oeste, más allá de la antigua ciudad de Thisnis

Decían que había cientos de tipos de muertos en el oeste. Que había algunos que eran cruelmente retorcidos y otros que estaban simplemente locos. Decían que algunos estaban hambrientos y dejaban a los aventureros reducidos a huesos quebrados.

Decían que había algunos que asumían tu forma y volvían para procurarte una muerte pública e infame. Decían que algunos encerraban tu alma en una antorcha y ocupaban tu cuerpo para disfrutarlo, para llevarlo al límite y dejarlo destrozado a un lado del camino.

Decían que algunos se metían en tu mente y te hacían experimentar lo que desearan. Algunos te hacían creer que salías airoso y proseguías tu viaje. Otros te sumergían en un infierno de locura o dolor. Algunos te daban aquello que deseas en el fondo de tu alma. Placer. Amor. Victoria…Mientras tanto disfrutaban de ver tu cuerpo ceder, deteriorarse y morir.

No conocía a nadie que hubiera vuelto de un viaje al oeste. Incluso Cobarde Pete, que había dado la vuelta  poco después de superar Thisnis, se había perdido en las tierras de los muertos. Decían que ahora Cobarde Pete no dormía porque los muertos aullaban en sus oídos. Algunos decían incluso que el día que Cobarde Pete se uniera a ellos, se convertiría en un portal y los muertos ya no estarían confinados en sus ciudades. Decían que Cobarde Pete no había vuelto en realidad.

Riss guardó el mapa en silencio, sintiendo el frio del miedo calarle hasta los huesos. Se marchaba al oeste. Aunque se sintiera vacío y aterrorizado. Aunque al oeste estuvieran las ciudades de los muertos.