Conozco a Laura López Alfranca. La conozco un poquito. Le tengo un cariño enorme, más o menos el que se merece. Es un amor. Es un personaje. Es un maravilloso ser humano. Tenía en mente leer algo suyo más allá de algún cuento disperso en esta o aquella antología. Pensaba que lo primero que caería sería su novela de terror, “La otra cara del espejo”… pero se me cruzó este libro y no me supe resistir.

Cientos de historias recorren los mares, pero ninguna tan peculiar como la que cuentan unos marineros sobre unos torbellinos capaces de trasladarte a otros mundos y otras épocas.
Wendy Darling sabe que son algo más que leyendas. Las “madrigueras de conejo” son reales porque ella estuvo atrapada en el mismo infierno debido a una de ellas. Ahora, Wendy, que capitanea el barco pirata Jolly Roger junto a su compañero James, busca una madriguera específica con la que arreglar lo sucedido… aunque el precio pueda poner en riesgo todo por lo que ha luchado hasta ahora.
Con la ayuda de su pintoresca tripulación, Wendy viajará desde las entrañas de la Gran Muralla hasta los océanos del infinito para llegar a donde ningún otro pirata ha soñado jamás.

Con la portada y la sinopsis uno diría que está ante un retelling bastardo de Alicia y Peter Pan. Diría. Y bueno, si, tiene algo de ambos. Pero además tiene referentes diversos a tantas obras tanto clásicas como modernas que casi dan ganas de considerar sencillamente que Laura tiene un imaginario variopinto alimentado de un amplio espectro dentro de la cultura pop.

El resultado no es lo una esperaría, pero es entretenido. Una mezcla de aventuras, acción y novela de personajes con toques de esoterismo loco, mitología variada y steampunk; llena de personajes que no son lo que parecen y alguno que otro que es exactamente lo que parece. Mezcla perfectamente fantasía clásica y onírica con conceptos de ciencia ficción. Y ships, muchos ships.  En general es un tótum revolútum magnífico.  Si, da la sensación de que la historia se ha escrito sobre decisiones aleatorias… Al menos hasta el momento que todo encaja de un modo u otro y te hace reír con el chasquido de ese engranaje narrativo. Así que God bless this randomness. Y que no pare.

La narración comienza directamente en medio de una batalla, con personajes ya completos, llenos de pasado, traumas, fobias… Esto puede resultar un poco desconcertante, pero prometo que todo se va deshilando con el tiempo. Tened paciencia.

Como experiencia de lectura, es un buen libro. Ya he dicho que es entretenido, se lee muy rápido y deja una gran sensación. La lástima es que, en el enorme despliegue de imaginación que supone el texto, hay algunos elementos que están subexplotados. Si sumamos a esto que el final es completamente abierto, el comentario más generalizado de los lectores (al que me sumo) es: “¿dónde está la segunda parte?” Espero que en camino.

Recomendado para: Curiosos, amantes de adelantarse y hacer cábalas aunque luego resulten estar equivocados, enamorados de las historias clásicas infanto-juveniles y el olor a humo y vapor.
Abstenerse: Gente que necesite saber exactamente qué está pasando en todo momento y odie las sorpresas. Cualquiera que no disfrute con la aparición de personajes conocidos en nuevas versiones. 

Título: La madriguera del conejo
Autor: Laura López Alfranca
Año de edición: 2018
Editorial: Café con Leche