Tal y como he titulado esta reseña, parece que voy a hacer una entrada en un blog pagano. Pero no. Por más que me apasionen las fiestas solares, en este caso voy a comentar el último libro de la trilogía de Coraterra, una fantasía oscura y desesperanzada.

Lo he visto todo antes de que suceda, porque ese fue el don que se me concedió.
Sé que el mundo se encarroñará, se marchitará como se marchitan las flores con las primeras heladas del invierno. Y no erraré.
Os creeréis dueños de un mundo que ni siquiera os pertenece, una tierra que vosotros mismos corromperéis con vuestros delirios de poder.
Crearéis un mundo injusto. Injusto para los justos. Injusto para los buenos. Injusto para los pobres.
Injusto para las mujeres y, a veces, también para los hombres. Injusto para las futuras generaciones.
Injusto para los demás seres que lo habitan. 
Si supierais que las injusticias solo traen odio y que nadie está a salvo de él…
Ni ricos ni pobres. Ni buenos ni malos. Ni mujeres ni hombres. Todos sucumbirán al odio y todos se pudrirán.
Y entonces, en La Noche de Walpurgis, solo uno podrá purificar el mundo.
Esta es la profecía de la dragona Sirona Ojo de Marfil. Un profecía que está a punto de cumplirse.

Me guste o no, tengo que empezar esta reseña con trigger warnings, advertencias de sensibilidad. Así, que ojo. Trigger warning de violencia extrema (gore). Trigger warning de sexo explicito. Trigger warning de violencia sexual. No me digáis que no he avisado.

La Noche de Walpurgis es la historia de Than, un joven ladrón criado en las calles de una de las ciudades más importantes del reino de Terranova. Joven pero habilidoso, el muchacho sólo tiene dos cosas en el mundo: una incipiente reputación en los barrios bajos como empleado confiable, bajo el nombre de Silencio, y a su amiga Alea, una prostituta que ha crecido en las calles como él.  Pero eso cambia cuando su camino se cruza con el de Sibila el vidente, un anciano druida negro.

Si habéis leido el resto de la saga sabéis perfectamente quién es Sibila, de dónde viene Than, cuáles son los pecados de la reina Eliae…  Aquellos que no lo sabéis, seréis informados a lo largo del libro, así que no tenéis que preocuparos pues se puede leer de forma independiente.  Desde aquí os digo sin embargo que Than es el elegido, el niño de la profecía, un ser humano único porque es el único brujo de Terranova y, exceptuando a Sibila quien es el último druida, el único varón con afinidad con la magia del territorio. Than es hábil, es poderoso, es empático y compasivo, tiene una actitud se aprendizaje y sabiduría… Than es un héroe que no se considera tal. Than está ahí ahí de la perfección.

Pero hablemos de Terranova. Terranova, el nuevo reino que instauró la reina Eliae hace dieciocho años, tras arrasar con los otros reyes, unificando el continente bajo su estandarte y renombrándolo… es un mal lugar para vivir.  Es un lugar lleno de desigualdad, donde cada uno se ceba con aquel que tiene debajo. Malos tratos, violencia, pobreza… y también machismo (muchísimo), clasismo y despotismo generalizado. De hecho sorprende que haya un puñado de Altas Señoras, además de la reina, teniendo en cuenta la enormidad de machismo social y la preponderancia de la mirada masculina en el libro sobre los personajes femeninos.  Y aunque hablan las brujas mucho tiempo, diciéndonos que obviamente lo que ocurre no es deseable por muy normalizado que esté, la sensación general es de profunda conciencia de superioridad masculina.

Hablemos pues, de las brujas. Un buen puñado de personajes femeninos fuertes, poderosos  y extraordinariamente longevos que representan y encarnan… los siete pecados capitales del cristianismo.  Aunque ellas aceptan que los pecados no son tales, y que no hay negatividad en lo que son, el transfondo cultural está ahí. Eso además de asumir que no son mujeres normales. La cuestión es que de todas ellas, sólo tienen un peso real dos y media. Dos: la soberbia, que es la mente y la guía de todo el grupo y la misión…. y la lujuria, que es… bueno, es la lujuria y ocupa muchas muchas líneas de texto. Las demás podrían no estar y no pasaría mucho. Envidia y pereza especialmente son alivios cómicos. Y en el caso de envidia, la considero mi “medio” porque es por ella que se introduce a Neko, el acompañante animal de este héroe como lo han tenido todos los protagonistas de esta saga.  En la mayor parte de los casos, especialmente en aquellas que están menos tiempo en el primer plano, se limitan a ser una burda expresión de su cargo, sin sutilezas.
Todas ellas deberían haber tenido una capacidad similar a la de lujuria: someter a los humanos a su alrededor a su pecado a través de un aura. Habría sido divertido. Habría sido interesante… Ninguna puede hacerlo. Supongo que sólo interesaba en el caso de la lujuria. Una lástima.

Una mención por haber introducido las palabras de magia nórdica seid y galdr en este libro. Bien introducido… aunque para mi gusto, mal contexto. Estas hablando de un mundo medievalizante en el que nada cultural indica nordismo. Había druidas, lo cual es celtico… y hablan con términos nórdicos. Yo no lo habría hecho. Pero claro, probablemente sea yo la única que se fije en algo así.

Cuando leía el anterior libro ya le pregunté a Ismael la razón de tanta violencia sexual. Me explicó que quería que transcendiera la sensación de que Terranova era un lugar asqueroso. Y bueno, lo hace. Terranova es asquerosa: Coraterra era asquerosa y Eliae no la mejoró como pretendía. Y la moraleja que se desprende de esto es que lo realmente asqueroso es el ser humano. Es por eso que esta fantasía es desesperanzada y desesperanzadora. Los libros de Coraterra acaban mal. Y eso que, dentro de las posibilidades, este es positivo.

¿Es un libro ténicamente perfecto? No, no lo es. Tiene varias erratas, y además es, en algunas partes, realmente repetitivo. Me hubiera gustado estar a tiempo para pulir y dar esplendor, porque lo necesitaría y lo merece.

Y sin embargo… Sin embargo es un libro que se deja leer. Una vez superas lo incomodo que es el mundo que plantea, y lo apegado a lo clásico de su historia, se convierte en una lectura entretenida.

Recomendado para: Amantes de la épica y la fantasía oscura, clasicotes de la fantasía
Abstenerse:  cualquiera que sienta dudas al ver los trigger warnings.

Título: La noche de Walpurgis (Coraterra #3)
Autor: Ismael Contreras Carmona
Año de publicación: 2018
Editorial: Nazarí