Viajar en el tiempo es fácil…¡si sabes cómo!. Que tenga sentido no es importante

No sé si me puedo considerar una enamorada del formato de novelette de LiterUp, pero posiblemente sí que puedo hacerlo del contenido. Llevo tres de las cuatro novelettes leídas, y creo que el nivel no hace más que mejorar. Y, sobre todo, son historias heterogéneas. Con un poco más de fondo, esta colección será un magnífico totum-revolutum donde haya una joya para cada lector. Y eso es bueno.

Nuestro protagonista no se imaginaba que, al cambiar de religión por petición de su novia, Araceli, formaría parte de la Iglesia del Buen Fin (de los Días), una secta que espera la llegada de los bolnnegiannos cuando la Tierra sea destruida. 
Tras un ritual de sacrificio desastroso, despierta en una nave bolnnegianna, con los que podrá viajar, comer pizza y jugar a videojuegos. Pero un error de cálculos ha provocado que la extracción se produjera antes de tiempo, así que nuestro protagonista tendrá que volver a su época para que la línea temporal no sea modificada. 
Sin embargo, su libre albedrío causará paradojas temporales de tal manera que, en el lugar más seguro del mundo, tendrá una única misión: estrenar Hamlet: el musical con vida.

Este libro comienza con un absurdo. Y no me refiero a la situación de un protagonista tan alienado en su secta con salvación alienígena incluida, que cuando es alienado de verdad (rescatado por los aliens) se queda tan tranquilo. No, me refiero a que, si lo que le cuentan los aliens al protagonista sobre su aportación al futuro es cierto, simplemente no pueden saberlo. Los bolnnegiannos se aferran a la paradoja y la preservación de la línea temporal…. una línea temporal que simplemente nunca podría haber existido porque el protagonista sigue siendo alguien que iba a morir.

Una vez superado el pequeño cortocircuito mental que a una servidora le produce este detalle, en gran parte gracias a la atmósfera digna de los grandes del humor absurdo británico (Monty Python, Pratchett, pero sobre todo el grandísimo Douglas Adams), todo lo demás es disfrutar. La historia usa y abusa de los tropos de la ciencia ficción y especialmente los viajes en el tiempo clásicos, los androides y las grandes naves espaciales no militares, de las relaciones entre grandes fuerzas políticas a lo Babylon 5, por qué no, sin olvidar el cambio de una sociedad a lo largo del tiempo que puede enraizarse en la máquina del tiempo de Wells o incluso en Enano Rojo (o puede que no, pero en esos aliens que se presentan como imitadores de Elvis siento un cierto sabor a gato funky).

El protagonista es un pringado. Un perdedor. La típica persona que te cruzas cada día, que se deja llevar, que simplemente pulula por la vida porque ya es bastante esfuerzo seguir viviendo como para pelear por ser algo más que mediocre. Es un protagonista casual, no heróico… con el que cualquiera puede identificarse o, al menos sentir simpatía.
Es un bocas con un sentido del humor basado en el autosabotaje y el autodesprecio… Aunque, tal vez, su problema amoroso sea que Araceli no se lo merezca. Pensadlo. A mi me sueltan lo que le sueltan a esa mujer y me ahogo de la risa, no del cabreo.

Seamos sinceras, este libro no existe para tener sentido. No tiene como objetivo cuadrar perfectamente. Su objetivo principal es hacer reír: hacer que el lector pase un buen rato. Y para ello tira de cultura pop, de ciencia ficción clásica, de tropos de novela negra, de sátira del propio género e incluso de material de dibujos animados para niños que solo pillarán aquellos que ya empezamos a peinar canas (y que sufrimos felizmente de esa plaga conocida como descendencia).

Dicen que el género más difícil de escribir es el terror. Para mí, el más difícil es es humor. Una buena historia de humor, que aguante más de una lectura, que no se haga pesada a lo largo de sus páginas y que no se base en una serie de gags sin continuidad es algo muy complicado de encontrar. Una historia que haga reír de verdad es un unicornio.

Estimados lectores: os presento un unicornio. Uno con tupé y un mono blanco lleno de lentejuelas en unas solapas que lo ayudarían a despegar si quisiera.
Porque este libro hace reir.

Recomendado para: amantes del humor absurdo, fans de Adams y de Pratchett y gente que ve la mala baba debajo de la carcajada
Abstenerse: Si necesitas que la ciencia ficción sea absolutamente lógica, cuadrada y… científica.

Título: Viajar en el tiempo es fácil… ¡si sabes cómo!
Autor: Rubén Rodriguez Risquez
Editorial: LiterUp
Año de publicación: 2018

4 Comentarios

  • MJ Ceruti

    Hola, chiqui. Sólo me paso para que sepas que, aunque soy una lerda y llevo fatal lo de estar al día y comentar, siempre te leo. No soy mucho de reseñas, pero me encanta cómo hablas (y lo maléfica que eres a veces XD); leerte es un poco como escucharte de nuevo. Será que te echo de menos X3

    Prometo hacer el esfuerzo de comentar más. Sigue escribiendo, adoro lo que haces.

    MJ/.

    • Frida

      Uno de los mayores problemas de los argumentos de las historias de viajes en el tiempo, es que nunca existe una teoría científica verosímil que los justifique, así que creo que el utilizarlos para escribir una historia humorística es lo más acertado. Fíjate que estaba leyendo la reseña y me venía a la cabeza la serie Future man. Sé que en ésta Elvis no aparece, pero también está protagonizada por un pobre pringado que viaja en el tiempo.

      • duxiet

        En este caso es que se trata solo de una excusa. Me importa relativamente poco lo verosimil de la teoría, pero no puedo con las paradojas xD Y eso que el plot de viajero en el tiempo, especialmente “Perdido en el tiempo” me encanta.

    • duxiet

      Gracias por comentar. Saber que me lees me calienta el corazoncito. Aunque ya ves que a mi lo de responder también se me da mal.

      Una vez me dijeron que era Duxiet con un hacha. Yo creo que al hacha le he puesto lacitos y un poco de purpurina xD Y que en el fondo soy sacerdotisa del mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 18 =

A %d blogueros les gusta esto: