Danza de Letras

Al son de las palabras

Categoría: Sin categoría (página 1 de 3)

Madre del vacío. Hijos de la actualidad

Leí este libro porque los autores me lo propusieron y, qué demonios, son muy convincentes. Y además, son un encanto. Creo que es de recibo decirlo: son cercanos, son amables, y parecen muy buena gente.
La sinopsis es  curiosa, el trailer estaba muy bien y me dije que no hay nada de malo en ir leyendo autopublicados nacionales. Al contrario.  Debo decir que leí una versión de prueba, a la que le faltaba una corrección ortotipográfica y de estilo. Me prometieron que para la venta, estaría hecha. Me lo creo.

¿Y si existiera el sistema perfecto?. Un sistema que no solo uniera a toda la humanidad, sino que hiciera que por primera vez no hubiera ninguna guerra en el mundo, la delincuencia fuera mínima, la hambruna y la alfabetización, erradicadas, la población más feliz que nunca y que los progresos humanos se catapultaran al infinito dándonos el mayor salto tecnológico de la historia… ¿Y si el precio de ese sistema perfecto es que no lo hemos elegido? ¿y si el coste de vivir esta utopía a escala mundial es que nos ha sido impuesto a la fuerza?. ¿Lucharía la humanidad por liberarse o preferiría una feliz y próspera sumisión?…

 

Como veis, esta novela está a caballo entre la ciencia ficción clásica, la distopía y la tradición de la narrativa de aventuras.
Madre del vacío comienza en un futuro cercano, con un mundo muy arrasado por la crisis económica de 2008 y totalmente volcado en desarrollar la tercera guerra mundial. Comienza en la desesperación, y camina hacia la esperanza. Una esperanza raquítica, pero esperanza al fin y al cabo.

Es complicado valorar una historia que, como en este caso, queda colgada. Es una primera parte, y no una que cierre una tirada de trama y te deje satisfecho al lector, si no una que te deja en punto muerto, esperando la continuación.

Se trata de una novela muy coral, con un número de puntos de vista bastante importante, varias lineas de narración que convergen y divergen constantemente dándole al texto una dinámica interesante. El desarrollo de cada personaje depende mucho de su línea de acción. En algunos de ellos el desarrollo no es de carácter si no de relaciones interpersonales (algunas de las cuales, lamentándolo mucho, no sólo me veía venir si no que tampoco creo que aporten nada a ninguna de las tramas). Tenemos, como curiosidad, un personaje narrador en primera persona, que junto al “hijo” de la Madre del vacío, me parece uno de los personajes más logrados, con más dudas y claroscuros.

Guiños de humor hay unos cuantos, bien ligados, muy enraizados en esa tradición de humor tan española que consiste en reirnos de nosotros mismos. Y esto merece la pena.
También veo muy relevante cómo han conseguido introducir un par de desarrollos en un ambiente totalmente postapocalíptico (bebiendo un poco de Mad Max, lo cual me parece perfecto) dentro de un mundo tan perfecto y perfeccionista consigo mismo, tan de distopía de control a lo 1984.

Los autores provienen del mundo del guión y es algo que se nota en la narrativa, específicamente a la hora de presentar a los personajes y los entornos. El esquema de la introducción de los nuevos personajes principales es siempre el mismo, y cuando éste no se da, se puede deducir que el personaje presentado no estará presente en la narración durante demasiado tiempo.  Esto podría mejorarse en aras de la calidad literaria.
Pero también se nota en la habilidad para introducir subtramas e interconectarlas, dando al conjunto una profundidad mayor de la que se prevee en los primeros capítulos.

Sinceramente, no estoy segura de si las referencias a acontecimientos reales son o no buena idea. Las crisis ecómicas, las intervenciones de la UE en países periféricos, el ataque de yihadistas a cierto museo… Nos acordamos tan bien de todo que dudo si ayuda a anclar la historia a la realidad y hacerla plausible o pone en duda el pacto ficcional. Creo que al final, esto dependerá del lector.

Por cierto, tengo que decir que yo sería colaboracionista. Sin duda. Ya podéis juzgarme.

Recomendado para: fans de series y gente con una buena imaginación gráfica, amantes de la acción y el espionaje.
Abstenerse: antimilitaristas y gente que considera que su vida ya es una distopía cuyo sistema no ha elegido.

Título: Madre del vacío (Invade me#1)
Autor: Manu Franco y Mauro Civera Ro
Año de publicación: 2018
Editorial: Autopublicado 

La madriguera del conejo. God Bless this Randomness

Conozco a Laura López Alfranca. La conozco un poquito. Le tengo un cariño enorme, más o menos el que se merece. Es un amor. Es un personaje. Es un maravilloso ser humano. Tenía en mente leer algo suyo más allá de algún cuento disperso en esta o aquella antología. Pensaba que lo primero que caería sería su novela de terror, “La otra cara del espejo”… pero se me cruzó este libro y no me supe resistir.

Cientos de historias recorren los mares, pero ninguna tan peculiar como la que cuentan unos marineros sobre unos torbellinos capaces de trasladarte a otros mundos y otras épocas.
Wendy Darling sabe que son algo más que leyendas. Las “madrigueras de conejo” son reales porque ella estuvo atrapada en el mismo infierno debido a una de ellas. Ahora, Wendy, que capitanea el barco pirata Jolly Roger junto a su compañero James, busca una madriguera específica con la que arreglar lo sucedido… aunque el precio pueda poner en riesgo todo por lo que ha luchado hasta ahora.
Con la ayuda de su pintoresca tripulación, Wendy viajará desde las entrañas de la Gran Muralla hasta los océanos del infinito para llegar a donde ningún otro pirata ha soñado jamás.

Con la portada y la sinopsis uno diría que está ante un retelling bastardo de Alicia y Peter Pan. Diría. Y bueno, si, tiene algo de ambos. Pero además tiene referentes diversos a tantas obras tanto clásicas como modernas que casi dan ganas de considerar sencillamente que Laura tiene un imaginario variopinto alimentado de un amplio espectro dentro de la cultura pop.

El resultado no es lo una esperaría, pero es entretenido. Una mezcla de aventuras, acción y novela de personajes con toques de esoterismo loco, mitología variada y steampunk; llena de personajes que no son lo que parecen y alguno que otro que es exactamente lo que parece. Mezcla perfectamente fantasía clásica y onírica con conceptos de ciencia ficción. Y ships, muchos ships.  En general es un tótum revolútum magnífico.  Si, da la sensación de que la historia se ha escrito sobre decisiones aleatorias… Al menos hasta el momento que todo encaja de un modo u otro y te hace reír con el chasquido de ese engranaje narrativo. Así que God bless this randomness. Y que no pare.

La narración comienza directamente en medio de una batalla, con personajes ya completos, llenos de pasado, traumas, fobias… Esto puede resultar un poco desconcertante, pero prometo que todo se va deshilando con el tiempo. Tened paciencia.

Como experiencia de lectura, es un buen libro. Ya he dicho que es entretenido, se lee muy rápido y deja una gran sensación. La lástima es que, en el enorme despliegue de imaginación que supone el texto, hay algunos elementos que están subexplotados. Si sumamos a esto que el final es completamente abierto, el comentario más generalizado de los lectores (al que me sumo) es: “¿dónde está la segunda parte?” Espero que en camino.

Recomendado para: Curiosos, amantes de adelantarse y hacer cábalas aunque luego resulten estar equivocados, enamorados de las historias clásicas infanto-juveniles y el olor a humo y vapor.
Abstenerse: Gente que necesite saber exactamente qué está pasando en todo momento y odie las sorpresas. Cualquiera que no disfrute con la aparición de personajes conocidos en nuevas versiones. 

Título: La madriguera del conejo
Autor: Laura López Alfranca
Año de edición: 2018
Editorial: Café con Leche

Lecturas conjuntas – Marzo

Un mes más os traigo lecturas conjuntas interesantes, en espera de que os unáis a alguna.

 

  Este mes en Las Hijas de Mary Wollstonecraft se entretendrá con Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes de Elena Favili y Francesca Cavallo.

 

 El grupo Goodreads #LeoAutorasFantásticas está leyendo La cámara sangrienta de Ángela Carter. Magnífico y hermoso terror feminista inspirado en la leyenda de Barbazul.

 

  Durante marzo y abril en el grupo Goodreads Ciencia Ficción en Español se está leyendo Los desposídos de Úrsula K. Le Guin, una de sus más conocidas y mejores obras, a modo de homenaje.

 

En El Cuaderno Invisible, el grupo Goodreads de La nave invisible, están leyendo Binti de Nnedi Okorafor, novela corta muy nueva editada por Crononauta que viene muy bien recomendada.

 Por último, en un grupo reducido de gente guay de whattsapp nos propusimos leer La princesa prometida de William Goldman. Vergüenza sobre mi vaca no haberlo leído aún pese a que la película la rayé de tanto verla.

 

Lecturas Conjuntas – Febrero

Hace eones que no actualizo las lecturas conjuntas, ¿verdad? Han sido unos meses muy, muy raros… Os advierto que no creo que vaya a hacer todas las lecturas conjuntas que os traigo, pero lo voy a intentar… menos con la primera que sería para mi una relectura y, aunque me apetece, no está la vida para hacer relecturas cuando hay tantas cosas pendientes en la pila.

 

  Este mes en Las Hijas de Mary Wollstonecraft se adentrarán en la prosa de Emily Brontë con su Cumbres Borrascosas, un clásico entre los clásicos. Os dejo la preciosísima portada de la edición de Alianza de 2017

 

 El grupo Goodreads #LeoAutorasFantásticas está leyendo La mano izquierda de las oscuridad de Ursula K. Le Guin, dado que la acabamos de perder. Es triste y hermoso al mismo tiempo recuperar esta magnífica obra, piedra angular de la saga Ekumen y un antes y un después en el tratamiento del género en la ciencia ficción.

 

  Durante enero y febrero en el grupo Goodreads Ciencia Ficción en Español se está leyendo Carbono Modificado de Richard Morgan (la primera parte de la saga de Takeshi Kovaks), aprovechando la salida de la serie basada en el mismo libro por Netflix

 Por último, en un grupo reducido y super-secreto de esos que me gustan a mi (en este caso, de Telegram) unos amigos y yo nos hemos puesto de acuerdo para ir leyendo Contar es escuchar, el libro de ensayos de Ursula K. Le Guin que acaba de sacar al mercado la editorial Círculo de Tiza.

300 libros después

En esta época de balances y nuevos propósitos, a mi me ha dado por pensar no sólo en mi año si no en todo el tiempo que llevo teniendo este blog. Hace más de tres años.

Y por mis ojos han pasado más de trescientos libros.

¿Soy la misma lectora hoy que la que era antes del blog, en 2014? Lo cierto es que no.

Mis gustos han cambiado. Cada vez tiendo a un tipo de literatura más concreto en lugar de ser tan ecléctica como al principio. Estoy dejando un poco de lado algunos géneros con los que conviví desde que empecé a reseñar, cosa que entiendo pero que voy a intentar corregir. Estoy aprendiendo mucho de lo que me gusta y lo que no, y de lo que quiero de una lectura.

Siempre he sido una lectora relativamente crítica. Hay autores que dicen que tengo un hacha. Pero por lo visto el hacha está cada día más afilada. A veces hasta me pillo los dedos con ella. Soy más exigente. Soy más dura, a veces, y eso me llega a resultar descorazonador. Porque la gente como yo rara vez tiene y conserva amigos en el ambiente en el que trabaja.

Este año pasado el cambio en mis lecturas ha sido más pronunciado. He leido muchos más relatos cortos y novelas cortas, redescubriendo o descubriendo las entretelas de esas longitudes de relato. He leido cosas que son clásicos modernos, que han dado la vuelta a conceptos que hoy consideramos básicos… Me he abierto a opinar sobre las lecturas desde el uso de ciertas formas y construcciones, y me he dado cuenta de que una parte importante de las lecturas provenientes del siglo XXI adolecen precisamente no hacer suficientemente ese ejercicio. He empezado a leer como escritora mientras lucho por no dejar atrás el leer como lectora.

300 libros después soy más dura, más exigente, más critica… Y también más cobarde, porque este año he decidido no reseñar o puntuar lecturas para no ofender o doler a los autores. Decir lo que opino puede tener consecuencias, este año es el año que más claro me ha quedado esto, y he decidido hacer un aparte para aquellas consecuencias que no me merecen la pena. Porque mis lecturas son para mí, el blog es para mí, y no para atraer a mi vida maledicencia ajena y guerras que no me pertenecen.

300 libros después, a pesar de todo, sigo siendo la enamorada de la danza, la que se toma el té con las letras y procura disfrutar de lo bueno aunque siga señalando lo malo.

Dentro de 300 libros, espero seguir siendo la misma enamorada, la misma bailarina, y seguir teniendo listo el juego de té. Quiero seguir aprendiendo, y aplicar lo aprendido a mi misma, al blog, al resto de mis letras.

Antiguas entradas

© 2018 Danza de Letras

Tema por Anders NorenArriba ↑