El mar no siempre es azul. Algunos estándares

Sabéis que siempre os cuento cómo llegó a mis manos un libro concreto, por qué decidí leerlo. El mar no siempre es azul llegó a mi gracias a su autora, que es un amor de persona y que (me temo) se valora menos de lo que debería.  En principio no era un libro que entrase ne mi linea actual, porque es un joven adulto que pintaba estándar. Pero recordé que estos libro también me gustan, me oxigenan y me lo hacen pasar bien, así que dije que sí. He tardado mucho en hacer esta reseña, y espero que Silvia encuentre corazón para perdonármelo.

1315

Stella debe aceptar su destino cuando el día de su dieciséis cumpleaños descubre un secreto que hará tambalearse los cimientos de su apacible vida en un pueblo costero del Mediterráneo.
Crecer lleva consigo muchas responsabilidades, algo de lo que Stella se dará cuenta con la ayuda de sus amigos. Se enfrentará a una espléndida aventura y combatirá el mal ante su enemigo, quien solo pretende conseguir el poder y esclavizar a todas las criaturas marinas.
Además, una historia de amor se cuela entre las páginas de este libro, lo que supone un gran motivo para que Stella siga luchando en la misión de buscar respuestas en un mundo azul -que no siempre es azul-, desconocido y… peligroso.

Sí, habéis adivinado. Es una historia de sirenas. ¡Qué sorpresa!
Bromas aparte, lo que tenemos entre manos es una novela introductoria (primera parte de saga, aunque desconozco cuántos volúmenes tendrá) que cumple con el esquema básico de novela de fantasía juvenil moderna al uso.

Stella tiene 16 años. Es acosada por una queen bee, tiene fuertes lazos de amistad con al menos una chica y al menos un interés amoroso bastante claro desde el principio de la novela. Se le da muy bien un deporte, es este caso la natación. En su cumpleaños descubre que su naturaleza no es la que creía: ella es un ser mitológico o mágico. A partir de ese momento debe adaptarse a su nuevo mundo en el que le esperan revelaciones sobre sus padres, su destino y otro interés amoroso. Eso es lo que se espera de este tipo de libros y eso es lo que tenemos en tes. Ni más ni menos. Pero la diferencia se encuentra en la forma de contarlo. Este esquema puede dar pie a una serie de aventuras planas y sin complicaciones, donde el protagonista es una bala que atraviesa la trama sin despeinarse. Y también puede dar pie a unas aventuras más originales, con más facetas y con un protagonista que tiene dudas sobre su destino, sus opciones y quién es un aliado.

En este caso, tenemos una novela de fantasía juvenil que, mientras cumple todos los puntos esperables, se esfuerza por hacerlo de un modo más complejo y sin dudar de la inteligencia de sus lectores. El resultado es una lectura que resulta ligera, entretenida, pero con un cierto poso. ¿Peca de introductoria? Sí. Se nota que es una primera parte y que queda mucho por delante. Pero también te deja una buena dosis de aventuras, de tal manera que no te llevas la sensación de que el libro acabe antes de empezar a contar.

Recomendado para: Lectores jóvenes que disfruten con una buena aventura y fanáticos de las doncellas del mar en todas sus versiones.
Abstenerse: Gente obsesionada con tener lecturas adultas y gente que no acepte que sirena en el mediterráneo puede no ser la de la mitología griega.

Autor: Silvia Martinez-Markus
Título: El mar no siempre es azul (El mar no siempre es azul #1)
Año de publicación: 2015
Editorial: Astor Nova

Anuncios

Un comentario en “El mar no siempre es azul. Algunos estándares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s