Los Ángeles de Hielo. ¿Lloran cuando se derriten?

Los Ángeles de Hielo es una novedad muy destacada de Grijalbo que podríamos calificar como una novela negra profundamente psicológica en la que destaca su compleja construcción. Y, a pesar de todo, un libro que puede leerse en un solo día.

angeles-hielo[1] Frederic Mayol es un joven psiquiatra de ascendencia catalano-austriaca, y licenciado de la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial), que en el trascurso de su trabajo, se topa con un misterio que hará peligrar lo que ama e incluso su cordura.

Como ya he comentado, estructuralmente esta obra es compleja, ya que maneja tres niveles diferentes de narración que se van alternando para dibujar coherentemente una historia que se desvela pausadamente. Nos encontramos con un narrador personal que introduce y cierra el relato, añadiendo informaciones complementarias en ocasiones. Este narrador, abraza de algún modo la narración en tercera persona del doctor Mayol, salpicado de cartas, y a un diario. Todos estos elementos hacen que tal vez al principio cueste un poco coger el ritmo.

Cuando digo que es profundamente psicológica no es tan sólo porque el personaje principal sea un psiquiatra, y además un entendido en psicoanálisis, ni porque se cartee con Anna Freud. Tampoco porque parte del desarrollo ocurra en un psiquiátrico. Si no porque durante todo el texto, que en el fondo habla sobre la maldad como parte intrínseca de la naturaleza humana, se ven o intuyen trastornos y conceptos psicológicos. Desde la psicopatía narcisista hasta el estrés post-traumático, y por supuesto el subconsciente y el doble como expresión de la sombra jungiana. En ese apartado resulta absolutamente fascinante. Y, al tiempo, estos elementos ayudan a crear escenas de horror gótico bastante impactantes.

Esta es una historia con muchos cabos que bien podrían haber quedado sueltos, pero que continúa tras lo que el lector entiende como final para terminar de rematar las historias de los personajes aparecidos, aún los poco protagónicos. Y en este remate es donde encontramos el mayor y mejor conseguido de los giros de trama que he leído en los últimos tiempos. Al hacerlo así, el autor consigue retratar a todos sus personajes con una gran cantidad de claroscuros que los convierten en únicos.

Considero deliciosa la ambientación en una Barcelona de hace 100 años. Una ciudad que hoy no existe, pero cuya esencia perdura en edificios que, personalmente, aprendí a amar hace años. Y, por supuesto, que muestra esa sociedad dividida y polarizada (burgueses y obreros / varones y sufragistas / moralistas y bohemios) que tanto se parece a la relación entre consciente y subconsciente.

Como novela negra, es pausada y muy bien narrada. Va desvelando cosas tan poco a poco que casi sientes que está bailando la danza de los siete velos para ti. El resultado es una historia intrigante y apasionante que juega con la insinuación y hace trabajar la imaginación del lector incluso sin querer.

En resumen, una lectura que puede ser apasionante y que es sin lugar a dudas oscura y desesperanzadora por el hecho de mostrar nuestra peor parte como humanidad. Pero que es inusitadamente profunda y sin duda recomendable.

 Recomendado para: Amantes de los buenos misterios con giros narrativos interesantes.
Abstenerse: Si los niveles narrativos te hacen perder el interés. Si no puedes con el “complejo tragedia shakespeariana”.

Título: Los Ángeles de Hielo
Autor: Toni Hill
Publicación: 2016
Editorial: Grijalbo