Oliver Twist. Pobre niño pobre.

Todo el mundo conoce la historia de Oliver Twist. Bueno, es una de esas cosas que “todo el mundo conoce”, dadas las muchas adaptaciones a telefilm y miniserie.

Pobre niño pobre, Oliver Twist es una de esas obras que abundan en la desgracia humana vista con planos picados. Ha sido una lectura dura para mí. Y lo peor es que lo sabía. No me pregunteis por mis razones para leerlo. Tal vez que me gusta ser ecléctica. Tal vez por que creo que si te gusta la literatura, tienes que estar expuesto a todos los géneros. Y más a las llamadas grandes plumas.

Oliver Twist es una novela que puede agradar a muchos. Tiene sangre, amor, acción… un poco lenta tal vez, pero se le perdona. Al fin y al cabo fue escrita en 1838, y más de ciento setenta y cinco años son una distancia considerable.

Featured image

Es impagable como retrato de lo mejor y lo peor de la inglaterra victoriana, especialmente del Londres de la época. Y también lo es como ejemplo de lo lento que avanza la humanidad en términos de mejora social.

Todo lo que le puedo reprochar es achacable a la época. ¿Por qué los vicios de las personas deben estar reflejados en el semblante? Los malos son feos. Los buenos son hermosos. Los muy buenos tan hermosos como ángeles en la tierra.
La separación de clases, tan insalvable, casi daña al espíritu del lector moderno. Si, estoy siendo casi tan rimbombante como la novela.

Como lectora además me entristece el retrato de las mujeres. No se le puede achacar ser una novela machista. Hay mujeres, tienen texto e importancia. En ese nivel Tolkien lo hizo bastante peor cien años después. Pero qué es y qué puede esperarse de una mujer en ese tiempo es algo que molesta. Las damas pueden ser damas y ser delicadas, gentiles y bondadosas. O pueden no ser damas y ser egoistas, maquinadoras y dominantes.

Además es maniqueista. El bueno es bueno, el malo es malo. Sin tonos grises. El que ha sido manchado una vez por el mal jamás se recupera, ni en su fuero interno ni tampoco a los ojos de los hombres. La reputación es una carga que siempre se lleva encima. El mal o el bien son vistas como tendencias del alma que guían a las personas de cuna a tumba, sea el camino corto o largo.

El estilo es denso, y rico en monólogos introductorios del narrador para aclarar sus buenas intenciones. Una vez perdonado esto, es una buena obra. Es más, se puede disfrutar de unas descripciones casi cinematográficas.

PS. Si en las próximas semanas vuelvo a oir la expresión “en la flor de su edad” juro que me da un ataque de furia homicida.

Recomendado para: Gente con amor a lo victoriano y jugadores de rol en vivo de la época, estudiantes de literatura.

Abstenerse: Gente incapaz de superar el estilo y lenguaje e impacientes en general.

Título: Oliver Twist
Autor: Charles Dickens
Año de publicación: 1838
Año de última edición España: 2008
Editorial: Alianza Editorial