Los desertores de Oxford Street. Cameos y Steam

Hay algo en las atmósferas victorianas y los aires steampunk que me atrae como la luz a la polilla. En este orden de cosas, me gustaría pensar que soy una polilla de las bonitas, o al menos de las impresionantes…

Diciembre de 1899. Abraham Van Helsing, casi moribundo debido a una grave y galopante enfermedad utiliza la máquina del tiempo (que ha construido de forma subrepticia) para intentar devolverle la vida a su sobrina Emily, muerta meses atrás en trágicas circunstancias.

Sí, la sinopsis es muy escueta. Pero es que no se puede decir mucho más sin arriesgarse a spoilers. Por favor, considerar esto un SPOILER ALERT.

Sí, en esta novela hay… cameos. No sólo aparece Van Helsing (y Drácula, con toda su troupe vampírica) si no que se nombra a Wells, hablamos con Verne, y un Wyatt Earp algo perdido hace turismo por la envarada city victoriana, entre otros. Y posiblemente esto sea el mayor atractivo del libro.

En gran medida, esta es una novela de viajes en el tiempo: los desertores tienen una máquina del tiempo, pero ningún humano puede viajar en ella, porque de algún modo, se supone que al frenar, la persona se desintegra.  Así que Van Helsing recurre a su inmortal enemigo para que vaya a salvar a la joven y encantadora Emily. Obviamente, lo hace de un modo en el que el buen conde no pueda negarse.

La narración toma dos rumbos paralelos: Van Helsing y Drácula llegando a un acuerdo por un lado, la historia de Emily y su fallecimiento por otro. Esta última mezcla de un modo más que aceptable la típica novela de aventuras con el terror cósmico. Hasta ahí bien.

Supongo que el gran problema que tengo (he tenido y tendré) con este libro es que, en realidad, le falla la base. Los viajes en el tiempo pueden resolverse de dos manera: bien con paradojas, haciendo la aventura inviable o capeando el temporal como se pueda, o bien con universos alternativos. En este caso, no tenemos ninguno de los dos. Dado que no se establece un universo alterno donde las cosas ocurran de otro modo, el autor recurre a una especie de “onda de cambio” que afecta a los personajes en el tiempo “original” del relato cuando les llega, desde el pasado cambiado. Y en es momento todo ha sido de otra manera siempre… Pero esto generaría paradojas muy obvias que simplemente no se explotan, o ni siquiera existen. 
Y como friki que soy, eso me molesta.

Por lo demás, en experiencia de lectura, es un libro divertido y muy disfrutable.

Recomendado para: almas mecánicas y de vapor, si os puede el “he entendido esa referencia”, cualquiera que busque diversión y solo eso.
Abstenerse: Si necesitas que todo cuadre y funcione sobre todas las cosas, eres un detallista empedernido. 

Título: Los desertores de Oxford Street
Autor: Jose Luis Ordoñez
Editorial: Algaida
Año de edición: 2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos facilitados se utilizarán exclusivamente para los fines de comentario y comunicación con el blog al respecto de los posts presentados, siempre con tu consentimiento y bajo la responsabilida de Aitziber Conesa Madinabeitia, siendo estos hosteados por Surpass Hosting (EUA). Para más información puedes ver el aviso legal y la política de privacidad. Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

A %d blogueros les gusta esto: